Menu

Noticias 2016

Todo para la gloria de Dios

chicosgeorgia1Campamento de verano para chicos en Blairsville, Georgia (EEUU), del 23 al 30 de julio de 2016.

Comenzamos el campamento con una nota muy positiva, con una visita a Rod Nobrega, el padre del padre Matthew Nobrega, Siervo del Hogar de la Madre. Rod estaba en el hospital en estado inconsciente después de sufrir un ataque de ansiedad que lo puso en estado de coma hace ya tres meses. Antes de llegar al campamento, nos reunimos en la parroquia de "La Asunción", en Jacksonville, para tener la misa con los chicos y sus familias. Por providencia de Dios, después de salir de Jacksonville, el P. Joseph, el P. Peter, Delores y yo pudimos parar a mitad de camino en Atlanta para dar la unción de los enfermos a Rod, justo diez días antes de su fallecimiento. Faith, la señora Nobrega, estaba viviendo esta difícil situación con mucha fuerza de parte del Señor, ya que estuvo allí a su lado, consolándolo durante los últimos tres meses de su vida. Después de recibir la noticia, durante el campamento de los chicos en Florida, de que el señor Nobrega había fallecido, pudimos acompañar al P. Matthew al funeral un poco después del final del campamento.

El tema de este año para ambos campamentos fue: “Todo para la gloria de Dios”, inspirado en la muerte de la Hermana Clare y las cinco candidatas en el terremoto del 16 de abril en Ecuador. Después de un Encuentro de Semana Santa en Playa Prieta, el sacerdote felicitó a la Hna. Clare por lo bien que estuvo la música en la liturgia. Ella, humildemente, respondió: “Todo para la gloria de Dios”. Todos los días, durante la exposición del Santísimo Sacramento, había una meditación centrada en una de las hermanas que murieron en el terremoto. Los sacerdotes y yo compartíamos una breve biografía de sus vidas y desafiábamos a los chicos y a nosotros mismos a seguir su ejemplo. Una meditación memorable, que realmente ayudó mucho a los chicos a rezar, fue cuando P. Peter leyó una carta de Jazmina a su amiga que contenía frases como estas: “Cuando tu corazón no arda de amor, muchos morirán congelados. [...] Piensa en todo lo que Dios te ha dado hasta ahora. ¿Y tú, le has dado algo a cambio?”.

chicosgeorgia2

La adoración y la misa al aire libre, rodeados por la naturaleza, fue una de las cosas que los chicos disfrutaron más durante el campamento, así como todas las excursiones y deportes que jugaron.

Este año, catorce chicos asistieron al campamento de Georgia. También tuvimos tres adultos que ayudaron a cocinar y dieron atención médica a los chicos. Fue un gran grupo de voluntarios: Kevin Hernández, Steve Paglioca y Mike Miller. También Rich Dittus, hermano del P. Peter, vino por un par de días para ayudar con la música en la liturgia.

Hicimos marchas a las cascadas todos los días con los chicos. Llegamos de noche y al día siguiente descubrimos High Shoals Falls Trail, que tenía dos preciosas cascadas. En una de ellas se pudieron bañar y nadar, y en la segunda rezamos el rosario. La marcha más difícil para los chicos fue la del Panther Creek Trail, que fue una caminata de seis millas y, a mitad de camino, había una cascada donde los chicos pudieron nadar. Y, por supuesto, no podíamos perder la oportunidad de ir a Tallulah Falls, con la roca de deslizamiento. Los chicos disfrutaron de las magníficas vistas, saltando de roca en roca, deslizándose por la cascada y subiendo por los innumerables escalones para así terminar la caminata.

chicosgeorgia3

Hubo charlas de formación con el tema principal: “Dos tipos de persecución: la de Oriente y la de Occidente”. Las charlas se centraron en la ideología de género, la Nueva Era, yoga y espiritismo, la separación entre Iglesia y estado y, el último día, lo dedicamos a la Iglesia perseguida. Los campistas manifestaron interés en los temas de la Nueva Era y se quedaron sorprendidos y disgustados por las creencias panteístas, donde el hombre ya no es una criatura, sino que se pone en el centro como si fuera Dios.

Los chicos durmieron por equipos en tiendas y, un día, una lluvia muy fuerte los sorprendió al volver de una marcha. Las tiendas estaban empapadas, al igual que algunas de sus ropas y sacos de dormir. El Señor les estaba enviando una prueba para que pudieran ofrecer ese pequeño sufrimiento.

Una de las reflexiones más profundas del campamento que uno de los chicos compartió fue: “Me he dado cuenta de que he estado pidiéndole a Dios todo, pero yo nunca le he dicho gracias”. La última noche, un chico entró en el Hogar de la Madre de la Juventud y otros tres renovaron sus compromisos. Damos gracias a Dios por el campamento de Georgia y esperamos que los chicos rieguen la semilla que ha sido sembrada en sus corazones en el campamento.

- Por el Hermano Ben, S.H.M.

Hermana Clare

Hermana Clare

Aniversario votos perpetuos de la Hna. Clare

El 8 de septiembre de 2010 la Hna. Clare María de la Trinidad y del Corazón de María firmó su definitivo «cheque en blanco» a nombre de...

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo