Menu

Noticias 2016

Campamentos de chicas en EEUU 2016

florida1Campamentos para chicas en Georgia y Florida (Estados Unidos), del 23 al 31 de julio y del 1 al 7 de agosto de 2016.

Este verano he podido asistir a los dos campamentos que el Hogar de la Madre ha tenido aquí en Estados Unidos, uno en Georgia (para chicas mayores) y otro en Florida (para niñas más pequeñas). Al campamento de Georgia asistieron 23 chicas de edades entre 14 y 20 años, la mayoría de ellas de Florida. A mí me encanta el senderismo y las marchas en las montañas, y sabía que tendríamos muchas en ese campamento.

Fuimos en coche desde Jacksonville y llegamos al sitio donde íbamos a quedarnos durante la semana. El sitio era muy bonito, casi parecía un hotel, pero pudimos compesar esas comodidades con las difíciles marchas por las montañas. Al ver la naturaleza en medio de las montañas no podíamos sino dar gracias a Dios por todo lo que Él ha creado. Nuestra primera marcha era la de “Blood Mountain”, que tiene fama de ser una marcha bastante dura. Pero es una de mis favoritas, por ser todo un reto y por las vistas y el paisaje que tiene. Incluso tuvimos un encuentro con una serpiente cascabel en el sendero. Llegado el atardecer empezó a llover, lo que hizo que todos los colores y la belleza del paisaje brillaran aún más. Fue impresionante.

florida2El día siguiente hicimos una marcha en "Tallulah Falls", otra de mis favoritas. Es un desfiladero de una profundidad de 1000 pies y tiene una roca por la que puedes deslizarte. Me encanta esta marcha porque es una oportunidad muy buena para que nos ayudemos unas a otras a cruzar el río atravesando unas piedras en medio del agua. Era impresionante ver a las hermanas, con su hábito y el calor, animando a las chicas sin quejarse ni una sola vez de las incomodidades.

Durante la semana hicimos marchas a distintos sitios: a cascadas, montañas, etc. Estábamos felices haciendo cualquier actividad que tuviéramos entre manos: jugando, rezando, cantando, comiendo, nadando. Pudimos centrarnos y vivir en el momento presente, y todas agradecimos el descanso que suponía eso en nuestras vidas, normalmente tan atareadas y dispersas. Era un motivo de paz para todas nosotras.

florida5

Tuvimos misa diaria, tiempo de adoración y charlas de las hermanas. La capilla estaba encima de una colina. Cada vez que subíamos allí era como escapar de las cosas bajas y terrenas para irnos a contemplar cosas más altas (literalmente). Yo saqué mucho provecho de los puntos de meditación y el tiempo de oración, y de las homilías durante las misas. Cada día se nos presentaban nuevas ideas y retos, y durante las marchas tuvimos tiempo para ir pensando sobre todo lo que habíamos escuchado.

Fue una semana para encontrase con la verdad clara. Entre el tiempo en la capilla, la oración y la naturaleza tuvimos muchos momentos para meditar y pensar. Varios temas que surgieron mucho durante la semana fueron: la necesidad de la conversión y la necesidad de tomar decisiones importantes en nuestras vidas. Recibimos muchas bofetadas espirituales, pero todo fue para nuestro bien y para hacernos crecer en nuestra vida espiritual. En los dos campamentos hablamos mucho de la Hna. Clare y de las candidatas que murieron en el terremoto de Ecuador. Cada día aprendimos cosas de una chica distinta y hablamos de sus virtudes y de su ejemplo de vida. Nos impresionó mucho todo lo que nos enseñaron de ellas.

florida3

El lema del campamento en Georgia fue: “Prefiero el paraíso”, que era el lema de vida de Valeria (una de las chicas que murió), y el lema del campamento de Florida fue: “Tengo prisa por ser santo”, palabras de Sto. Domingo Savio, que murió a los quince años.

En el campamento de Florida no había montañas, pero estábamos igual de cansadas cuando llegó a su término. A este campamento asistieron unas 50 chicas de 7 a 14 años, y ¡tenían tanta energía que nos agotaron a todas! Esta vez yo era monitora y salvavidas en vez de acampada, y estaba encargada de un grupo de chicas de 13 años. Intenté ser una buena monitora y aprendí que no es nada fácil. Tenía que estar muy por encima de mí misma para no quejarme del calor, del cansancio, de las cucarachas en la tienda o de cualquier cosa que fuera un poco molesta. Nuestro fin en los campamentos es que las chicas se superen en estas cosas pequeñas, entonces, era necesario que yo les diera un ejemplo a seguir. No fue fácil, pero disfruté de ello.

florida4

Los juegos, la oración, los baños en los lagos, la misa diaria, etc.; todo fue genial. Era bonito ver a las chicas abrirse a la gracia de Dios. Sacaron mucho de las charlas de las hermanas y aprovecharon bien el tiempo de la oración. Algunas chicas incluso se me acercaron para pedir consejo sobre distintas cosas. Es asombroso lo que una chica de 11, 12 o 13 años te puede decir, y todo lo que te puede enseñar. Por eso me encanta ser monitora, porque en parte tienes que ser tú un ejemplo para que las chicas pueden aprender de ti, pero, a la vez, aprendes mucho de las chicas. Es bonito ver a tantas niñas de situaciones tan variadas venir al campamento para hacer buenas amigas y crecer espiritualmente. No importa cómo sea su situación familiar, en los campamentos pueden encontrar la felicidad y el amor de Cristo, el buen consejo de las hermanas y de los sacerdotes, y amigos de verdad.

Entre los juegos y el silencio de la oración, todas sentimos la necesidad de espabilar y empezar a hacer las cosas como Dios nos está pidiendo. Los dos campamentos fueron una experiencia muy buena para mí y, ahora, lo que toca es poner todo lo aprendido en práctica.

-Por Clare Hernández

Ver álbum de fotos del campamento en Georgia

Ver álbum de fotos del campamento en Florida

Hermana Clare

Hermana Clare

Aniversario votos perpetuos de la Hna. Clare

El 8 de septiembre de 2010 la Hna. Clare María de la Trinidad y del Corazón de María firmó su definitivo «cheque en blanco» a nombre de...

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo