Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Categoría: Julio

A finales de julio, las hermanas de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) tuvimos las convis “Especial verano” para chicas. Han sido tres días estupendos, del 29 al 31 de julio, en los que 30 chicas han vivido con el Hogar de la Madre en la amistad, acercamiento a la Virgen, reflexión, juegos, cantos, teatro, cocina, agua, agua, más agua… confesiones, manuales, etc.

Gracias a tres señoras, que con mucha generosidad nos han abierto las puertas de su casa, Dania, Elena y M. Jesús, las niñas pudieron disfrutar todos los días de una piscina para poder refrescarse. Cada día  “invadimos” la parcela de una de ellas.

El día 29 nos juntamos en el Santuario de la Virgen del Águila a las 10, y después de saludar a Nuestra Madre y de organizarnos en los coches, salimos rumbo a la Urbanización Campo Alegre. Dania nos recibió en su casa. Poco después de llegar, Yesenia nos dio clases de baile (brazo derecho, brazo izquierdo….). Después las chicas se dieron un chapuzón y Dania nos enseñó a reanimar a una persona que se estaba ahogando (¡qué susto cuando la vimos tirarse al agua con la ropa!). Antes de comer, Esperanza nos enseñó a hacer un portalápices peludo chulísimo. ¡Cómo les costó salir del agua…! Rezamos una parte del rosario a Nuestra Madre, que nos acompañó todo el día cuidando de nosotras.

El día 30 volvimos a encontrarnos en el Santuario del Águila puntualísimas, a las 10 de la mañana. Esta vez nos dirigimos hacia la Urbanización La Alegría, donde nos esperaban Elena (de los laicos del Hogar de la Madre) y su perro Dino. Por supuesto, las chicas no tardaron nada en lanzarse a la piscina. Después de los juegos en el agua, las peques nos demostraron lo que se puede hacer con papel de periódico. Consiguieron poner ante nuestros ojos un pirata y una señorita rococó y, sobre la marcha, montaron un teatro en toda regla. La mayores hicieron la comida: pasta y pizza, y prepararon las tortillas de patata para la cena. ¡Qué rico estaba todo! Bueno, algunas de las chicas ganaron puntos de superación porque la pasta no era su fuerte. También hicimos nuevas amigas de la urbanización. El manual fue muy chulo: sal, harina, un poco de agua y … a modelar figuritas de colores. La reunión por equipos también fue muy interesante: la superación. Por la tarde vinieron dos sacerdotes Salesianos a confesar. ¡Gracias, Señor! Hubo unas cuantas valientes que superaron su temor y se lanzaron a confesarse. ¡Olé ahí! ¡Qué carilla de felicidad se les quedó a nuestras valientes! La cena riquísima voló después de tanto ejercicio. A las 9 de la tarde vinieron a recoger a las niñas los papás. Creo que todas, también Elena, dormimos “de lo bien”.

Y por fin el 31. Esta vez nos desplazamos a la finca de nuestra amiga M. Jesús, donde tuvimos la sorpresa de poder ver un caballo. La piscina era como un gran 8 con un puente en el centro desde el que las chicas estuvieron lanzándose todo el rato. Esperanza y Rocío nos enseñaron un baile en el agua. Preparamos una obra de teatro para los papás. Actores principales: una criticona, San Felipe Neri y una gallina. Todas lo hicieron fenomenal. Un amigo de la familia nos preparó las hamburguesas, ¡hummm…! Preparamos las canciones para la misa. Esta vez en la reunión hablamos de la amistad y cuánto nos hizo pensar. Después de la actuación hicimos bailar el “bugui-bugui” a los papás y en seguida nos fuimos al Santuario del Águila para tener la misa todos juntos. Así terminamos nuestro “especial verano” delante de la Virgen, con un GRACIAS inmenso en el corazón.

Ver álbum de fotos{jcomments on}

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo