Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Noticias 2015

Un regalo para Ella

rosarioalcala

Rosario de antorchas en Alcalá de Henares (Madrid), España el 2 de mayo de 2015, víspera del día de la madre.

Recién llegadas las Siervas del Hogar a Alcalá de Henares, Jesús nos pidió hacerle un regalo sorpresa a la Virgen: un rosario de antorchas en la víspera del día de la madre. Nos decían: “Estáis locas, pero si es puente, no va a haber nadie, tenemos poco tiempo para darlo a conocer”....¡Perfecto!, así el Señor tendrá que mover los corazones. Lo más difícil va a ser conseguir que no se chiven y que sea de verdad un regalo sorpresa para Ella. Teníamos tanta ilusión por sorprender a Nuestra Madre que no nos importaba pensar que pudiéramos encontrarnos las seis siervas solas el día del rosario, con las velas en las manos, de paseo con Ella por las calles de Alcalá. Recibimos entonces un empujón de nuestro Obispo: “Adelante, hacedlo tal y como vosotras sois”.

rosarioalcala4

Un sacerdote estupendo nos ofrece unas andas y una imagen de la Virgen Inmaculada. ¿Quién hace el chocolate?: las señoras que trabajan en el seminario, ¡fenomenal!. Así que preparamos unas hojitas con la información del rosario y nos echamos a la calle a invitar a todo el mundo. Dos de las hermanas, al regreso de la universidad, preguntan en una floristería si quieren hacer un regalo a la Virgen y llegan a casa con varios ramos preciosos.

- “¿Quieren chocolate?, en Cáritas tenemos” – nos dicen. - “Hermanas, nos mandan más chocolate desde el municipio de Cobeña” -comenta otro.

Los jóvenes de Kerygma nos dan las velas y las antorchas mientras nos dicen que desde Fátima rezarán con nosotras. Después, distintos sacerdotes se comprometen a preparar un altar y una oración.

alcalarosario3

Jóvenes majísimos llegan con sus guitarras y hasta con un chelo para formar el coro. Con un poquito de pintura restauramos la imagen de la Virgen y la dejamos guapetona. La madre de un sacerdote y una buena amiga suya empiezan a colocar las flores en las andas el día anterior. Y aunque ya estaba bien guapa, pensamos que a Ella le encantaría llevar todas las flores que le habían regalado sus hijos, así que el mismo día 2 por la mañana terminamos de remodelar las andas y de confeccionar los centros. Algunas chicas del HMJ vinieron a echarnos una mano, ¡gracias!. Después de comer empezamos a montar nuestras tulipas caseras (vasitos de plástico con un poco de tierra para que la gente no se quemara).

- “¿Cuántos hacemos?, ¿400?”. - “Vale, el resto, por si acaso hicieran falta, hay que dejarlos a mano”.

Un par de horas antes salimos a preparar los dos primeros altares. Seguimos invitando al rosario a todo el que pasa cerca de allí. Mientras nuestros músicos ensayan en la plaza de las Bernardas, algunos voluntarios reparten las velitas y los seminaristas se organizan para ayudar con la mochila de la megafonía, las andas y las antorchas.

-“Hermanas, ¿no hay más velas?”.

rosarioalcala4

¡Las nueve! Micrófono en mano, una hermana nos anima a levantar el corazón y mirar a Nuestra. Madre. Mientras cantamos “De rodillas Madre”, sale la Virgen de nuestra casa entre un pasillo de antorchas. Dejan las andas en el altar que hemos puesto en el centro de la plaza. Allí no había una estatua, estaba Ella.

-“La Virgen tiene que estar contentísima, ¿a que sí?”- nos decía emocionadísima una chica-.

Después de unas palabras de D. Juan Antonio, comienza el rosario. Contemplamos los misterios gozosos. Qué ambiente más bonito, cuánta alegría. A pesar de que había más gente sin vela que con ella, a pesar de que el sistema de megafonía no tenía alcance para tanta gente, no se vio ninguna cara de enfado, no se oyó ni una queja. Se sucedieron las avemarías, los cantos. Vamos invadiendo las Bernardas, S. Felipe Neri, el Hospitalillo, la plaza Cervantes. ¿Caminar por las aceras?, ¡imposible!.El secretario del obispo, con mucha gracia, corta el tráfico. Un grupito de niños dirige el quinto misterio. Hemos pedido a Nuestra Madre que venga, que nos visite como hizo con Santa Isabel, y realmente podemos palpar su presencia.

rosarioalcala6

En cada misterio se nos une más gente. Las madres agustinas reciben a Nuestra Madre con las campanas repiqueteando, que nos emocionan a todos. Comienzan las letanías de la Virgen Madre compuestas para la ocasión. A cada invocación respondemos: “muestra que eres Madre” y “porque eres mi Madre”. Mucha gente nos dice que la Virgen ha llegado con nosotras. El último altar está situado en la plaza de la catedral, donde hemos llevado las flores de todos los altares anteriores. Por megafonía buscamos al obispo, que está entre la multitud, y la gente se ríe. Nos da la bendición y servimos el chocolate. Los jóvenes hacen muy buen ambiente con bailes y cantos. Una ancianita nos dice que tiene tanta alegría que no quiere marcharse de allí.

El regreso de la Virgen a casa es precioso. Vamos las seis hermanas con los jóvenes y dos sacerdotes: D. Francisco y D. Julio, que nos dan la bendición juntos. Vaya, parece que nadie quiere despedirse de Ella. Le cantamos “buenas noches, María” mientras metemos su imagen en casa. Antes de que se marchen, damos a cada uno un clavel de los que han estado a los pies de la Virgen para que se lo lleven a sus madres. Tenemos mucha alegría por lo que hemos vivido.

Ver álbum de fotos

 

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo