Menu

Noticias 2016

Encuentro de Semana Santa en Roma

semana santa roma 1Encuentro de Semana Santa para chicas en Roma (Italia), del 23 al 27 de marzo de 2016.

En la casa de las Siervas del Hogar de la Madre de Roma hemos celebrado un encuentro de Semana Santa en el que han participado cuatro siervas y seis chicas; cuatro eran de Estados Unidos y dos de Pakistán. A pesar de ser un grupo pequeño, podemos decir que el encuentro ha dado grandes frutos.

Todo empezó el Miércoles Santo a las 7 de la tarde con una misa oficiada por el P. Benedikt, un sacerdote alemán que se ofreció para celebrar en inglés, ¡todo muy internacional! El Jueves Santo nos levantamos pronto para asistir a la Misa crismal en San Pedro, con el Papa. Tenemos que decir que todos los días pudimos ver al Santo Padre y que las entradas más difíciles de conseguir, las de la Vigilia Pascual y la Misa crismal, las obtuvimos gracias a un seminarista de la congregación “Familia de María”, ¡Dios se lo pague! La misa crismal fue muy bonita, para algunas de las chicas era la primera vez que asistían a una.

Después volvimos a casa para tener la primera de nuestras charlas que, a diferencia de las de los demás encuentros HM celebrados en otras partes del mundo, no trataron sobre el sacerdocio, sino que estaban dirigidas a ayudar a las chicas en su vida espiritual.

semana santa roma4En la primera charla hablamos sobre el defecto dominante en cada persona y el examen de conciencia como medio para conocernos y vernos como Dios nos ve, y fue pronunciada por la Hna. Mª Luisa. La segunda charla fue acerca de los tres enemigos del alma y su combate, explicada por Hna. Kristin M. La tercera, sobre el discernimiento de espíritus según S. Ignacio, a cargo de la Hna. Kristen.

El jueves por la tarde, después de hacer un buen examen de conciencia, fuimos a confesarnos a la Basílica de San Pedro y a participar en la Misa in Coena Domini con el Cardenal Comastri, arcipreste de la Basílica. Concelebraron con él varios cardenales, algunos obispos y muchísimos sacerdotes; fue impresionante. En el lavatorio de los pies, los trabajadores de la Fábrica de San Pedro son los encargados todos los años de ocupar el lugar de los apóstoles.

Después de la celebración, participamos en la procesión solemne con el Santísimo, y las cuatro hermanas, por ser religiosas, pudieron entrar en la capilla junto con un reducidísimo número de fieles, un regalo del Señor. A continuación, fuimos visitando los Monumentos preparados para el Santísimo en las distintas iglesias de Roma. Nos gustó especialmente el de Santa Maria dell’Orto, en Trastevere, que era precioso, con más de 100 velas encendidas en honor al Señor.

Una vez en casa, tuvimos la cena pascual judía recordando la Última Cena del Señor, y enseguida fuimos a acompañar al Santísimo con un tiempo de adoración y turnos durante toda la noche.

semana santa roma2

El Viernes Santo pasamos la mañana en casa y tuvimos oración, la segunda charla y una reunión. Después de comer, vimos la película de "La Pasión de Cristo", que nos preparó para vivir los Oficios en la Basílica de San Juan de Letrán. La providencia quiso que fuéramos de los poquísimos fieles que durante la celebración pudimos venerar la Cruz de Nuestro Señor, pues siempre hay tanta gente que se hace al final. Desde allí nos fuimos directamente al Coliseo para participar en el viacrucis con el Santo Padre y, mientras esperábamos, cantamos algunas canciones en varios idiomas en honor a la Dolorosa.

El Sábado Santo por la mañana acompañamos a Nuestra Madre en la oración y, después de la charla, vimos un documental sobre la Sábana Santa, esta preciosa reliquia que sigue siendo de gran interés en el mundo científico. Después comimos rápido para estar cuanto antes en la cola para entrar en la Vigilia Pascual y, gracias a eso, pudimos conseguir un sitio excelente desde donde seguir muy bien la celebración. Quisimos estar en ella porque tres Siervos, el Hno. Luke, el Hno. Benjamin y el Hno. Nicolás, servían como acólitos, ¡qué honor! Mons. Marini les confió cargos delicados e importantes: sostener el libro litúrgico y el micrófono ante el Santo Padre, y custodiar su báculo. Fue muy emocionante seguir todos sus movimientos tan cerca del Papa. La familia del Hno. Nicolás también pudo asistir, pues viajaron desde Canadá y Colombia para estar presentes en esta celebración.

Después de la alegría de la Resurrección, tuvimos un festival con chocolate y colomba, el tradicional dulce italiano de Pascua.

Al día siguiente nos dimos un nuevo madrugón para conseguir sitio en primera fila en la misa con el Santo Padre y la bendición urbi et orbi. El Papa pasó por toda la plaza en el papamóvil, saludando a los fieles. Luego volvimos a casa para tener una estupenda comida de Pascua, a la que invitamos a otras tres chicas con las que compartimos las intensas actividades de nuestro encuentro y la experiencia espiritual de estos días.

¡Benditos sean el Señor y Nuestra Madre por todas las gracias recibidas!

semana santa roma3

Testimonios:

Estamos muy agradecidas a las Siervas por ofrecernos la oportunidad de pasar la Semana Santa con ellas, nos han hecho sentir muy a gusto en su casa. Allí tuvimos momentos de oración y meditación, y también participamos de los Oficios de Semana Santa en la Basílica de San Pedro, con el Papa. Ha habido muy buen ambiente y ha sido una estupenda oportunidad de conocer a otras chicas de diferentes nacionalidades. Que Dios nos bendiga a todas.

-Sehrish and Komal (Pakistán)

Me han pedido contar mi experiencia con las hermanas durante el encuentro de Semana Santa que tuvimos aquí en Roma. Sin duda es algo difícil, porque, aunque tuviera disponibles todas las páginas del mundo para poder escribir, no sería capaz de resumir lo vivido estos días. En primer lugar, porque para una chica católica es muy especial pasar la Semana Santa en Roma. Después, porque estar con las hermanas ha sido increíble, ya que tienen un trato muy cercano y se nota que aman de verdad a Dios y a la Virgen. Además, ¡tienen una habilidad especial para coger el mejor sitio en todas las celebraciones del Papa! Me han ayudado mucho a entrar en esa profundidad que sabía que existía, pero a la que no sabía llegar. Estoy muy agradecida a Dios que en su gran generosidad me ha concedido el regalo de poder estar con las hermanas en ese retiro. Sin duda he encontrado la belleza de la Iglesia Católica, he experimentado más el amor de Dios y su llamada para que seamos totalmente suyos, consagrados en la verdad.

-Katherine O’Donnell (Estados Unidos)

Hermana Clare

Hermana Clare

La Hna. Clare y los cristianos perseguidos

Karolina Vera : La Hna. Clare estaba viviendo como una verdadera cristiana, muriendo a sus gustos y apetencias. Me dijo que teníamos una gran responsabilidad de rezar por nuestros hermanos los cristianos perseguidos.

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo