Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Noticias 2015

De Almería a... ¡África!

campanicConvivencias de niñas en Macael (Almería), 7 de febrero de 2015.

Por primera vez en su vida, las niñas de Macael (Almería) han volado en avión hasta el continente africano, para pasar una jornada llena de sorpresas.

El sábado 7 de febrero, las hermanas ambientamos los salones con palmeras y todo tipo de ramas, que habían conseguido nuestras chicas para la decoración. A las 11:30 h. empezaron a llegar las niñas, que tenían que pasar sus mochilas por el check-in y recibir su pasaporte antes de subir al "avión". Cuando ya todas habían tomado asiento, dos chicas azafatas de la compañía "AirMary" comunicaron con gestos las instrucciones del vuelo que se escuchaban por la megafonía. Se avisó de que, si había momentos de turbulencias, como a veces ocurre en nuestras vidas, se tendrían que abrochar el cinturón, que representa la fe; si les hacía falta oxígeno, tenían que rezar el rosario, porque la oración es la respiración de nuestro alma; y, por si acaso, también se les presentó el mejor chaleco salvavidas: el escapulario. La capitana del avión era nuestra Madre, así que estaba garantizada la seguridad del vuelo. Se avisó también a las niñas que se preparasen para un cambio climático radical, porque, mientras en la sierra de Macael hacía frío de nieve, en Sudán (África) se esperaba una temperatura muy elevada.

campanic2

Cuando llegamos a África nos dieron la bienvenida algunas mujeres nativas del país. Entre ellas destacó una en particular, que se presentó como Josefina Bakhita. ¿Quién era esta mujer? Con la ayuda de un vídeo, Josefina Bakhita nos fue explicando cómo pasó de ser esclava a ser santa. Su historia, de gran sufrimiento, nos impresionó muchísimo, así como su capacidad para ver la providencia de Dios en su propia vida y perdonar a los que le hacían tanto daño. Antes de despedirse de nosotras, la santa sudanesa animó a las niñas con estas palabras: "Si yo, en medio de tantos sufrimientos, pude llegar a ser santa, vosotras también podéis".

Después, dividas por tribus, tuvimos un rato para preparar las actuaciones del "Gran festival africano", que sería al final del día. Cada tribu guardó en secreto en qué consistiría su actuación, para que en el festival todas tuvieran una sorpresa. Las niñas prepararon todo con mucha ilusión.

campanic

Terminado el ensayo, nos esperaba otra sorpresa. Había que preparar un postre delicioso, auténticamente africano: ¡gusanos con chocolate! Las expresiones de horror de las más pequeñas rápidamente se transformaron en sonrisas cuando empezaron a mezclar los ingredientes. Lo que entró en el horno era una mezcla de gusanos, cucarachas y otras cosas exóticas. ¡Exquisito!

Ya teníamos hambre y, después de una comida recordando todas las canciones del campamento, Nuestra Madre, la capitana, que nos estaba acompañando en todo el viaje, nos quería dar un mensaje muy bonito. Vimos una proyección sobre las apariciones en Kibeho, donde la Virgen avisó de que, para seguir a Cristo, no se puede andar por el camino que enseña el mundo. Nuestra Madre pidió también varias cosas de sus hijos: el rosario, la fe viva, la penitencia, el amor, la oración sincera, la conversión, la reconciliación y la renuncia al pecado. Cuando preguntamos a las niñas si estaban dispuestas a regalar estas cosas a su Madre, respondieron que sí. Luego empezamos un juego muy divertido. Cada tribu, conducida por su monitora, tenía que pasar por varias pruebas para conseguir las siete cosas que había pedido la Virgen en Kibeho y ofrecérselas a Ella.

cookies

Y, por fin, llegó... ¡el esperado "Gran festival africano"! Las tribus corrieron a arreglarse mientras se preparaba el escenario en el salón para las actuaciones. La primera actuación fue de un grupo de animales salvajes africanos con sus domadores: un elefante, una cebra, una jirafa y un león. Cada uno tenía una enseñanza y también una demostración graciosa para las niñas. La siguiente tribu que salió al escenario había preparado un teatro sobre S. Daniel Comboni, el primer obispo de África. Y finalizamos con una danza muy bonita al ritmo de Baba Yetu (el Padrenuestro cantado en swahili). ¡Gracias a todas, porque participaron con mucha ilusión y fue una tarde preciosa en honor de la Virgen!

Después de merendar el postre de “gusanos y cucarachas de chocolate”, tocó volver a España... Aunque habíamos pasado el día "sudando" en África, ¡en Macael había empezado a nevar! Eso fue otra sorpresa. Algunas no pudieron resistirse y salieron a jugar bajo los copos.

A pesar del frío, esperamos que cada una de las niñas siga llevando en su corazón el calor de todo lo que Nuestra Madre nos enseñó en un día tan especial.

Ver álbum de fotos

 

Hermana Clare

Hermana Clare

«Solo una pregunta. ¿El Señor lo quiere?»

Carolina Aveiga (Ecuador): A la Hna. Clare le dolía realmente cuando alguien no hacía la voluntad de Dios, porque amaba al Señor y también...

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo