Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Noticias 2014

Rumbo a Polonia por equivocación

convivencias-siervos-lumezzanneConvivencias de chicos en Lumezzane, Brescia (Italia), 7-9 marzo 2014.

El viernes 7 de marzo, los Siervos de Roma llegamos hacia las 7:30 p.m. a Lumezzane, al norte de Italia, para comenzar un encuentro de fin de semana con algunos chicos de la Parroquia de San Apolonio, donde las hermanas del Hogar tienen una comunidad. Llegamos gracias a la Providencia porque, después habernos desviado de nuestra ruta podríamos haber llegado a Polonia. Cuando paramos en una estación de gasolina para pedir direcciones, el hombre nos dijo que estábamos yendo bien, que siguiéramos por la ruta que íbamos. Nos pusimos contentos con lo que nos dijo y en la conversación salió el nombre de la ciudad a donde nos dirigíamos y él, dándose cuenta de su error, dijo: ¿Bolonia? Pensé que habían dicho Polonia. El hombre pensó que íbamos a Polonia y por eso nos había dicho que siguiéramos esa ruta unos tres mil kilómetros más. Al darse cuenta, nos dijo que entonces volviéramos en dirección opuesta. Gracias a Dios que resolvimos ese problema de qué ruta seguir.

Cuando llegamos a Lumezzane fuimos directamente a la Parroquia de San Apolonio y ahí mismo nos pusimos a jugar fútbol con los chicos mientras esperábamos al resto de chicos que iban a participar en las convivencias. Había una casa pegada a la capilla dedicada a Santa Margarita, donde estaba el Santísimo, reservado totalmente para nuestro uso privado. Fue realmente una gran gracia que aprovechamos al máximo, y pudimos usar la capilla para nuestros momentos de adoración y los puntos de meditación diarios. Terminamos el día con juegos nocturnos en los que nos divertimos bastante. Todavía recordamos las competiciones como la de comer un limón entero o soplar bolas de ping-pong teniendo la boca llena de panecillos.

convivencias-siervos-lumezzanne

Al día siguiente, el Hno. Luke y el Hno. Kevin fueron de marcha con los chicos a una ermita en un lugar llamado Conche que queda en uno de los picos pequeños de esa región montañosa. Tardamos una hora y media en llegar y aprovechamos el tiempo rezando el rosario. El tiempo y la temperatura fueron muy buenos y nos sentimos bendecidos una vez más, ya que todo el mes pasado el tiempo había estado gris y lluvioso, y ahora el cielo estaba azul y despejado desde que llegamos. Sentimos como si Dios nos estuviese sonriendo. Ya en la ermita, los chicos sacaron sus meriendas y después de comérselas fuimos a jugar al fútbol, que siempre resulta divertido para todos los chicos. El Hno. Luke perdió en el juego y lo sacaron en la primera ronda, pero gracias a eso pudo dedicar tiempo para preparar unos puntos de meditación que dio luego en la Iglesia, seguido de un tiempo de oración personal. Dios se sirve incluso de nuestras faltas de talento en ciertas cosas para salvar almas.

Cuando los chicos volvieron del juego ya les estaba esperando una barbacoa. El Hno. José y el Hno. Peter lo habían preparado todo. Ellos después irían y pasarían el resto de la tarde con un grupo pequeño de niños de la parroquia. Había 8 niños en su grupo y siete en el nuestro. El grupo de niños tuvo un “mini campamento”, con juegos, formación espiritual y tiempo de oración. Más tarde, los dos grupos se juntaron y tuvimos la Misa. Por la noche, después de la cena, los chicos entablaron una conversación con los hermanos pidiéndoles que les contaran sus vocaciones. Escucharon con mucho interés, impresionándoles, sobre todo, cómo el Señor había actuado en sus corazones. Una vez más terminamos la noche con un juego que todos disfrutaron: “Ángeles y demonios”.

convivencias-siervos-lumezzanne

El domingo por la mañana, después de limpiar un poco y después de un momento breve de oración, nos fuimos a la misa dominical de las 9:30. El Hno. José y el Hno. Peter se quedaron con el grupo de los pequeños hasta el mediodía para continuar su “mini campamento”. El Hno. Kevin se llevó a los otros chicos para aprovechar el tiempo restante para jugar -sí, otra vez- al fútbol. Ya no es una sorpresa que a los chicos les guste tanto este deporte. Mientras tanto, el Hno. Luke preparó la comida. Después de comer hicimos fotos del grupo y nos despedimos hasta una próxima vez. Llenos de alegría por las gracias recibidas en el fin de semana, regresamos a Roma con la esperanza de no encontrar mucho tráfico y de aprovechar la luz del día para no encaminarnos otra vez a Polonia. En Roma, el Padre Colum y el Hno. Matt tenían ya la cena lista. Les contamos nuestro fin de semana, lo abiertos al Evangelio que estuvieron todos los chicos y lo bien que todos lo pasamos. Ahora nos queda rezar para que seamos fieles a las tantas gracias que recibimos para que den frutos para el Reino de Dios. ¡Qué bueno es Dios! Él se merece nuestra fidelidad.

Testimonio:

“Las convivencias con los Siervos han sido una experiencia que todos tienen que tener por lo menos una vez en la vida, porque se aprenden muchas cosas sobre la fe. Pero no solo esto, también el estilo de vida de una persona inglesa, americana o filipina (los países de origen de los Siervos). Nosotros, los chicos que hemos participado en este maravilloso retiro con el Hno. Kevin, el Hno. Luke, el Hno. Peter y el Hno. Joseph, hemos aprendido cosas importantes, pero también ellos han aprendido muchas palabras italianas. Tenemos que agradecerles mucho estas convivencias en las que jugamos pero, sobre todo, rezamos”.

-Paolo de María, un joven de la Parroquia de S. Apolonio, Lumezzane, Brescia (Italia).

Ver álbum de fotos

Hermana Clare

Hermana Clare

Estreno en Indonesia de «O todo o nada: Hna. Clare Crockett»

Indonesia es un inmenso archipiélago situado entre el Sudeste Asiático y Oceanía. Cuenta con una población de más de 255 millones de...

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo