Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Noticias 2011

Peregrinación al Santuario "Our Lady of la Leche"

En estos últimos años, las candidatas y jóvenes del Hogar de la Madre de Jacksonville, Florida, EE.UU., acompañadas de otras amigas, han hecho peregrinaciones a pie durante la Cuaresma y el Adviento al Santuario de Nuestra Señora de La Leche. La peregrinación comienza desde Ponte Vedra, Florida, hasta llegar a San Agustín, Florida. El recorrido es de unos 24 km (15 millas) de distancia.

El santuario de Nuestra Señora de La Leche, patrona de las madres, es también el sitio donde tuvo lugar la primera Misa en Estados Unidos el 8 de septiembre de 1565. La capilla con la bella imagen de Nuestra Señora con el Niño Jesús es pequeña y sencilla (como a Ella le gusta) y el paraje donde se encuentra es hermoso y apacible. En el lugar donde fue celebrada esa primera misa, hay una réplica del altar, y una cruz de más de 60 m de altura, que puede verse a kilómetros de distancia.

Este año, el día elegido para nuestra peregrinación fue el sábado, 19 de marzo, fiesta de San José. A él le dedicamos nuestra peregrinación con un propósito concreto. Cada una se hizo una camiseta que decía "Estoy caminando por..." y la intención de cada una. Esto dio pie a muchas conversaciones con las personas que encontramos por el camino y que tenían curiosidad por saber el motivo de nuestra caminata.

Las demás veces que hemos hecho esta peregrinación, hemos salido a las 10 de la mañana y hemos llegado al Santuario hacia las 5 de la tarde. Pero esta vez, Nuestra Madre tenía otros planes... Por varias situaciones imprevistas, no pudimos salir hasta las 11 de la mañana y, además, haciendo un par de millas más de lo habitual. ¡Si al menos pudiéramos llegar a tiempo para entrar al Santuario a ver a Nuestra Madre...! Caminamos rápido, cantando, rezando el rosario, la corona de la Divina Misericordia, charlando...

Por la tarde, de repente, alguien gritó que ya se veía la cruz. ¡Estábamos solo a tres kilómetros! Pero solo quedaban 25 minutos para que cerrasen el Santuario. ¿Qué podíamos hacer? ¡Echar a correr! No podíamos haber caminado tanto para no llegar a tiempo de ver a Nuestra Madre... Así que corrimos y llegamos justo a tiempo, cuando estaban sonando las campanas de las cinco de la tarde. El encargado de cerrar el santuario nos dejó rezar unos minutos a los pies de María, con nuestras caras rojas y sin aliento. Cantamos "Tomad, Virgen Pura" y "Humilde Nazarena", y nos despedimos de ella. ¡Qué contentas estábamos de haber podido verla! ¡Gracias, Mamá!

Esa noche, acampamos en el patio de los Bennet, una familia del Hogar. Nos comimos unas hamburguesas a la parrilla y unos perritos calientes, y nubes tostadas. Bailamos, contamos nuestras experiencias y terminamos el día rezando el Rosario.

A la mañana siguiente, de camino a la Catedral de San Agustín para Misa, nos detuvimos en el Santuario de nuevo para agradecer a Nuestra Madre por la estupenda peregrinación. Mientras rezábamos, algunas de las chicas pidieron a la Virgen poder tener la Misa allí, en el Santuario. No hay horario establecido para la Misa en la capilla, por lo que parecía muy poco probable. Sin embargo, Nuestra Madre respondió a sus oraciones. Justo cuando estábamos listos para salir, entró un sacerdote con un grupo de peregrinos y nos invitó a unirnos a ellos para la Misa que iban a celebrar en el Santuario. ¡Fue realmente una bendición! ¡Gracias de nuevo, mamá!

Ver álbum de fotos{jcomments on}

Hermana Clare

Hermana Clare

La Hna. Clare sigue siendo uno de los «Santos de la puerta de al lado»

Hace un año que la Hna. Clare fue invitada a formar parte de la exposición «Jóvenes testigos de la fe. Santos de la puerta de al lado»....

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo