Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Categoría: Septiembre

Del 24 al 30 de julio, el Hogar de la Madre tuvo un campamento de verano para niños de 8 a 13 años en Ocala, Florida.

Hubo un total de 14 niños que asistieron al campamento. Estos campamentos giran siempre en torno a la vida sacramental, la adoración, la oración, y las virtudes. La vida espiritual se mezcla con una dosis diaria de deportes, natación y juegos nocturnos. Uno de sus principales objetivos es llevar a los niños a Cristo, realmente presente en el Santísimo Sacramento.

Este año elegimos a San Juan Bosco como nuestro patrón. En su primer sueño, Jesús le dio a San Juan Bosco la misión de enseñar a los niños que "el pecado es feo y la virtud es bella." Los puntos de meditación y las charlas siervieron para presentar los sueños de San Juan Bosco, poniendo de relieve alguna virtud específica o sacramento. Se habló del sacramento de la confesión, del valor de la perseverancia, dla castidad, de la humildad...

El grupo también tuvo la misión de consolar al Sagrado Corazón de Jesús y al Corazón Inmaculado de María. Todas las noches noche, los chicos recibieron puntuaciones por los actos de virtud y de conquista de sí mismos. Los Siervos hicieron un panel que representaba el Corazón de Jesús lleno de espinas. Por cada punto que ganaban los niños podía sacar una espina del Corazón. Sin embargo, cuando perdían puntos, por la desobediencia, la mala educación, etc, tenían que poner una espina en el corazón de Cristo. Este ejemplo de los puntos ayudó para enseñarles la realidad de los vicios y las virtudes. Se entiende así cómo nuestros pequeños actos de la virtud pueden consolar los corazones de Cristo y de María.

Este año los Siervos prepararon una competición para los chicos llamada “Ironman”. La competición consistió en hacer una serie de actividades de rastreo del ejército, golpeando una lata con una pelota de tenis, la caza de un frisbee entre los árboles, responder a una pregunta los temas de las charlas y empujar una pelota con la cabeza. Los tres ganadores de esta competición “Ironman” pasan a la final del “Super Ironman”, donde los retos son aún más difíciles. El concurso de “Super Ironman” desafió a los niños a utilizar sus capacidades físicas (velocidad, agilidad, resistencia, etc.) y sus capacidades mentales. Aprendieron que el mejor no siempre es el más fuerte sino el que es dócil y está dispuesto a escuchar. Al final, el ganador fue el chico menos capacitado físicamente, porque fue capaz de responder a las preguntas que el Hermano le hizo, mientras los dos chicos más atléticos no pudieron. El valor de la humildad y la fortaleza destacaron en esta actividad.

Los campamentos tratan siempre asegurar la diversión y el aprender a vivir una vida de virtud. Los Siervos se esfuerzan por enseñar a los niños la belleza de la llevándolos a Jesucristo. La virtud es una imitación de Cristo. Es el camino para la santidad. El campamento es, en definitiva, para enseñar a los jóvenes a ser hombres santos.

{jcomments on}

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo