Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Noticias 2014

Con Él, para Él

QuitoPeregrinación de chicas a Quito (Ecuador) del 26 al 28 de diciembre de 2014.

26 de diciembre, viernes. Suena el despertador a las 4:15 de la mañana. Es hora de levantarse, la peregrinación va a comenzar. La maleta ya está lista, con ropa para el frío, saco de dormir y esterilla. Parece que va a ser una peregrinación de las buenas: sin comodidades y ofreciendo todo lo ofrecible.

Hemos quedado a las 4:45 a.m. en casa de las hermanas. En la capilla del Divino Niño, en Guayaquil. A las 4:30 ya hay chicas esperando y las hermanas también están por ahí, recibiendo a las chicas que van llegando.

La primera prueba que nos pide Dios, no tarda en llegar. Son las 5 y el bus no llega, pasa el tiempo y nada. A las 5:30 las hermanas deciden ir a buscar otro autobús, pero a las 6 el autobús contratado da por fin señales de vida y llega a las 6:10. Al pobre chófer no le sonó el despertador. Esas cosas pasan. 

QuitoEn vista de esto, lo primero que hicimos al subir al autobús fue poner nuestro viaje en manos de Dios para que Él hiciera o deshiciera como mejor le pareciera y así fue nuestra peregrinación. Sin planes nuestros pero con los planes de Dios y la Hna. Mercedes nos propuso que cogiéramos como lema de la peregrinación: "todo con Él y para Él".

Bien, salimos entonces de Guayaquil a las 6:15, casi dos horas más tarde de lo previsto, paramos a desayunar por el camino y continuamos nuestro viaje hasta Quito. Llegamos al lugar donde nos alojábamos a las 4:30 de la tarde y estábamos con más hambre que un perro abandonado. Así que lo primero que hicimos fue comer, para poder ir después a misa de 6. 

En ese primer día, paseamos un poco por las calles y la plaza central de Quito. Por la noche es muy bonito por el alumbrado de luces que tiene. También se veía el Nacimiento que habían construido con luces en la misma montaña en la que se encuentra el famoso "Panecillo de Quito", que se encuentra a 3.000 metros de altura sobre el nivel del mar. Se veía todo precioso.

Después de dar unas cuantas vueltas y sacar unas cuantas fotos, volvimos al colegio y allí cenamos y tuvimos las buenas noches para poder dormir bien. Estábamos ya muy cansadas. El cambio de clima y la altura de Quito, nos había afectado un poco y tenímos mucho sueño, así que dormimos como troncos.

QuitoAl día siguiente, ya repuestas las fuerzas, fuimos a misa a las 7 al convento de las Carmelitas, desayunamos, tuvimos un tiempo de oración y comenzó nuestro andar por Quito. Lo primero que fuimos a visitar fue la iglesia de los Jesuitas. Impresionante iglesia revestida con pan de oro y repleta de arte que te eleva el espíritu a Dios. Nos impresionaron mucho los dos últimos cuadros que nos enseñaron y que se encuentran al final de la iglesia: uno sobre el infierno y otro sobre el Juicio final y el Cielo. Los dos son para hacer meditación. De ahí caminamos hasta la iglesia de S. Francisco, en la que vimos el museo y la exposición de belenes que tenían. También fue muy bonito. Con todo este paseo ya se nos hizo la hora de la comida, así que regresamos al colegio y comimos un rico arroz con pollo. Por la tarde quedamos con nuestro chófer de autobús y subimos hasta el "Panecillo". Allí hacía un poco más de frío pero merecía la pena ver las vistas tan bonitas de todo Quito y los 4 volcanes que se pueden ver desde allí arriba. Rezamos el rosario, tuvimos un tiempo para visitar y comprar y nos regresamos al colegio. Ya era de noche, así que preparamos la cena y después salimos hacia la Basílica del Voto Nacional donde tuvimos una Hora Santa con el Santísimo Expuesto. Allí lo tienen expuesto durante toda la noche. Fue un momento muy bonito en el que rezamos por muchas cosas.

El domingo visitamos a las Madres Carmelitas a las 8:45 de la mañana y de ahí nos fuimos a misa de 10 a los franciscanos. Teníamos que recoger y limpiar todo en el colegio porque la salida estaba prevista para las 12. Así que con la comida a cuestas nos fuimos en busca del autobús y salimos hacia la mitad del mundo. Allí comimos y salimos de regreso a Guayaquil. Llegamos a las 12 de la noche, cansadas pero contentas. Dios había derramado muchas gracias. Ahora esperemos que nos se nos olviden.

 

Ver álbum de fotos

 

 

Hermana Clare

Hermana Clare

La Hna. Clare sigue siendo uno de los «Santos de la puerta de al lado»

Hace un año que la Hna. Clare fue invitada a formar parte de la exposición «Jóvenes testigos de la fe. Santos de la puerta de al lado»....

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo