Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Todo lo puedo en Aquel que me conforta

roma larga

Peregrinación de chicas a Roma, del 24 al 28 de enero de 2019.

roma1

Entre el 24 y 28 de enero, un grupo de 9 chicas y 3 Hermanas tuvimos la suerte de visitar Roma, la ciudad santa. A esta peregrinación nos unimos chicas de Alcalá de Henares, de Madrid y hasta de Alemania, y una servidora de Toledo. El viaje estuvo lleno de sorpresas porque la providencia nos acompañó en cada momento. Por ello pudimos disfrutar de grandes privilegios, como subir a la cúpula de San Pedro o pasar a los Jardines Vaticanos.

Al llegar fuimos acogidas por las Religiosas de María Inmaculada, que regentan una residencia universitaria cercana al centro de Roma, que cuidaron de nosotras durante los días de peregrinación. De allí salíamos cada día a patear Roma acompañadas de las dos Hermanas que vinieron con nosotras desde Madrid y una más de las que viven actualmente en Roma para hacernos de guía. ¡Es difícil citar todos los sitios que visitamos! Agradecimos mucho su compañia ya que para poder empaparte bien de toda la historia de Roma, es bueno que alguien con conocimiento te lo explique, y nuestras queridas Hermanas lo hicieron muy bien, a pesar de estar de exámenes. Pudimos visitar las cuatro basílicas mayores de Roma: San Pedro, San Pablo Extramuros, San Juan de Letrán y Santa María la Mayor. Pasamos una mañana entera dentro del Vaticano y tuvimos la gran suerte de tener la Eucaristía en una de las capillas subterráneas. También, cuando estuvimos en San Pablo Extramuros, pudimos visitar el lugar de su martirio, la Abadía de Tre fontane. Fue una gracia poder hacer un rato de oración allí.

roma2

Como buenas visitantes, comimos mucha pasta, pizza y helados, pero además cada día recibíamos el alimento espiritual: la Eucaristía, que junto con la oración nos ayudó a vivir con un espíritu de verdaderas peregrinas todo lo que pudimos visitar. Otro de los mayores regalos que recibimos durante nuestra estancia en Roma fue poder entrar en el interior de la Capilla Clementina, donde se encuentra la tumba de San Pedro. Normalmente no dejan pasar a nadie, pero otra vez el Señor nos guiñó un ojo y puso en nuestro camino un guardia de seguridad que nos dejó rezar delante de los restos de San Pedro. Para el Hogar de la Madre, esta capilla es importante, ya que allí se fundó el Hogar de la Madre de la Juventud en el año 1982. A las chicas del Hogar y a las Hermanas nos encantó poder estar en este lugar tan especial. Y una vez que salimos, decidimos llamar al Padre Rafael para contarle nuestra hazaña y que se alegrara con nosotras. Aquí fue cuando se nos ocurrió pedirle un lema para nuestra peregrinación y… ¡fue un acierto!: TODO LO PUEDO EN AQUEL QUE ME CONFORTA. El resto de días pudimos meditar en estas palabras de San Pablo y tenerlas presentes ahora, en nuestro día a día, al haber vuelto cada una a nuestras casas, a nuestras rutinas.

Ojalá podamos tener presente a todos los santos que pudimos visitar, para que nos ayuden a llegar a la meta que ellos ya han alcanzado.

¡Gracias Madre por acercarnos más a tu Hijo y por no abandonarnos nunca!

-Por Teresa García, HMJ

TESTIMONIOS:

Para mi ha sido un regalo poder estar en la cuna de la Iglesia. Había ido antes, pero al ser más pequeña, no recordaba casi nada. Han sido muchas las gracias recibidas durante el viaje, porque el Señor estuvo muy atento de todos los detalles y nos preparó el camino para que viviéramos la peregrinación junto a Él y a su Madre, pero yo creo que lo que más destacaría del viaje fue poder rezar y renovar interiormente mi compromiso con el Hogar de la Madre en la Capilla Clementina, ya que fue un “chute” de fuerzas para después emplearlo en la dureza del día a día. También, creo que todas nos sentimos muy acompañadas por todos los grandes santos que han pasado por Roma y aumentaron nuestras ganas de imitarles más y más aún. El Señor no se deja ganar en generosidad, y gracias a que nuestro corazón iba abierto, Él nos ha regalado grandes momentos que no puedo parar de agradecer. ¡GRACIAS SEÑOR, GRACIAS MADRE!

-Teresa García, Toledo

roma3

Esta peregrinación a Roma ha sido desde el principio una prueba de lo mucho que el Señor nos quiere. En mi casa y con mis prisas por hacer mil cosas me cuesta mucho ser consciente de la forma tan real en la que día a día nos demuestra su amor. Sin embargo, ha sido muy evidente que en cuanto le dices que sí a Jesús y estás dónde tienes que estar, su gracia lo llena todo y no escatima en detalles y regalos. Agradezco sobre todo de este viaje, la presencia de los santos y mártires que nos han acompañado durante el viaje. En mi caso, siempre han sido ejemplo y modelos de conducta y de amor a Dios, pero no les había sentido cercanos a mi vida moderna o a mi relación con Cristo. Estaban ahí, tenían historias interesantes y siempre pensaba en "ojalá ser como ellos" pero no iba más allá. Sin embargo, en este viaje he recibido la gracia de sentirlos mucho más cercanos. A lo largo de la peregrinación iba teniendo diferentes inquietudes o peticiones y en la gran mayoría de los casos los Santos a los que íbamos visitando tenían respuestas para ellas. A través de sus vidas o simplemente en oraciones delante de sus reliquias. Se me han hecho mucho más humanos, sabiendo que seguramente ellos tuvieron preocupaciones muy similares a las mías y me han ayudado a poner mi vida en perspectiva. Doy gracias también al Señor por el gran grupo que ha reunido. Muchas no nos conocíamos de antes y que todo haya ido tan bien entre nosotras y hayamos sido capaces de compartir y disfrutar tanto entre nosotras, es signo de que Él estaba en medio. Ha sido un regalo está peregrinación, desde cada oración y eucaristía, hasta los gelatos y las risas.

-Blanca Baldor, Madrid

roma4

12 apóstoles y Roma: Yo, como Santiago patrón de España, peregriné junto con 11 otros "apóstoles" durante cinco días por el corazón de la Iglesia Católica. ¡Y eso es verdad! Nunca vi tantos santos, iglesias y maravillas como he visto en este lugar. Nuestra primera maravilla sucedió en la Iglesia de Santa María Sopra Minerva en Roma. Allí, pudimos tocar la tumba de Catalina de Siena. Eso fue posible solamente porque estábamos allí en el momento exacto. Cinco minutos antes o después, y no hubiera sido posible. Esto me tocó mucho. El Vaticano también estaba lleno de maravillas. Espero que otro de los "apóstoles" lo escriba, porque no hay espacio suficiente aquí para escribir todo lo que nos sucedió. Pero no solamente me encantó todo durante el día, sino también las tardes, como cuando estuvimos solamente 8 "apóstoles" y rezamos y cantamos juntas en la Capilla que nos proveyó a las mejores Hermanas que podemos esperar. Otra Capilla que también permanecerá siempre en mi mente era la que visitamos el domingo por la tarde. Estaba hecha de madera y allí se estaba calentito: podía sentirse el amor de Jesús y de su Madre. El último día fuimos al Baptisterio más antiguo de Roma. Allí había una imagen de un ciervo, cuyo significado nos explicaron. Me hizo pensar que somos como este ciervo. Tenemos tanta hambre que comemos comida envenenada y luego tenemos sed porque nos queremos purgar de este veneno. El veneno significa las cosas malas con que nos encontramos todos los días. Pero hay esperanza, porque podemos beber el agua que nos es dada por la Iglesia. No es realmente agua, es una metáfora. Es la oración, la confesión, ir a misa o hablar con Dios. Así podemos limpiar nuestra alma. Vine sedienta a Roma y mi sed fue saciada. Pero seguiré comiendo y entonces siempre tendré sed.

-Katherina Roeder, Alemania

Ha sido una experiencia genial tanto por las buenas "vibras" que había entre el grupo, como por el salto enorme que mi fe ha dado en el viaje. Tantas gracias en el viaje hacen que me dé cuenta de lo importante que es la oración y la relación con Dios a diario. ¡Ha sido una de las mejores peregrinaciones de mi vida! Ver ante mis ojos sitios como el Vaticano o la Clementina es impresionante y me hace darme cuenta de la grandeza de Dios. Y además, nunca olvidaré la frase que aprendí en la peregrinación: ¡TODO LO PUEDO EN AQUEL QUE ME CONFORTA!

-M. Valdivieso, Rivas

 

Hermana Clare

Hermana Clare

¡Feliz cumpleaños, Hna. Clare!

Hoy la Hna. Clare hubiera cumplido 37 años. Desde su conversión solo tuvo un deseo: consolar al Señor con su vida.

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo