Menu

PodcastsH.M. Multimedia

5 de enero 2019

Este día esta dedicado de manera especial a la Virgen Santísima, nuestra Madre, aquella que dijo: “Al fin, mi Inmaculado Corazón triunfará”. Por eso, ciertamente, viendo la situación cómo está, no podemos echar las campanas al vuelo. Nuestro obispo nos ha recordado, y siempre que tiene ocasión lo dice, que tal como están las circunstancias, ahora es necesario crear pequeños oasis donde se reúnan los cristianos verdaderamente fervientes para orar y no solamente por eso de que “la unión hace la fuerza”. Lo que hace la fuerza es estar unidos a Jesucristo. Los oasis tienen que ser oasis de paz, oasis de oración, oasis de amor verdadero que testifican el amor. Porque en la primera lectura que hemos leído, dice San Juan que lo importante es lo que ya nos ha dicho el Señor: “En esto conocerán que sois mis discípulos, si os amáis unos a otros como yo os he amado”. Estos oasis de oración, de entrega, no son para estar cerrados en sí mismos, sino para estar unidos e ir con fuerza, con poder, a la conquista de un mundo que está asilvestrado. Cuando nosotros vemos a la Virgen Santísima diciendo: “Al fin, mi Inmaculado Corazón triunfará”, ¿qué significa eso? ¿Cuáles son los pensamientos y sentimientos que hay en el corazón de la Virgen Santísima? Pues no puede ser otra cosa que la gloria de Dios y la salvación de sus hijos, que somos nosotros. El triunfo suyo esta unido a eso.

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo