Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Como árbol plantado al borde de la acequia

perealsur larga

Peregrinación con chicas al sur de España, 15 al 18 de marzo de 2019.

perealsur1

El día 15 de Marzo salimos de Valencia hacía Sevilla 12 chicas y 6 Hermanas. El Padre Rafael, fundador del Hogar de la Madre, nos dio un lema: “Como árbol plantado al borde de la acequia”, y con esta disposición nos fuimos de peregrinación.

Al salir el 15 por mañana, nos dimos cuenta de que, camino a Sevilla, pasaríamos por Córdoba donde está el famoso Cristo de Miñarro. Pensamos al principio que sería una locura parar para poder verlo, pero finalmente decidimos que está era una locura que merecía la pena hacer. En cuanto llegamos a Córdoba, hicimos nuestra parada para visitar al Cristo y rezar ante Él, y nos tenía preparada una sorpresa. Al salir de la Iglesia, nos encontramos con una religiosa de las Hospitalarias de Jesús Nazareno, que nos llevó a su casa para poder venerar las reliquias de su fundador, el Beato Cristóbal de Santa Catalina, y esto fue un gran empujón para empezar nuestra peregrinación.

Al llegar a Sevilla, nos esperaban allí nuestras Hermanas de la comunidad de Alcalá de Guadaíra, y también 2 Hermanas que venían desde Santander con un grupo de 7 chicas de Ecuador con las nos juntamos para compartir estos días. Las Hermanas nos recibieron con muchísima alegría y además una rica cena.

perealsur2

Al día siguiente nos preparamos por la mañana para visitar la ciudad de Sevilla con un rato de oración en la que una Hermana dio puntos de meditación para ayudarnos a rezar. Con este buen comienzo del día nos fuimos a Sevilla. Primero visitamos el Convento de las Hermanas de la Cruz donde está Sor Ángela de la Cruz. Nos recibió una de las Hermanas que nos llevó por la casa mostrándonos las cosas de Sor Ángela de la Cruz y a la vez nos contaba la vida de la Santa. Fue un momento de gracia pues a todas nos impresionó mucho la vida de sor Ángela, pero también la vida de esta Hermanas que hoy siguen mostrando al mundo el espíritu de su fundadora llevando a los más necesitados el consuelo que necesitan para vivir su sufrimiento en Dios. Al terminar la visita, la Hermana María Luisa, nos llevó a la Capilla donde está el cuerpo incorrupto de la Santa, para que pudiésemos rezar ante ella y pedirle alguna gracia. Al salir de la casa de las Hermanas de la Cruz, nos dirigimos a la Catedral para escuchar la Misa, y después visitarla. La Misa la tuvimos en la Capilla de la Virgen de los Reyes, donde está enterrado el Rey San Fernando y este fue un momento especial pues pudimos rezar al Santo y pedirle por España. La visita de la Catedral fue impresionante, pues todas estábamos admiradas de la belleza arquitectónica del lugar, pero sobre todo de ver cómo esas construcciones tan preciosas se hacían para el sitio donde se daría culto al Señor.

En la Plaza de España preparamos nuestro pic-nic y, terminada la comida, continuamos nuestro recorrido, esta vez hacia la zona de Triana, para visitar a la Virgen de Triana, a la Virgen de la Estrella, llamada también “la valiente”, y a un Cristo Nazareno que allí llaman “el Cachorro”. Todos estos sitios fueron una gracia, pues nos impresionó mucho ver la devoción con que allí se veneran estas imágenes y el cariño que la gente muestra hacia ellas, desde los más pequeños hasta los más mayores. Para terminar el día nos dirigimos a la Iglesia en la que está la Virgen de la Esperanza Macarena, con mucha ilusión porque queríamos ver a la Virgen y Ella nos tenía preparada una sorpresa. Muchas de las chicas nunca habían visto una procesión de Semana Santa en Sevilla y les hacía ilusión poder ver una. Después de ver a la Virgen, ¡oh sorpresa!, había en la calle donde teníamos aparcados nuestros coches una procesión que pudimos ver muy de cerca. Así terminó nuestro día de visita a Sevilla que para todas estuvo lleno de muchos detalles por parte de Nuestra Madre.

perealsur3

El domingo, teníamos previsto visitar el Rocío para poder estar con la Virgen, así que, acabado nuestro desayuno, nos fuimos allá. Tuvimos la Misa que fue impresionante, porque este día había varios grupos rocieros que en romería iban a visitar a la Virgen, por lo que en la Misa no faltaron los cantos rocieros, una gran riqueza y descubrimiento para la mayoría de nosotras. Lo que más nos impresionó fue el inmenso amor que se tiene allí por la Virgen. Era conmovedor ver a la gente cantarle y decirle poesías, ver a las madres con sus hijos muy pequeños enseñándoles a llamar a la Virgen “guapa”,… La verdad es que este día fue un verdadero regalo de Nuestra Madre para cada una, en el que la experimentamos muy cercana y muy Madre.

El lunes nos levantamos pronto para salir rumbo a Granada donde nos esperaba un amigo nuestro para mostrarnos la Capilla en la que está la tumba de la Reina Isabel la Católica. Estuvimos también rezando por España y después nos dirigimos a visitar al beato Fray Leopoldo de Alpandeire y a San Juan de Dios, a quienes nos encomendamos. En la Iglesia del Perpetuo Socorro tuvimos Misa, y luego comimos y visitamos La Alhambra. Terminada esta visita nos fuimos a la comunidad de Hermanas que tenemos en Macael para dormir y cenar. Las Hermanas nos recibieron con muchísimo cariño y nos dieron una cena estupenda, que pudimos compartir con las señoras y chicas del Hogar de la Madre de Macael.

Al día siguiente, 19 de Marzo, solemnidad de San José, tras el desayuno nos fuimos rumbo a Valencia, pasando por Caravaca de la Cruz (Murcia) donde participamos en la Misa del peregrino y pudimos besar la reliquia. Para la comida nos acercamos al Santuario de Nuestra Señora de la Esperanza en Calasparra con la que después tuvimos un momento de cantar canciones y también de compartir las experiencias que habíamos vivido cada una durante la peregrinación.

Para todas ha sido una gracia, unos días llenos de detalles por parte del Señor y Nuestra Madre. A ellos nos hemos encomendado durante este viaje y les hemos pedido acercarnos más a ellos, pero también poder acercar a otros, como decíamos en el lema que tuvimos: “Como árboles plantados al borde de la acequia, queremos siempre estar, de manera que nunca nos falte el agua de la Vida que es Jesús mismo”.

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo