Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Noticias 2015

¡No te sueltes de la cuerda!

campanicPeregrinación de chicas de Macael a Granada, el Rocío y Sevilla, del 28 de febrero al 3 de marzo.

Diecisiete chicas de Macael han aprovechado el puente de Andalucía para vivir una genial “peregri-convivencia” en Granada, el Rocío y Sevilla, en un viaje totalmente dirigido por Nuestra Madre.

Para poder sufragar los gastos del viaje, las chicas vendieron papeletas con las que participar en la rifa de un cuadro de la Virgen y un CD de música. También elaboraron dulces, que distribuyeron a cambio de un donativo. Desde aquí queremos mostrar nuestro agradecimiento a todas las personas que con su colaboración nos han ayudado.

Por fin llegó el día esperado: El sábado a las 8 de la mañana salía desde Macael el mini-bus conducido por nuestro siempre disponible amigo Juan. Aunque las edades de las chicas oscilaban desde los 12 a los 23 años, se formó un grupo muy unido.

campanic2

En el autobús, entre canciones y juegos nos preparamos para lo que veríamos en nuestro primer destino: Granada. Allí llegamos a mitad de mañana y fuimos directas al Mirador de S. Nicolás, desde donde pudimos contemplar una preciosa panorámica de toda la ciudad, incluida la Alhambra. Después fuimos a visitar la cripta del Beato Fray Leopoldo de Alpandeire, donde oímos Misa y tuvimos la oportunidad de visitar el museo contiguo, que conserva muchos de los enseres personales del beato. Hasta allí acudieron dos hermanas y tres chicas que venían desde Alcalá de Guadaira para pasar con nosotras el resto de la “peregri-convivencia”.Después fuimos a la Iglesia de S. Juan de Dios, ¡qué impresión tan grande nos causó subir hasta el camarín donde se guardan sus restos mortales! También pudimos ver otras muchas reliquias de los primeros santos y mártires, entre ellos los Apóstoles.

A continuación nos dirigimos a venerar los restos de los Reyes Católicos en la Capilla Real y después fuimos a la Basílica de la patrona de la ciudad, la Virgen de las Angustias, donde fuimos muy bien recibidas y pudimos almorzar y descansar. Antes de reanudar la marcha tuvimos la oportunidad de subir al camarín para saludar a la querida patrona de Granada.

De nuevo montamos en el autobús rumbo ahora a Alcalá de Guadaíra. Nos alojamos en los salones de la parroquia de Santiago que con tanta ilusión nos dejaron para esos días. Las hermanas de Alcalá y el grupo de laicos del Hogar nos recibieron allí con muchísimo cariño.

campanic2

Después de situarnos y cenar, a las chicas les esperaba aún una sorpresa. Subimos la cuesta hasta el santuario de la Virgen del Águila, y antes de entrar en él, junto a la puerta, una hermana nos explicó lo que teníamos que hacer a continuación. Con los ojos vendados y agarradas a una cuerda, debíamos atravesar un recorrido con varios obstáculos, mientras unas voces “malas” tratarían de desanimarnos y confundirnos, y otras “buenas” nos alentarían. ¿Qué voces escucharíamos? La instrucción más importante que recibimos fue NO SOLTARNOS DE LA CUERDA, pasara lo que pasara.

Una a una fuimos realizando todo el circuito hasta llegar al final, que estaba el interior del santuario, momento en el que nos quitamos las vendas de los ojos para encontrarnos frente a frente con Nuestra Madre. A continuación nos entregaron a todas una carta de Jesús y una frase para meditar durante los días que durara la convivencia.

Para muchas chicas este juego fue un ejemplo muy claro de lo que es la vida. La cuerda simboliza a Jesucristo, y si estamos agarrados a Él y seguimos adelante sin hacer caso al demonio pese a las dificultades del camino, llegaremos al final que nos espera, el Cielo. ¡Y allí nos daremos cuenta de que todo lo que pasamos en esta tierra mereció la pena!

campanic

El día siguiente, domingo, después de desayunar y hacer un rato de oración, viajamos en autobús hasta el Rocío, donde nos aguardaba otra sorpresa.

El Rocío estaba desbordado de movimiento, música, gente y caballos debido a las misas de las Hermandades que se celebraban ese día. ¡Parece que Nuestra Madre quería que viéramos el Rocío con toda su vida y su color!

En la Misa cantó un coro rociero, y aunque tuvimos que estar de pie por la gran cantidad de gente que había, nos sentimos tocadas y agradecidas por la gran devoción manifestada por los rocieros a la Blanca Paloma.

Las chicas tuvieron tiempo también para participar en una gymkhana fotográfica. Comimos en la casa de la Hermandad del Rocío de Alcalá, que nos ofrecieron con mucha amabilidad. Por la tarde fuimos al parque natural de la Doñana, guiados por unos amigos que se desplazaron hasta allí para acompañarnos y darnos algunas explicaciones sobre el mismo. En esta reserva natural pudimos contemplar la belleza de la creación de Dios.

A continuación volvimos a Alcalá para que las chicas tuvieran tiempo de prepararse para lo que ha sido para algunas -si no todas- el mejor regalo que el Señor les ha ofrecido en esta "peregri-convivencia": una buena confesión. Con este motivo tuvimos un acto penitencial, a fin de hacer un sincero y completo examen de conciencia. Un sacerdote muy bueno vino a confesar a las chicas y casi todas aprovecharon esta gran oportunidad. Alguna de ellas salió del confesionario llorando, después de experimentar con enorme fuerza la paz que proviene de la reconciliación con Dios.

campanic

Ya con el alma limpia y el espíritu renovado nos juntamos para hacer una divertida manualidad. Y por la noche, después de cenar, tuvimos el "Gran Festival": una velada con divertidísimas actuaciones donde todas compartieron sus talentos con las demás: poesía, baile, gimnasia rítmica, sevillanas... Agotadas, pero contentas, tras una historia de Buenas Noches nos fuimos a descansar.

El lunes 2 de marzo nos despertamos con ganas de ver esa ciudad “que tiene un color especial", Sevilla. Así que desayunamos, rezamos y subimos al autobús. Pasamos toda la mañana visitando su impresionante catedral, la más grande del mundo en extensión. ¡Qué capacidad de hacer obras de arte tan bellas ha dado Dios a los hombres!

Ojalá que nuestra alma sea una catedral aún más digna y bella para Él. No nos marchamos sin subir a la famosa Giralda, desde donde se aprecia una preciosa vista de la ciudad. Después fuimos al parque de María Luisa y a la Plaza de España, donde comimos nuestros bocatas.

campanic

Nuestra Madre siempre está atenta a todos los detalles, aunque a nosotros se nos escapen. Y es que es Ella la que realmente iba organizando y conduciendo nuestra “peregri-convivencia”. Teníamos la ilusión de visitar a Sta. Ángela de la Cruz, pero no sabíamos si nos dejarían pasar a ver su museo. ¡No caímos en la cuenta de que el 2 de marzo es precisamente la fiesta de esta santa y la única fecha del año en la que el museo está abierto todo el día! Pudimos ver las reliquias de Sta. Ángela, incluyendo la tarima de madera donde ella dormía y en la que murió. En la capilla rezamos delante de su cuerpo incorrupto.

Y éste no fue el único regalo: cuando llegamos allí, tuvimos que esperar muy poco tiempo en la cola, mientras que cuando salimos del museo la cola ya se extendía a lo largo de toda la calle. ¡Gracias, Mamá!

De ahí, contentísimas, fuimos a saludar a la Macarena, en cuya iglesia tuvimos la celebración de la Misa y entramos a visitar el museo, que alberga hermosos pasos y ornamentos.

En la reunión que tuvimos esa noche compartimos nuestras experiencias y comentamos todo lo que habíamos recibido durante esos días. ¡Verdaderamente el Señor y Nuestra Madre la Virgen se han volcado con nosotras!

campanic2

Al día siguiente, tras asistir a Misa en una parroquia de Alcalá y antes de emprender el viaje de regreso, tuvimos un juego en los alrededores del santuario de la Virgen del Águila. Al término del mismo, las chicas recibieron un pequeño escudo con su foto y su nombre como recuerdo de nuestro viaje. Para comer, las señoras del Hogar nos prepararon un delicioso banquete que degustamos con gran satisfacción. ¡Gracias a todas! Con el estómago y el alma llenos, nos despedimos y emprendimos el viaje de vuelta a Macael. La alegría nos hizo cantar durante casi todo el viaje, aunque alguna no pudo resistirse a dar una cabezadita.

Todas nosotras hemos experimentado en esta "peregri-convivencia" cómo Nuestra Madre nos mima. Esperamos no olvidar lo que hemos recibido y dejar que las semillas que el Señor y Nuestra Madre han plantado en nuestros corazones durante estos días den fruto abundante. ¡Olé!

¡Nuestra Señora del Carmen, Reina y Madre Nuestra, bendice nuestra “peregri-convencia”!

Ver álbum de fotos

 

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo