Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Todo lo puedo en aquel que me conforta

peranzanes larga

Encuentro de verano de chicas en Peranzanes (España), del 18 al 28 de julio de 2019.

peranzanes1

“Todo lo puedo en aquel que me conforta” (Flp 3, 14). Este ha sido el lema del encuentro de verano de chicas “Nuestra Señora del Carmen” en Peranzanes este año 2019. Del 18 al 28 de julio, nos reunimos 130 entre chicas, monitoras y hermanas.

El Hogar de la Madre lleva a cabo varios campamentos en diversos lugares del mundo (EE.UU., Ecuador, Irlanda, Italia, varios lugares de España…) y uno de los más solicitados, es este de Peranzanes, debido quizá al lugar geográfico en el que se encuentra y a las condiciones en las que se desarrolla. En medio de la montaña, a un extremo del pequeño pueblo, se articulan las sencillas instalaciones que conforman nuestro querido campamento: tiendas de campaña para dormir, una gran tienda de lona abierta, que es el comedor, la cocina, los baños y la iglesia.

Algunas de las chicas venían por primera vez, pero también otras muchas son caras ya conocidas, pues repiten año tras año y no se pierden este encuentro por nada del mundo, ya que es la actividad más esperada de todo el curso, según nos contaban.

viajeperu2

Han sido días de mucha aventura, de juegos, deportes, talleres, manualidades, marchas, silencio, cantos, oración, de contemplación de la belleza en medio de la creación, de actuaciones, de formación en temas de la vida humana y espiritual… y lo más importante: de haber hecho nuevas y buenas amistades y de habernos acercado más al Señor y a Nuestra Madre.

También ha supuesto una gracia el poder contar como capellán del encuentro con el padre Rafael Alonso, fundador del Hogar. El último día, todas las chicas agradecieron al padre su estancia en el campamento, pues gracias a él podíamos celebrar cada día la Eucaristía y la inmensa mayoría se pudo confesar.

Una de las actividades que más ayuda a las chicas son las marchas. Hicimos varias marchas a lo largo de los diez días. En una de ellas nos dividimos, y las más mayores pasaron dos noches fuera del campamento, las medianas durmieron una noche en un refugio en la montaña y las más pequeñas hicieron una pequeña marcha no muy lejos. ¡Cuánto nos enseña el caminar! De primeras, a todo el mundo le cuesta comenzar, pero una vez ya en camino, sabemos que no podemos parar, que arriba, en la cumbre, nos esperan vistas preciosas y un agua pura y fresca en el nacimiento del manantial que no es comparable a la que puedan contener las cantimploras. Entre gritos y canciones, unas van tirando de otras y animando a las más débiles y cansadas.

También les han gustado mucho los talleres de este año. Han aprendido a hacer rosquillas, cariocas, escapularios artesanales de Nuestra Señora del Carmen que el padre Rafael les impuso y un mosaico del Sagrado Corazón de Jesús para poder entronizarlo en sus hogares.

El último día de campamento, nadie quería irse a casa. Las chicas intercambiaron sus correos y teléfonos para poder estar en contacto durante el año, hasta que volvamos a reencontrarnos el año próximo, si Dios quiere. Hasta ese día, el campamento continúa en casa, en el cole, dondequiera que estemos, porque todo lo aprendido, es ahora cuando toca vivirlo.

 Ver álbum de fotos

Hermana Clare

Hermana Clare

Aniversario votos perpetuos de la Hna. Clare

El 8 de septiembre de 2010 la Hna. Clare María de la Trinidad y del Corazón de María firmó su definitivo «cheque en blanco» a nombre de...

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo