Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Noticias 2015

Quien a Dios tiene...

campamento ecuador

Peregrinación a Ávila del grupo del Hogar de la Madre de Sevilla, del 10 al 12 de abril de 2015.

Con motivo del año jubilar teresiano que conmemoramos en 2015, y dado que Santa Teresa es una de nuestras grandes protectoras, el Hogar de la Madre de Sevilla ha querido aprovechar la ocasión para viajar a Ávila del 10-12 de abril.

Empezamos la peregrinación el día 10 muy temprano, pues salimos de Alcalá de Guadaíra, nuestro pueblo, a las 8 de la mañana, rumbo a Arenas de S. Pedro, provincia de Ávila. Todos estábamos llenos de ilusión e intenciones. Para empezar la excursión bajo la protección de Nuestra Madre, rezamos las oraciones de la mañana y las Laudes. El viaje se nos hizo corto, porque aprovechamos para hablar, contar chistes, rezar el rosario, cantar y escribir una sevillana para compartirla con todos los demás al día siguiente en Ávila.

avilasevilla

Llegamos a nuestro destino a las 2:30 de la tarde, justo para comer. Las hermanas Alcantarinas Franciscanas nos acogieron con mucha amabilidad en la casa donde íbamos a pasar la noche. Tras sacar la abundante comida que llevábamos, intentamos darnos prisa en comer, pues nos esperaban las madres Carmelitas Descalzas del mismo pueblo para recibirnos a las 4:30.

A su convento fuimos andando y llegamos muy ilusionados, porque para muchos era la primera vez que hablaban con carmelitas. Estuvimos con ellas algo más de media hora. Nos cantaron una canción y nos transmitieron la paz y la alegría de Dios. También tuvieron con nosotros el generosísimo detalle de regalarnos unas cruces hechas por ellas mismas, con el letrero: “Quien a Dios tiene nada le falta. Teresa de Jesús”. Con el corazón puesto en Dios nos despedimos de ellas y entramos en la capilla, donde rezamos unas oraciones para ganar la indulgencia.

avilasevilla

Al salir, nos montamos en el autobús para dirigirnos al Santuario de S. Pedro de Alcántara, que es un monasterio franciscano. Nos recibió un padre que nos guió por todo el museo y nos llevó a las ermitas donde habitó S. Pedro de Alcántara. Al final de nuestro recorrido, celebró Misa en la capilla para nosotros y nos dio a venerar la reliquia del santo. Después volvimos a la casa de las Alcantarinas para cenar. A continuación, los que quisieron salieron a dar un paseo para conocer el castillo del pueblo.

Al día siguiente, desayunamos y nos dirigimos a Ávila. Por el camino hicimos una parada en un sitio precioso desde donde se veía la calzada romana, y divisamos una manada de cabras montesas. A las 12 llegamos al Monasterio de la Encarnación en Ávila, donde nos reunimos con el padre Rafael, algunas Siervas y Siervos, laicos y jóvenes del Hogar de la Madre. Allí visitamos el museo de la Santa, que conserva sus reliquias y algunos escritos, ropa y objetos usados por ella. Al salir del museo, tuvimos la gracia de entrar en la capilla de la trasverberación donde rezamos y el padre nos dirigió unas palabras.

avilasevilla4

A continuación, volvimos al autobús para dirigirnos a la ermita de la Virgen de Sonsoles, patrona de Ávila, donde comimos compartiendo lo que cada uno llevaba y pasamos una tarde maravillosa. Cuando terminamos de comer, algunas chicas y señoras se pusieron a bailar, y cantamos la sevillana que habíamos escrito para la ocasión. Después recogimos las cosas y entramos en la ermita para rezar el rosario todos juntos.

Después nos encaminamos de nuevo a la ciudad de Ávila para celebrar la misa en la capilla primitiva del convento de San José. Aunque nos metimos en ella muy apretados, porque era pequeña, fue una experiencia preciosa. Al término de la misma, nos despedimos del resto del grupo, que se tenía que marchar. Nosotros nos dirigimos a nuestro alojamiento. Allí cenamos y después, quien quiso, salió a conocer un poco más la ciudad.

sevilla avila

El último día, domingo de la Divina Misericordia, desayunamos y fuimos a visitar la casa natal de Santa Teresa, donde tuvimos la gracia de oír misa. Visitamos también el museo que hay en el mismo sitio, donde conservan un dedo de Santa Teresa y otras reliquias suyas. Luego entramos a la Catedral de Ávila para conocerla. A continuación, nos dirigimos a Alba de Tormes, donde encontramos un sitio ideal para comer a la sombra.

Como se nos escapaba el tiempo, tuvimos que ponernos en camino para regresar a casa. En el autobús, recordando el viaje con los ojos de la fe, dimos gracias a Dios por todo lo que habíamos vivido y rezamos el rosario. A continuación encendimos el micrófono para que, quien quisiera, pudiera compartir su testimonio, y al final hablamos todos. Nos dimos cuenta de cómo realmente nuestra Madre está entre nosotros y cómo ella había planeado el viaje. Al hacer la parada de descanso, nos reunimos para contar nuestras experiencias, incluido el conductor del autobús. Nos reíamos con lágrimas en los ojos. A las 11 de la noche, llegamos a nuestro querido pueblo de Alcalá de Guadaíra con el corazón y el alma llenos de gracia y de alegría.

Ver álbum de fotos

 

Hermana Clare

Hermana Clare

«Solo una pregunta. ¿El Señor lo quiere?»

Carolina Aveiga (Ecuador): A la Hna. Clare le dolía realmente cuando alguien no hacía la voluntad de Dios, porque amaba al Señor y también...

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo