Menu
Categoría: Octubre

JPII1Retiro para chicas de instituto en Jacksonville, Florida (Estados Unidos), del 21 al 22 de octubre de 2016.

Celebramos la fiesta de san Juan Pablo II, protector y patrón del Hogar de la Madre, por todo lo alto aquí en Jacksonville, Florida. Decidimos organizar un retiro para chicas de instituto, ya que uno de los amores más grandes de Juan Pablo II era precisamente la juventud. Las chicas llegaron hacia las 6 de la tarde y, a pesar de ser un grupo variopinto de chicas, se integraron muy bien y se hicieron amigas entre ellas. Después de la cena tuvimos exposición del Santísimo y, gracias a un amigo nuestro sacerdote, las chicas pudieron confesarse durante la hora santa. Se confesaron casi todas y pudimos comenzar así el retiro con buen pie.

Después de la hora santa y las confesiones tuvimos un fuego de campamento, lo cual era de agradecer, ya que la temperatura en Jacksonville había bajado a 15º centígrados. Las chicas pudieron tostar nubes en el fuego y pasar un rato bonito hablando entre ellas. Antes de irnos a dormir, hicimos un juego de noche y terminamos rezando completas.

JPII2

El día siguiente comenzamos con lo más importante, la Eucaristía. Luego no podía faltar el alimento corporal y paramos para desayunar. Después rezamos laudes y comenzamos nuestra aventura. Fuimos a un parque nacional en Osceola y Juan Pablo II quiso que tuviéramos todo el parque y playa para nosotras solas. Mientras algunas hermanas preparaban el fuego para la barbacoa, las chicas y las demás hermanas jugaron al fútbol y fueron en las canoas, algunas incluso se atrevieron a meterse en el agua para nadar. Llegada la hora de la comida, las chicas estaban hambrientas; cansadas pero muy contentas. Después de comer tuvimos una reunión sobre algo que dijo Juan Pablo II en la JMJ de 2000 en Roma:

“En realidad, es a Jesús a quien buscáis cuando soñáis la felicidad; es él quien os espera cuando no os satisface nada de lo que encontráis; es él la belleza que tanto os atrae; es él quien os provoca con esa sed de radicalidad que no os permite caer en el conformismo; es él quien os impulsa a dejar las máscaras que falsean la vida; es él quien os lee en el corazón las decisiones más auténticas, que otros querría sofocar. Es Jesús el que suscita en vosotros el deseo de hacer de vuestra vida algo grande, la voluntad de seguir un ideal, sin dejaros atrapar por la mediocridad, la valentía de comprometeros con humildad y perseverancia para mejoraros a vosotros mismos y a la sociedad, haciéndola más humana y fraterna. Es él ¡Cristo!”.

JPII3

En la reunión hablamos de los deseos que todos tenemos de hacer cosas grandes con nuestras vidas y descubrimos que el deseo más grande y más importante que podemos tener es poder llegar al cielo, y merece la pena todo el esfuerzo para que se realice este deseo, mucho más que cualquier deseo puramente terreno.

El día se fue volando. Después de un paseo por el bosque, era hora de regresar a casa. Algunas chicas comentaron que había sido un descanso salir de su ambiente y poder experimentar algo distinto, una diversión limpia y pura. Otras, simplemente, resumieron el día diciendo: “¡Ha sido genial!”. Y pudimos ver en sus caras que, ciertamente, lo estaban disfrutando. Demos gracias a nuestro santo protector Juan Pablo II por enseñarnos la importancia de llevar a los jóvenes a Cristo y demos gracias a Dios por darnos a los jóvenes como nuestra misión prioritaria en el Hogar de la Madre. Que lo sepamos llevar al cabo con la ayuda de Nuestra Madre.

Ver álbum de fotos

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo