Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Noticias 2014

Una jornada intensa en Mérida

meridaConvivencias de jóvenes en Mérida, Badajoz (España ), 13 de diciembre de 2014.

El sábado 13 de diciembre la jornada comenzó temprano en casa de las Siervas del Hogar de la Madre de Móstoles. Después de un desayuno rápido, antes de las ocho de la mañana, salíamos con la furgoneta tres hermanas y cuatro jóvenes del Hogar de la Madre, para coger la A-5 en dirección a Mérida, en la provincia española de Badajoz. Pocas semanas antes habíamos recibido una llamada telefónica. En ella, don Juan Cascos se presentó como el párroco de San Juan Bautista y deán de la Concatedral de Mérida, con una petición muy concreta: si podíamos ir a Mérida a dirigir una convivencia para jóvenes de confirmación. La verdad es que una de las cosas más bonitas de este día fue conocer a este hombre que, con sus 62 años, sigue trabajando con la misma ilusión que el día en que se ordenó sacerdote, pero con mayor entrega todavía, porque el amor a Jesucristo y a las almas ha ido creciendo en su ofrecimiento día a día.

teo

¿De qué nos conocía don Juan? ¡De la televisión! Sí, sí, no es broma, de la televisión. Hace unos años descubrió en la cadena de televisión EWTN un programa llamado “Buenas noches, Teo”, y le encantó, sobre todo porque, con un lenguaje sencillo y simpático, se encontró una doctrina muy fiel al Magisterio de la Iglesia. Investigando quién era ese sacerdote que cada noche conversaba con esa marioneta llamada Teo, que parecía una especie de avestruz de color naranja, se enteró de que era el P. Rafael Alonso, fundador del Hogar de la Madre. Desde entonces estuvo siguiéndonos a través de la página web. Y lo que veía le gustaba. Hasta que ese día se decidió a llamarnos.

Después de tres horas de camino, llegamos a Mérida. Era un día gris y lluvioso, pero eso era lo de menos. Treinta y tantos jóvenes, de 14 a 17 años, nos recibieron entre curiosos y expectantes, pero con una disposición muy buena. Se notaba el trabajo, escondido y callado, jornada tras jornada, del bueno de don Juan. Nos encantaron los catequistas, que nos facilitaron todo muchísimo a lo largo de las horas que pasamos juntos. Comenzamos cantando, para romper el hielo y conocernos un poco. Continuamos viendo un testimonio muy bueno de una conversión que nos dio para hablar mucho, mucho, mucho. Después de comer tuvimos un rato de oración, confesiones y misa. Y terminamos con un juego en el que nos lo pasamos fenomenal. La verdad es que fue un jornada muy intensa, una jornada de siembra que confiamos en las manos de nuestra Madre, la Virgen María.

- Por Hna. Beatriz, SHM

 

Hermana Clare

Hermana Clare

«Solo una pregunta. ¿El Señor lo quiere?»

Carolina Aveiga (Ecuador): A la Hna. Clare le dolía realmente cuando alguien no hacía la voluntad de Dios, porque amaba al Señor y también...

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo