Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Noticias 2014

Dios premia tu buena disposición

Convivencias jacksonvilleConvivencias de chicas en Castilblanco de los Arroyos, Sevilla (España), 28 de febrero a 1 de marzo, 2014.

Toda una aventura con un comienzo desastroso y un final lleno de gozo y alegría: este podría ser el resumen de las convivencias que las Siervas de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) tuvimos los días 28 de febrero y 1 de marzo con 11 chicas de Alcalá, Dos Hermanas y Mairena. El lugar: Castilblanco de los Arroyos, en la sierra norte de Sevilla. Nos hospedamos en un santuario dedicado a San Benito Abad, santo al que los miembros de su Hermandad llaman cariñosamente "el chiquitín".

Decíamos que el comienzo fue desastroso porque en la madrugada del jueves al viernes, hacia las 5 de la mañana, nos lanzaron una lluvia de piedras, rompiendo la luna del coche, que quedó hecha añicos.

Estaba previsto que las chicas llegasen hacia las 9:00 para emprender el viaje, pero teníamos un coche menos... ¿Cómo solucionarlo? ¿Suspendemos el viaje? Gracias a Dios, siempre hay gente buena y generosa, y un matrimonio del Hogar de la Madre nos dejó su coche. Una vez cargados los 4 coches con comida, mantas, mochilas… salimos hacia Castilblanco con una niebla bajísima.

Convivencias niñas Valencia

El comienzo era para desanimarse, pero poco a poco fue saliendo el sol. Cuando llegamos a Castilblanco nos recibieron dos señoras, Mª Luisa y Ana, que pertenecen a la Hermandad que se encarga del cuidado y del culto del santuario. Nos impresionaron su acogida y su cariño. No paraban de repetirnos: "¡Están ustedes en su casa!" Y esto sin conocernos de nada. Nos enseñaron la capilla y saludamos al Santísimo; luego vimos las instalaciones: la cocina, el comedor y las habitaciones donde íbamos a pasar la noche. Las habían estado limpiando y acondicionado para nosotras. Como no parábamos de darles las gracias, Mª Luisa nos decía: “No tienen que darnos las gracias. Para nosotros, cuando viene aquí gente de fe es como si viniera el mismo Jesús. Es una alegría que estén aquí”. ¡Impresionante!

Comenzamos nuestra convivencia con una pequeña reunión sobre algunos puntos a tener en cuenta durante el encuentro para que pudiéramos crecer humana y espiritualmente: olvido de una misma, apertura a todas, disponibilidad a la hora de servir o participar en todas las actividades…

Convivencias jacksonville

Después de esto, la Hna. Elvira nos contó la historia de San Benito y cómo él aconsejaba a sus monjes que tuvieran un deseo muy grande de ir al cielo, invitándonos a desearlo también nosotras. Nos acoplamos en las habitaciones y nos bajamos a la explanada que rodea el santuario con vistas a una laguna para jugar un partido de voleibol. Después del ejercicio físico había que recuperar fuerzas, así que comimos, o mejor dicho, devoramos nuestros bocadillos.

Más tarde hubo tiempo libre para estirar las piernas y probar nuestras voces cantando al Señor, dando testimonio de jóvenes alegres a la gente que se paraba a escucharnos en su visita al santuario. De 5 a 6 tuvimos una reunión sobre la coherencia de vida y los 4 innegociables: oración, Eucaristía, rezo del Rosario y confesión.

La Misa era a las 8:00 en el pueblo, que estaba a 12 kilómetros. Antes de la Misa había una hora de adoración del Santísimo. Como solo contábamos con un coche, tuvimos que hacer dos viajes algo cargadas para llegar a tiempo. Un primer grupo salió en coche y las demás fuimos andando hasta la mitad del camino más o menos.

Convivencias niñas Valencia

Durante la hora santa, casi todas las chicas aprovecharon para confesarse. ¡Estaban felices! San Benito, que fue un santo muy eficaz contra las acechanzas del demonio, ya había ganado su primera batalla en el corazón de estas chicas, pues alguna de ellas llevaba meses sin confesarse. Finalizada la Misa, la gente del pueblo no paraba de decirnos que teníamos que volver en otra ocasión, que esta era la primera de muchas más visitas. ¡Qué gente tan sencilla y tan buena! Una vez de regreso al santuario, cenamos unas estupendas pizzas de queso, empanadillas y, de postre, bombones. Cantamos la Salve, nos despedimos del Señor y a dormir. ¡Estábamos muertas!

Comenzamos el día 1 con un larguísimo desayuno, pues las chicas no paraban de hacer preguntas y sacar temas que les inquietan y preocupan, con la disposición de saber la verdad y el criterio que como católicas tienen que tener. La verdad es que fue un momento muy enriquecedor. Una vez recogida la mesa, nos marchamos a la capilla, donde la hna. Cristine nos dio puntos de oración y acompañamos un rato al Señor.

Convivencias jacksonville

Después de esto, la Hna. Sara y la Hna. Virginia habían preparado en un lado del santuario, en medio de cardos, rocas, árboles, pendientes..., el juego de la cuerda. Se les explicó a las chicas que iban a ir con los ojos vendados. Que se les conduciría a un lugar donde habría una cuerda que por nada del mundo tenían que soltar, pasara lo pasara, y que se les indicaría por donde tenían que avanzar. Iban saliendo una tras otra con unos minutos de diferencia y mientras iban por el recorrido que les marcaba la cuerda, sorteando obstáculos, las hermanas se encargaban de hacer de ángel bueno y ángel malo, animándolas o molestándolas en el recorrido, lanzándoles agua, haciendo ruido como de un látigo con ramas, para crear en ellas inquietud y temor. Cuando terminaba el recorrido, se les conducía, todavía con los ojos cerrados, a una de las explanadas del santuario donde habíamos colocado un cuadro de la Virgen de Guadalupe. Cuando llegó la última, se quitaron a la vez la venda y lo primero que vieron fue a nuestra Madre. Cantamos una canción a la Virgen y tuvimos una reunión comentando su experiencia sobre el recorrido. Salieron temas muy buenos como la confianza en Dios, el no soltarse de la cuerda (que representaba al Señor y a la Virgen) por nada del mundo, vencer y superar los obstáculos (que eran las tentaciones que se nos presentan en la vida) y seguir con el deseo de llegar al final del camino…

Luego volvimos a tener tiempo de deporte mientras un grupo preparaba la comida. Comimos, recogimos y limpiamos todo a fondo. Por último, tuvimos una reunión en la que cada una contó lo que había supuesto para ella esta convivencia. Con el corazón lleno de agradecimiento al Señor, a nuestra Madre y a San Benito, salimos hacia Alcalá, adonde llegamos sanas y salvas a las 7:30.

¡Qué bueno es Dios que nos permite tener experiencias como estas! ¡Qué rápido se pasan! ¡Tendremos que repetir pronto esta experiencia! ¡Estáis invitadas a la próxima!

Ver álbum de fotos

Get the flash player here: http://www.adobe.com/flashplayer

 

 

 

 

Hermana Clare

Hermana Clare

Estreno en Indonesia de «O todo o nada: Hna. Clare Crockett»

Indonesia es un inmenso archipiélago situado entre el Sudeste Asiático y Oceanía. Cuenta con una población de más de 255 millones de...

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo