Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Noticias 2011

¡Que viva la Virgen del Pilar!

El pasado 12 de octubre, el Padre Rafael viajó con la Hna. Reme y las novicias a Zaragoza para la fiesta de la Virgen del Pilar. Como todas las novicias somos extranjeras, fue una oportunidad para experimentar la religiosidad popular de España.

Tuvimos la misa en nuestra casa por la mañana, e inmediatamente después nos marchamos. En el camino, hicimos una parada en el Convento de las Carmelitas Descalzas de Tricio (La Rioja). Comimos en el locutorio, antes de hablar con ellas. Nos regalaron uvas y peras de su huerta para el postre.

Mientras comíamos llegó el capellán, que conoce al Padre Rafael, y nos llevó a conocer una ermita paleo-cristiana. Así descubrimos que Tricio, un pueblo romano, ya era cristiano desde el siglo segundo. Según nos contó el capellán, San Pablo mandó una imagen de la Virgen a esta ermita. Después volvimos al Carmelo y hablamos con las carmelitas. Nos preguntaron sobre la JMJ y las contamos todo el trabajo que hicieron las hermanas y nuestra experiencia en la vigilia con el Papa.

Salimos entonces hacia Zaragoza, donde nos recibió Curro, que es parte de los Laicos del Hogar de la Madre. Nos presentó a una comunidad de Madres Dominicas, que pertenecen a la misma congregación de las Dominicas que nos han prestado el convento en Valencia. Ellas nos alojaron con mucha generosidad.

Una vez que habíamos conocido a las hermanas, salimos con nuestras guías, Carmen y Marta Oria, para saludar la Virgen del Pilar en la Basílica. La ciudad ya estaba llena de gente que había venido para la fiesta de la Virgen. Llegamos a la Basílica cuando estaba terminando una vigilia con el obispo. Nosotros aprovechamos este tiempo para ir a besar el Pilar. Después, fuimos a ver la imagen de la Virgen donde había una una gran cantidad de gente rezando. Nos enteramos de que el obispo iba venir para cantar la Salve y, como la Virgen nos quiere tanto, nos abrió el camino para que pudiéramos acercarnos más a ella. Con decisión, nos arrodillamos en primera fila para rezar por todo el Hogar.

Al día siguiente, rezamos laudes y tuvimos un rato de oración con la Dominicas y luego fuimos con Marta y Carmen a ver la ofrenda floral. En este acto, tanto aragoneses como gente de otras regiones de España, van con sus trajes tradicionales a llevar su ofrenda de flores a la Virgen. Había más de 400.000 familias. Durante todo el día se ofrecen flores, se canta y se bailan jotas en honor de la Virgen. ¡Es impresionante!

Estuvimos también en una capilla de adoración perpetua que está en el centro de la ciudad y vimos la catedral y la basílica. Mientras estábamos en la basílica, un hombre se nos acercó preguntando con angustia donde se podía confesar. El Padre, viendo que las filas para la confesión eran muy largas, le llevó aparte para oír su confesión. El Padre se dio cuenta después que la Virgen nos había llevado a Zaragoza tan inesperadamente para que esta alma pudiera recibir el perdón del Señor después de muchos años sin confesarse.

Regresamos después al convento de las Dominicas para comer con las familias del Hogar. Tuvimos una pequeña reunión y celebramos la misa. Después de la misa nos despedimos de las familias y de las Dominicas y nos pusimos en camino hacia Zurita. Estamos muy agradecidas a la Virgen por todo lo que hemos vivido. ¡Que viva la Virgen del Pilar!

Ver álbum de fotos{jcomments on}

Get the flash player here: http://www.adobe.com/flashplayer

Hermana Clare

Hermana Clare

«Solo una pregunta. ¿El Señor lo quiere?»

Carolina Aveiga (Ecuador): A la Hna. Clare le dolía realmente cuando alguien no hacía la voluntad de Dios, porque amaba al Señor y también...

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo