Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Categoría: Noviembre

images14El domingo 15 de noviembre fue un día de convivencia para las familias del Hogar de Ascoli Piceno, Italia. Las hermanas de Roma: hna. Kristen, hna. Anna Riordan, hna. Emma y hna. María Luisa, fuimos hasta allí el sábado por la noche.

Se juntaron cuatro matrimonios, algunos de ellos miembros del Hogar, en el pueblo de Monte Vidon Combatte. Estaban Gioconda y Alfonso, Luciano y Maria, Giuliano y Rosella, y Angelo y Lidia.

Por la mañana fuimos juntos a misa a la iglesia del pueblo de Colina. Después de la misa tuvimos un rato para saludarnos y charlar. Algunas personas de la parroquia, que nos conocen de otras veces, se acercaron también para saludarnos. Pudimos experimentar cómo el simple testimonio de la vida consagrada es un bien para las almas. Muchos nos decían que para ellos es una gracia el vernos cada vez que vamos. Justo ese domingo habían recibido durante la misa la noticia de que el párroco se había quedado solo para atender a cuatro pueblos y los horarios de misas se iban a quedar más reducidos. El sacerdote nos pidió oraciones: "Pedid al dueño de la mies que mande obreros a su mies".

DSC01279Después fuimos a casa de Gioconda y Alfonso para tener la reunión. Hablamos sobre la vida de los laicos en el mundo, comentando un capítulo del libro: "Caminos laicales de perfección", de José María Iraburu. Todos coincidían con el autor en que el laico tiene que vivir en el mundo sin ser del mundo. Hablamos de cómo el laico no tiene que huir del mundo, sino liberar al mundo de las influencias del mal con su testimonio, con su oración, con el ejemplo de una familia centrada en Dios, con su trabajo...

También los más pequeños tuvieron su propia reunión con las hermanas y jugaron con ellas.

Por último, y gracias a la generosidad de todos, comimos juntos. Durante la comida, Giuliano nos contó que acaba de salir del hospital por un problema de corazón, y decía que el Señor le estaba concediendo mucha paz y alegría en medio del sufrimiento desde el momento en que había puesto su vida en manos de Él; y que la enfermedad estaba siendo una bendición para toda la familia porque les estaba uniendo mucho entre ellos y también les estaba acercando al Señor.

¡Bendito sea Dios!{jcomments on}

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo