Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Categoría: Marzo

playaBajo la protección de San José iniciamos, el pasado 19 de marzo, el cuarto campamento del Hogar de la Madre en estas tierras ecuatorianas y lo finalizamos bajo el manto de Nuestra Madre, el domingo 25 de marzo, día de la Anunciación.

Como este invierno está siendo muy duro para todo el país y las lluvias torrenciales y las inundaciones han sido nuestro “pan de cada día” desde que comenzó el año, se nos hacía difícil la elección del lugar del campamento. Cuando ya estábamos decididas a realizarlo en Playa Prieta (donde las Siervas del Hogar de la Madre tienen un colegio) el Señor, en su divina providencia, nos proporcionó un estupendo lugar justo dos días antes del comienzo. ¡Qué divertido! ¿Verdad? Cambia juegos, excursiones,… pero ¿qué importaba?

PlayaNos fuimos a San Jacinto, un pequeño pueblecito de la costa manabita, a una casa a medio minuto de la playa. ¡Qué suerte! ¿Eh? Allí montamos nuestro “fuerte”. ¿Que por qué fuerte? Porque este año el campamento llevaba como lema “Al asalto del cielo” y las unidades, todas con nombres guerreros, tenían que ganárselo a base de conseguir diariamente una serie de virtudes: caridad, obediencia, diligencia, templanza, castidad,… Aunque al principio no parecían estar muy por la labor de esforzarse en la lucha, conforme pasaban los días se notaba la superación de muchas de ellas y, al final, el campamento fue una lluvia de gracias para la gran mayoría de las chicas.

Participaron alrededor de 90 chicas, muchas de las cuales era la primera vez que estaban en una actividad del Hogar. La mayoría eran de Playa Prieta y Chone, aunque este año también hubo participación de un buen número de chicas de Portoviejo y El Carmen. Son muy majas y… ¿Quién sabe si el Señor no quiere que el Hogar también esté presente allí?

Regresacomiendomos todas a casa con una tonelada de arena en la maleta, la cara totalmente despellejada y el corazón lleno de recuerdos inolvidables.

Muchas de las chicas fueron “tocadas” después de una confesión y se hicieron el firme propósito de comenzar a vivir bien el campamento y continuar en la misma actitud de vuelta a sus casas. Otras, que si lo estaban viviendo bien, sólo querían llevar a sus amigas todo lo que estaban aprendiendo; un ejemplo, una de las que fue por primera vez, y que además se llevó el premio a la alegría, decía: “Yo quiero venir a este campamento hasta que tenga 80 años, aunque sea de cocinera. El año próximo traeré a muchas de mis compañeras del colegio”

Una chica de El Carmen ha escrito un e-mail para decir que había limpiado los tres cuartos de baño de su casa como lo ha aprendido a hacer en el campamento y estaba tan contenta.

¡Bendito sea Dios que no cesa de derramar bendiciones sobre nosotros!

Ver álbum {jcomments on}

Get the flash player here: http://www.adobe.com/flashplayer

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo