Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Noticias 2010

Peregrinación de los Siervos de Roma

Los siervos de Roma estamos confundidos. ¡Qué grande es poder estudiar en el Corazón de la Iglesia! Cada día comprobamos cómo la Iglesia abarca los cinco continentes, pues tenemos compañeros de todo el mundo. Y, además, el poder escuchar al Papa. Él, a nosotros, con toda la Iglesia, nos ha regalado un año para meditar en una vocación preciosa: "Oh, qué grande es el sacerdote. Si lo comprendiese, moriría. Dice dos palabras y Dios le obedece y se encierra en una pequeña Hostia" (Benedicto XVI citando al Cura de Ars). Tal intimidad con Dios, requiere del sacerdote absoluta renuncia a todo protagonismo, pero cuanto más disminuyamos nosotros, más resplandecerá Jesús. ¡Y eso es lo que nos llama a vivir!

Por eso este tiempo de formación es tan intenso, y los exámenes no son ya sacarse un título, sino para formarnos lo mejor posible para servir a la Iglesia. El pasado viernes 12 de febrero terminamos el primer semestre y, para dar gracias a Dios por el éxito de los exámenes, la comunidad de los Siervos del Hogar hemos salido en peregrinación. Nos alejamos de la ciudad en busca del silencio, para reponer fuerzas reposando a los pies del Sagrario. Llegamos a un pequeño Santuario en la montaña, donde comenzaron los pasionistas de S. Pablo de la Cruz. Allí, tras una mañana de silencio en la compañía del Amor de los amores, tuvimos la Eucaristía y visitamos el convento y la celda del Santo. Por la tarde, de vuelta, hicimos una visita a la "Madonnina" de las Lágrimas de Civitavecchia. El mismo obispo del lugar, Mons. Girolamo Grillo, en el año 1995, tuvo en sus brazos esa pequeña imagen en una de las ocasiones que lloró lágrimas de sangre: "La Madonnina -cuenta el obispo- la Madre de Dios y de la Humanidad, con sus lágrimas de sangre suplica ardientemente a todos que nos dejemos reconciliar con el Dios Vivo". Ella, por su parte, parece no saber ya cómo reconducir los pasos de sus hijos al Señor, y llora como diciendo: "¡Os lo suplico, dejaos reconciliar con Dios!"

Entramos y... cosa extraña, encontramos la Iglesia vacía. Y ante su imagen dolorosa y callada por el pecado de los hombres, rezamos en silencio para consolarla. Al final, comenzamos a rezarle tres Ave Marías para despedirnos, pero se nos convirtieron en 10, y luego en un Rosario... Pero había que aprovechar el privilegio de tener tan privada audiencia con Nuestra Madre. Allí pusimos a todo el Hogar a sus pies para consolarla, acompañándola antes de volver a nuestros estudios, que también son para ella. ¡¡Te queremos, Mamá!!

Una cosa más: H.M. Televisión ha lanzado un vídeo que se puede ver en nuestra página web y en la de la Congregación del Clero de la Santa Sede. Expresa todo lo que queremos vivir. Está en 5 lenguas y es entusiasmante, no solo para los llamados, pues, como dice S. Juan M. Vianney: "el sacerdote es un don del corazón de Jesús a su Esposa, la Iglesia". Es también un don para todos los amantes de la Eucaristía, ¡un don para el Hogar!

Ver álbum de fotos{jcomments on}

Hermana Clare

Hermana Clare

¡Feliz cumpleaños, Hna. Clare!

Hoy la Hna. Clare hubiera cumplido 37 años. Desde su conversión solo tuvo un deseo: consolar al Señor con su vida.

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo