Menu

NoticiasNoticias del Hogar de la Madre

Categoría: Agosto

EEEjercicios espirituales para laicos en Valencia (España), del 26 al 30 de agosto de 2015.

¡Qué buena forma de acabar el verano! Del 26 al 30 de agosto, un buen grupo de laicos hemos tenido la oportunidad de participar en los ejercicios espirituales que tenían lugar en el convento de las Siervas en Torrente (Valencia). Acudió gente de toda la geografía española: desde Sevilla hasta Toledo, pasando por Vitoria, e incluso desde Francia; de todas partes veníamos con ganas de encontrarnos de modo especial con el Señor.

Algunos matrimonios pudieron organizarse para acudir los dos juntos, otros dejaron a los niños con la idea de turnarse en la siguiente tanda. Había también algunas jóvenes del HMJ y otras personas de mayor edad. Era muy bonito ver la diversidad de personas, todas con un mismo corazón y muchas ganas de aprovechar de veras estos días.

EE

Tras la cena de bienvenida, se nos dieron las indicaciones pertinentes y ya comenzamos a vivir el silencio. Sin él no es posible el debido recogimiento para entrar en conversación con el Señor. Animaba mucho ver cómo se vivía por parte de todos, y cómo unos y otros hacían lo posible por evitar posibles distracciones.

Hemos tenido la suerte de estar atendidos por dos sacerdotes. El Padre René, recién ordenado, y el Padre Juan. Ambos nos iban dando los puntos de meditación en cuatro pláticas diarias, sobre los que luego cada uno meditaba ante el sagrario. Siguiendo las pautas de los ejercicios de San Ignacio de Loyola, nos hablaron del pecado, del infierno, del discernimiento de espíritus, de la Encarnación y de la Pasión de Nuestro Señor, de la humildad, de la Eucaristía…; todos ellos temas centrales de la vida del cristiano.

En los ratos de oración personal íbamos aprendiendo del Señor y llenándonos de su presencia. El tiempo pasaba volando y, aunque nos parecía que no hacíamos nada durante el día, por la noche estábamos reventados.

EE

Vinieron cuatro hermanas a atendernos. Nos cuidaron de maravilla, cocinando con esmero y atendiendo todas nuestras necesidades, para que no tuviéramos que descentrarnos de los ejercicios. Durante las comidas, escuchábamos un audio sobre la vida de Edith Stein, francamente interesante. En los tiempos libres salíamos a rezar por el jardín y la huerta, o bien acompañábamos al Señor en la capilla para que nunca estuviera solo.

Al terminar estábamos todos muy contentos, llenos de ganas de volver a nuestra rutina, pero con nuevas fuerzas para vivirla cada vez más cerca de Dios. Algunos comentaron que les había ayudado mucho hacer los ejercicios como matrimonio, ya que compartir esos días de silencio y oración les había unido mucho como pareja. Otros afirmaban que había sido para ellos una buena experiencia. Alguno comentó con gracia que, al principio, se planteó salir corriendo, pero luego fue entrando en oración, y ahora estaba feliz de haber seguido hasta el final.

Francamente, ha sido la mejor forma de terminar las vacaciones y de empezar el nuevo curso, y recomendamos a todo el que pueda, que se apunte a los ejercicios de diciembre, porque, de verdad, vale la pena.

Ver álbum de fotos

 

 

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo