Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Categoría: Febrero

El grupo de señoras del Hogar de la Madre de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) organizó un mercadillo que tenía por objeto recaudar fondos para los Grupos Misioneros del Hogar de la Madre.

Ya llevaban tiempo pensando en esta actividad pero no se encontraba el día adecuado para llevarlo a cabo. Por fin, se eligió un domingo en el que muchas familias vendrían al Santuario de la Virgen del Águila, patrona de la ciudad, para presentar los niños a la Virgen, nuestra Madre. Los días precedentes fueron de preparativos: coser y coser, buscar el material para poder venderlo, dar ideas, hacer propaganda, pensar cómo poder poner todo de la mejor manera posible, revisar el material, disponerlo por precios, rezar para que hiciese buen tiempo…

Y llegó el día, todas iban a apareciendo llenas de entusiasmo, dos horas antes de la apertura, para poder ir colocando todas las cosas. Como hormigas se pusieron manos a la obra: colocar las mesas, conjuntar los trajecitos de bebé, colocar los expositores, distribuir los cojines y todo el material… y todo entre risas, bromas, nervios también, por parte de algunas. Pero todas dispuestas al trabajo por los pobres, sus hermanos. Lo hicieron suyo y así lo vivían.

“Vivir para dar trae la bendición”, esta era la frase que aparecía en el cartel que presidía el mercadillo. Y fue una realidad porque al terminar todas se iban llenas de alegría de haber podido hacer algo por el Señor y Nuestra Madre. No hay mejor cosa para considerar propia una obra como trabajar y sufrir por ella. Y así fue. Pasaron frío, les dolían los pies, les daba vergüenza pero todo esto quedaba superado por el amor y la generosidad con la que lo estaban haciendo. Donaron su dinero, su tiempo, su salud incluso, pero lo más importante es que dieron a sí mismas y Dios les bendijo con la alegría y la paz del trabajo hecho por Él y precisamente recibieron la recompensa porque no buscaban nada.

Fue un éxito desde todos los puntos de vista y ya antes de terminar estaban pensando cuando poder organizar el siguiente. Al final todas entraron en el santuario a dar gracias a la Virgen y hacerse una foto juntas. Una de ellas comentaba: “le he pedido a la Virgen poder seguir sirviéndola”.

Dios les pague todo el trabajo que están haciendo por Él y por los hermanos porque ni un vaso de agua que deis en mi nombre quedará sin recompensa.

Ver álbum de fotos

{jcomments on}

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo