Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Noticias 2011

Campamento en Mineral Bluff, Georgia

Del 1 al 7 de agosto, los Siervos del Hogar de la Madre tuvieron un encuentro de verano para chicos de 13 a 25 años, en Mineral Bluff, Georgia.

Estos encuentros, como los niños más pequeños, se centran en la vida sacramental, la adoración, la oración y la formación religiosa. Sin embargo, al tratarse de chicos más mayores, los Siervos aprovechan para profundizar en los temas. Las conversaciones están orientadas a prepararlos para la vida adulta. Los hermanos les presentan los retos que deben enfrentar como jóvenes adultos. Los chicos deben enraizarse en Cristo.

Todos los días tuvimos adoración, deportes, excursión, misa y reunión. El estar en Georgia, nos ha dado la oportunidad de ir a un río, a las montañas, a las cascadas y a un lago. Los chicos tuvieron la oportunidad verse libres de las cosas materiales y de la tecnología. La vida es mucho más fácil cuando se tienen menos cosas. Nadamos en el lago “Blue Ridge Lake”, donde tuvimos una guerra de bolas de barro y formamos una torre humana. Después de eso, visitamos las catarátas llamadas “Duke’s Creek Falls”, que tienen toboganes naturales y cascadas donde se puede saltar. El grupo caminó hasta “Brasstown Bald”, que presenta una hermosa vista panorámica de la región. Sin embargo, fue una marcha corta. Nos quedamos con ganas de subir una montaña más difícil. Paramos en las cataratas “Helton Creek Falls” para darnos un baño corto. Al día siguiente fuimos a las cataratas “Tallulah Falls”, que tienen unas escaleras de mil peldaños para llegar a la parte más baja. Una vez que llegamos a la parte inferior, los hermanos desafiaron a los chicos a hacer una carrera hasta el último de los mil peldaños. Sobra decir que los chicos estaban agotados ​​cuando llegaron a la cima. La última excursión fue la marcha a la montaña “Blood Mountain”. Nos llevó una hora y 45 minutos llegar a la cima.

Las reuniones se centraron sobre las virtudes heroicas, la amistad, el compromiso y la paternidad. Los hermanos apuntaron mucho hacia la concreción de la vida espiritual, que tiene que ser una actividad cotidiana, dando a los chicos la oportunidad de la oración diaria y de los sacramentos. Rezamos la Liturgia de las Horas juntos, a fin de presentar a los niños un ejemplo concreto de la oración frecuente. Se les invitó a rezar junto con la Iglesia Católica. La charla sobre el compromiso tuvo como fin animar a los chicos a hacer un programa diario que una oración y trabajo. La fidelidad a una vida de oración verdadera y cotidiana es lo que les evitará perder la vida de gracia. Es lo que salvaguarda del pecado mortal. La última reunión la llevó un miembro laico del Hogar de la Madre, padre de nueve hijos, que habló a los chicos sobre la paternidad. La tuvimos alrededor del fuego de campamento. Habló de cómo la misión principal de un padre es asegurar la inviolabilidad de su esposa y de sus hijos. Un padre debe enseñar a sus hijos a ser hijos de Dios, dejando atrás sus propios proyectos.

Los puntos de meditación fueron dados por los Siervos del Hogar de la Madre. Se habló de la virtud de la castidad, de la imitación de Cristo y de la confesión. Y sobre todo, la adoración, que les presentó al mismo Cristo, realmente presente, en cuerpo, sangre, alma y divinidad en el Santísimo Sacramento. Ahora se les presenta la decisión de elegir entre la vida con Cristo o sin Cristo. Elegir una vida con Cristo es elegir la vida eterna. Se hablo de la virtud de la castidad en la presencia de Cristo. El padre de Henry les contó el sueño de San Juan Bosco sobre los diez diamantes. Uno de los diamantes era el diamante de la castidad. Atraía a los ojos de cualquiera que lo miraba. "Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios." (Mateo 5, 8) Además, un hombre tiene la misión de proteger también la castidad, el alma y el honor de su novia.

El campamento de chicos está dirigido a la formación de hombres, alentándolos a vivir una vida de oración diaria y de sacramentos. Esto los forma como hombres responsables y santos que busca el rostro de Dios. La unión con Dios es lo que les llevará a las cimas más altas de la felicidad. Es lo que cualquier hombre busca. Pero el campamento sólo les presenta la vida cristiana, después se deja a la decisión de cada uno el querer seguir esta vida cuando regresen a sus hogares. Los Siervos y todos los miembros del Hogar de la Madre rezarán para que estos chicos se animen a tomar la decisión acertada para seguir a Cristo.

{jcomments on}

Hermana Clare

Hermana Clare

«Solo una pregunta. ¿El Señor lo quiere?»

Carolina Aveiga (Ecuador): A la Hna. Clare le dolía realmente cuando alguien no hacía la voluntad de Dios, porque amaba al Señor y también...

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo