Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Noticias 2015

A la conquista de las almas

campamacael1

Campamento de verano para chicas, del 20 al 26 de julio de 2015, Lubrín, Almería (España).

Un año más, esta vez en Lubrín (Almería), 44 chicas procedentes de Macael, Almería, Fines y Purchena, junto con 5 Siervas, hemos podido disfrutar de 7 días llenos de alegría, de entrega, de emociones y de acercamiento al Señor y a Nuestra Madre.

El tema del encuentro fue: “A la conquista de las almas”. Las chicas se dividieron en cinco unidades: una de pequeñas y cuatro de mayores. Cada mañana, en las oraciones delante del mástil, se les hablaba de la vida de un santo procedente de cada uno de los cinco continentes y se les pedía que ofrecieran todas las cosas de ese día por ese territorio, por el bien de sus almas. Y se les daba un grito de guerra: ”Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía. Mirad a lo alto”.

campamacael5

Tuvimos la inmensa gracia de disponer de una capilla con el Santísimo, lo que nos permitió hacer diariamente un rato de oración delante del Señor, que es quien puede cambiar los corazones. Las hermanas daban los puntos de meditación siguiendo todos los pasos de la vida del Señor, y después teníamos unos minutos de oración personal.

Con las pilas cargadas, disfrutábamos de intensas jornadas con juegos de agua (a cual más ingenioso), yincanas por la conquista de las almas, manualidades, reuniones impactantes para reflexionar, cargos, misiones en el pueblo cercano, marchas, y el momento central: la Eucaristía diaria celebrada por D. José Rubén, párroco de Lubrín. Desde aquí queremos dar las gracias a D. José Rubén por facilitárnoslo todo y por su disponibilidad para la confesión de las chicas.

La novedad de este año fue una estupenda piscina, que aunque era pequeña y solo podía ser utilizada por una unidad a la vez, nos permitió afrontar el intenso calor de las tierras andaluzas y hacer más divertidos los juegos.

Dos momentos especiales a destacar durante el campamento fueron la misión en el "Pocico" y la entrega de los denarios, realizados por las hermanas con todo su cariño para cada una de las acampadas.

campamacael6

El jueves 23, después del desayuno y tras unas pequeñas orientaciones sobre qué decir, las chicas mayores salieron andando camino del Pocico, una zona de cortijos cercana al campamento (a dos kilómetros de distancia), para ir casa por casa invitando a la gente a rezar el rosario esa misma noche, llevando en procesión una imagen de la Virgen. Para sorpresa de las chicas, las recibieron con mucho cariño y quedaron con todos a las 21:45. Durante ese día, hicimos los preparativos para que la procesión saliera lo mejor posible: fabricamos unas andas con sillas rotas, cuerdas y tela; llevamos flores y un estandarte con la imagen de la Virgen; y colocamos papeles en las velas para que no gotearan cera. Después de una cena tipo pícnic, salimos caminando y haciendo viajes en el coche para llegar cuanto antes al pueblo, donde la gente nos esperaba en la plaza, limpiada para la ocasión. Paseamos a la Virgen por la calle principal, parándonos en las casas de los enfermos y de la gente que salía a vernos, y al son de canciones y vivas a la Virgen, se nos llenó a todos el corazón de alegría. Para la gente del pueblo fue un día que no van a olvidar; emocionados, nos decían que les habíamos traído el recuerdo de los tiempos en los que los misioneros populares iban por allí.

Cuando regresamos al campamento, las chicas estaban flotando de alegría y pidieron pasear a la Virgen cantando por delante de la casa. Las hermanas metimos a la Virgen en andas a la capilla, donde cantamos la Salve antes de acostarnos, con el corazón lleno de agradecimiento a nuestra Madre, que se había hecho tan presente ese día.

El otro momento especial del campamento fue la entrega a cada una de las chicas de un denario con el que se comprometían a esforzarse en vivir la virtud de la pureza, consagrando su corazón a la Siempre Virgen.

campamacael7

En la asamblea final, alguna de las chicas dio las gracias porque este encuentro había supuesto para ella recuperar la fe, descubrir qué cosas tenía que cambiar y tomar la decisión de esforzarse por vivir su vida cristiana con seriedad.

Felices por los días que pasamos juntas y con lágrimas en los ojos por la inminente despedida, celebramos el último fuego de campamento con actuaciones que nos hicieron reír a todas. Tras la entrega de premios, las hermanas les dimos las últimas recomendaciones para que fueran buenas.

Deseamos que el tiempo pase pronto y podamos vivir de nuevo un campamento como este el año próximo. ¡Gracias al Señor y a la Virgen por todo! En el Hogar de la Madre os esperamos a todas aquellas que queráis tener una experiencia inolvidable.

Hermana Clare

Hermana Clare

La Hna. Clare sigue siendo uno de los «Santos de la puerta de al lado»

Hace un año que la Hna. Clare fue invitada a formar parte de la exposición «Jóvenes testigos de la fe. Santos de la puerta de al lado»....

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo