Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Ignite the Light

ignitethelight larga

Evangelización por las calles de Arroyomolinos (Madrid), 31 de octubre de 2019.

ignite1

El pasado jueves 31 de octubre, la parroquia de la Asunción de Nuestra Señora, en Arroyomolinos (Getafe), organizó una misión, una iniciativa de nueva evangelización que sabíamos, podría cambiar la vida de muchos. De ahí que los miembros de la parroquia que la llevaron a cabo, se llamaran misioneros y no voluntarios.

Todos pudimos aportar nuestras habilidades en esta misión, ya fuera con la música, invitando a la gente en la calle, dando la bienvenida en la puerta, en acogida, rezando por la misión a los pies de Jesús o ayudando con el montaje.

Todos éramos conscientes de que lo que recibiríamos, era más de lo que íbamos a entregar.

A las 18:00 horas, nos reunimos en la parroquia todos los misioneros para preparar y decorar la iglesia de acuerdo con la misión que tendríamos por la noche.

ignite2

A las 19:00 h. tuvo lugar la explicación de cómo se iba a desarrollar la misión y qué tarea iba a desempeñar cada misionero.

A las 20:00 h. dio comienzo la misión con la Santa Misa. La mayoría, pudieron confesarse esa tarde, para ser instrumentos de Dios en gracia.

Al final de la misa, se expuso el Santísimo en la custodia para quedarse expuesto hasta el final de la misión, que acabaría con la bendición final.

Comenzaron en ese momento a cantar los músicos, que nos acompañaron durante toda la noche con sus cantos, los cuales ayudaban al alma a ponerse en oración. Cabe destacar que entre muchas de las canciones, rezaron cantando la coronilla de la Divina Misericordia entera.

Seguidamente, tuvo lugar el envío de los misioneros. Nos arrodillamos por parejas en fila, a lo largo del pasillo central y el párroco nos fue bendiciendo con el Santísimo en la custodia.

Para poder aguantar físicamente la misión, después del envío pudimos pasar a las aulas para comer y beber algo.

ignite3

Sobre las 21:00 h, más o menos, dio comienzo la misión en las calles.

Hubo tres grupos diferentes de misioneros:

El primero de ellos era “A los pies de Jesús”. Estaban rezando delante del Señor Eucaristía por todas aquellas personas que esa noche se iban a acercar a Jesús, se iban a encontrar con él, para que abrieran sus almas a la gracia de Dios y la acogieran. También pedían por los misioneros que estaban en la calle.

El segundo grupo era el de acogida. Fuera, a las puertas de la iglesia, detrás de una mesa, acogían a los viandantes que iban entrando a la iglesia y les explicaban en qué consistía “Ignite the light”, todo lo que podían hacer en la iglesia (encender su velita, escribir una petición, coger una palabrita, estar un rato rezando, escuchar la música, confesarse o hablar con un sacerdote…) Siempre con una sonrisa e indicándoles cómo llegar, por el pasillo central, a poner su vela.

A los pies de Jesús en la custodia, había dos cestos: uno de ellos decía “Dios te escucha. Deja aquí tu petición”. Al lado, teníamos folios blancos y bolis. Quien quisiera, podía escribir su petición y meterla dentro. Después de la misión, llevaríamos todas las peticiones a monjas de clausura que rezarán por esas intenciones.

ignite4

El otro: “Dios te habla”. Quien quisiera, podía coger una cita bíblica del cesto, pues era lo que el Señor le decía a esa persona en esa noche.

Tuvimos la suerte de poder contar con tres sacerdotes que estuvieron confesando durante la noche.

El último de los grupos fue el de calle. Los misioneros iban por parejas. Salieron a las calles próximas a la parroquia e invitaban a la gente a pasar a la iglesia para encender una vela que regalaban para pedir por cualquier intención.

Nos sorprendió positivamente la buena acogida que tuvo la iniciativa, especialmente entre los jóvenes, en una noche como aquella, pues cabe destacar que justo en frente de la parroquia, había organizada una yincana y un pasaje del terror, y la mayoría de los jóvenes que invitamos, pasaron a la iglesia.

Fue una noche de luz y de misericordia. Precisamente, de la custodia colgaban dos velos: uno rojo y otro blanco, que simbolizan la Divina Misericordia, la sangre y el agua que brotaron del costado de Cristo.

La misión concluyó a las 24:00 h. con la bendición final.

Aquí dejamos un testimonio de uno de los misioneros de la parroquia.

ignite5

IGNITE THE LIGHT "A la luz de una vela" (basado en Nightfever, "la fiebre de la noche") Bonita y emocionante velada (nunca mejor dicho) la que compartimos con velas el pasado jueves 31, en la Asunción de Ntra. Sra. de Arroyomolinos, para exaltar la Misericordia del Señor, que con su sangre y agua brotando del costado de Cristo, redime a todos los hombres y mujeres. Hasta pasadas las 00-H. y en su honor, con la exposición del Santísimo Sacramento, mientras familias enteras se divertían por las calles de la Ciudad con la fiesta de Halloween. Desde las 6 de la tarde, un nutrido grupo de fieles de la Parroquia fuimos convocados para ser "misioneros" de una buena causa. Tras la bendición con la Santa Custodia, unos saliendo a la calle al encuentro de personas (daba igual que fueran disfrazados o no) invitándoles con una velita pasar a la iglesia y pedir al Señor por cualquier necesidad; otros, rezando dentro del Templo porque fuera exitosa la misión de los primeros; y los últimos, acogiendo a la puerta de la Parroquia a todas las personas que llegaban y acompañarlas hasta el Altar; varios sacerdotes dentro, esperando para confesar, etc. Un verdadero espectáculo de alegría; con música celestial, muchísimas velas encendidas, olor a incienso y paz sacramental. ¡Jesús, lleno de amor esperando y presidiendo como en las grandes ocasiones! Una iniciativa de las Hermanas del Hogar de la Madre, y supervisada por nuestro querido párroco, el padre Juan. Os aseguro que fue un éxito sin precedente. Lo que en un principio nos parecía imposible, llegó a dejarnos extasiados. ¡Se produjo el milagro! Cientos de personas acudieron vestidas/disfrazadas, o no, de "calaveras o demonios"; grupos enteros de jóvenes, chicos y chicas entre 15 a 16/17 años, pasaron por la iglesia y, arrodillándose a los pies de la Custodia, hacían su petición escrita y encendían su velita. ¡Qué grandes momentos de sollozos y emociones contraídas dejaron huella en sus corazones! Una velada histórica que ha de repetirse.
-José Valderrama Ramírez

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo