Menu

PodcastsH.M. Multimedia

1 de diciembre 2018

P. Félix Lozano López

A la Virgen María la queremos tomar como guía en este adviento que estamos comenzando. Estamos celebrando la Misa de María, estirpe escogida de Israel. El Evangelio que acabamos de escuchar es un poco largo y complicado. Lo que se nos quiere mostrar es cómo la Virgen María y Jesús se enraízan en toda la historia de Israel, cómo Dios mantiene su alianza y su promesa. Y con el pueblo que Él ha elegido, a pesar de las infidelidades y de las luchas, el Señor mantiene su alianza y su elección.

24 de noviembre 2018

A medida que nos vamos aproximando al fin del año litúrgico, la Iglesia nos presenta también las verdades últimas, las que se llaman escatalógicas, los novísimos: la muerte, el juicio, la resurrección, la escatología. Y hoy, este evangelio está claramente dirigido a la verdad de la resurrección de entre los muertos. Es algo que es propio de la fe católica, de la fe cristiana. También los griegos creían en la inmortalidad del alma, pero es algo propio de la fe bíblica y, más aún, de la fe cristiana. Para nosotros, la resurrección nos abre un horizonte de esperanza, de vida eterna de plenitud, de gloria, y de gloria no solo para nuestra alma, sino también para nuestro cuerpo, porque Dios ha creado al hombre con cuerpo y alma en una unidad indisoluble.

Estando atentos se escucha al Señor. Lo que la Iglesia nos proclama son las palabras de Jesús para mí ahora. Y, ¿qué me ha dicho hoy? Que tengo que orar constantemente. Que tengo que rezar y acudir a Él. Entonces, lo que te ha dicho el Señor es que, si tienes fe, Dios va a actuar enseguida y te va a conceder lo que verdaderamente anhela tu corazón, y no lo que tú crees. ¿Qué es lo que anhela tu corazón? Ser feliz y que esa felicidad no se pierda nunca. Eso es lo que viene Jesucristo a ofrecernos. Una felicidad que no acaba nunca, porque la da Él, y Él es eterno y no pasa nunca. Las cosas de este mundo tienen un acabamiento, son limitadas. Incluso en los momentos más felices de esta vida, entendemos y comprendemos que son volátiles. Todo pasa. Pasa la fuerza, pasa la belleza, pasa todo. ¿Habrá algo que no pase nunca? Porque yo, lo que necesito es algo que me redima por dentro, que permanezca siempre, que no se gaste nunca, que sea eternamente joven, verdadero, justo. Pues eso es Jesucristo. Él es el único que lo puede dar. Señor, dame esa felicidad que solamente tú puedes dar y que no acaba nunca.

14 de agosto de 2018

Ana Marina concluye el libro "La libertad interior" (de Jacques Philippe), hablando sobre la fe, la esperanza y la caridad.

Descargar(Para descargar, haz clic en el botón
derecho del ratón y pincha en guardar como...)

13 de agosto de 2018

En su segunda charla, María José Arranz, LHM, prosigue su explicación de la libertad verdadera, hablandonos de cómo "vivir el momento presente" y la necesidad de la aceptación, en su charla sobre el libro La libertad interior de Jacques Philippe.

Descargar(Para descargar, haz clic en el botón
derecho del ratón y pincha en guardar como...)

Centro Hogar
12 de agosto de 2018

María José Arranz, LHM, nos explica qué es la libertad verdadera en su charla sobre el libroLa libertad interior de Jacques Philippe.

Descargar(Para descargar, haz clic en el botón
derecho del ratón y pincha en guardar como...)

19 de mayo 2018

Hemos estado, a lo largo de todas las lecturas que se han ido proclamando últimamente, viendo el camino, el itinerario que ha hecho S. Pablo. Es un itinerario de apertura total al Espíritu Santo. En la última etapa, incluso cuando ya de Mileto llamó a los presbíteros de Éfeso, el Espíritu Santo le aseguraba toda clase de sufrimientos y él tenía en su corazón el completar la carrera. Hoy hemos visto cómo le llevaron a Roma y le permitieron estar en la casa bajo vigilancia, donde iba recibiendo a la gente y dando testimonio de Jesucristo. La situación, que parecía que fuera cómoda, no lo era tanto. Porque tenía allí un soldado que le ofendía, que le decía palabras ofensivas en cuanto tenía la más mínima oportunidad. Aquellos de vosotros que hayáis experimentado lo que se llama en moral la detracción, contumelia, afrenta, sabe lo que es esto. Es un sufrimiento ver que te están juzgando y ofendiendo constantemente. Yo sé que algunas lo vivís también, algunas en vuestra casa y otras cuando cogéis el teléfono y habláis con personas de vuestro entorno familiar. A veces encontráis que no son palabras de aliento, de defensa, de comprensión, sino de reproche. San Pablo vivió todo eso, y lo vivió de una manera tremenda, porque tuvo que ser probado hasta el final en la paciencia y en la serenidad con la que vivía la injusticia. ¿De dónde sacaba él fuerza para vivir todo esto? De su unión con Dios. “Todo lo puedo en Aquel que me conforta”.

Descargar(Para descargar, haz clic en el botón
derecho del ratón y pincha en guardar como...)

En la primera lectura, hemos visto la manera de actuar de los apóstoles. No se reunen para hacer planes pastorales, sino están a la escucha de la voz del Espíritu Santo para ver que es lo que quiere de ellos. Y se dejan mover sobre todo por el Espíritu Santo. En este sentido se encuentran con esta libertad que da el que sigue el Espíritu para ir a donde les envíe este viento impetuoso del Espíritu Santo, el ruah de Dios. Este es el modo de actuar de ellos.

Descargar(Para descargar, haz clic en el botón
derecho del ratón y pincha en guardar como...)

31 de marzo de 2018

«Si consideramos la vida de los santos, nos sorprende que, aun en el mayor ardor y la mayor embriaguez de Jesucristo, poseen una santa sobriedad. Su “hambre y sed de justicia”, su calidad de “poseídos de Dios”, su superabundancia de amor al prójimo, su incondicional confianza en Dios -que les convierten a los ojos del mundo en una especie de locos- se hallan bien lejos de toda exageración, de todo romanticismo, de toda negación de nuestras debilidades y de nuestra condición de hombres atados a la tierra, lejos de todo adorno y de todo retoque. Su vida está entramada con una santa sobriedad que contrasta tanto con la sobriedad vulgar de los llamados “realistas” como con cualquier clase de pseudoespiritualidad» (del libro "Nuestra transformación en Cristo", de Dietrich von Hildebrand).

Descargar(Para descargar, haz clic en el botón
derecho del ratón y pincha en guardar como...)

30 de marzo de 2018

«Hay que tener en cuenta que el gozo debe tener la primacía sobre la tristeza, porque los fundamentos para estar alegre son infinitamente mayores que los fundamentos para estar triste. Y, en segundo lugar, toda cruz y todo dolor quedan iluminados y glorificados por la esperanza. "Ut non constristemini sicut ceteri, qui spem non habent": "Para que no andeis tristes como aquellos que no tienen esperanza" (1 Tes. 4, 13), dijo San Pablo» (del libro "Nuestra transformación en Cristo", de Dietrich von Hildebrand).

Descargar(Para descargar, haz clic en el botón
derecho del ratón y pincha en guardar como...)

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo