Menu
Categoría: Diciembre

GA20171Peregrinación con chicas a Georgia (Estados Unidos), del 26 al 29 de diciembre de 2016.

El día después de Navidad, las Siervas de Jacksonville junto con un grupo de nueve chicas, salimos de casa rumbo a Georgia para pasar unos días de peregrinación. Pensamos que nadie se apuntaría, pues todas las chicas a las que invitábamos tenían otras cosas que hacer. ¿Cancelamos, entonces, el viaje? Decidimos proponérselo a un par de chicas más y, en el último momento, Nuestra Madre hizo una de los suyas y escogió a las que Ella quiso que vinieran. Desde el primer, instante dijimos a las chicas que estaban allí gracias a la Virgen, y que Ella les había traído para hablarles al corazón y darles muchas gracias, por lo que debían aprovechar la oportunidad.

Y, gracias a Dios, ¡lo hicieron! Estuvimos cantando, hablando, jugando… durante todo el viaje en coche hasta llegar a nuestra destino, un pueblo cerca de Atlanta, Georgia. La primera noche cenamos y nos fuimos a descansar para poder levantarnos temprano y seguir con la peregrinación. Al día siguiente, viajamos hasta el Santuario del Santísimo Sacramento y el Monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles en Hanceville (Alabama). Este Santuario es muy bonito y tiene exposición eucarística durante el día, pues las Clarisas que viven en el Monasterio tienen este carisma de adoración con espíritu de agradecimiento.

GA20172

Pudimos asistir a Misa en la cripta donde está la tumba de la Madre Angélica, fundadora del Monasterio y de la canal católico EWTN. Luego tuvimos la gracia de hablar con el sacerdote que asistió a la Madre Angélica en sus últimos días en la tierra, y le celebró su última Misa. Nos contó cómo era la Madre y animó a las chicas a ser las santas que Dios les llama a ser, con sus talentos, con sus miserias, con su carácter, etc. Tal y como son Dios las quiere santas. Por la tarde, tuvimos un encuentro con dos de las clarisas del Monasterio, que nos hablaron acerca su orden, a qué se dedican, y respondieron a muchas preguntas que tenían las chicas. Para la mayoría de ellas era la primera vez que veían monjas de clausura. Salimos del santuario contentas y edificadas, y regresamos a Atlanta con ganas de luchar por la santidad y averiguar cuál es la voluntad de Dios en nuestras vidas.

El día 28 de diciembre tuvimos la Misa por la mañana, celebrada por un amigo nuestro, el P. Guillermo. Luego las chicas tuvieron una reunión con las Hermanas en la que hablaron de la nada de este mundo y el todo que es Cristo: “Estimo todo basura con tal de ganar a Cristo”, fue una de las frases principales y que ayudó más a las chicas. Por la tarde, fuimos a la parroquia del P. Guillermo para tener exposición al Santísimo. Por distintas circunstancias, en vez de tener una Hora Santa como pensábamos, tuvimos dos horas de oración. Las chicas vieron como una gracia poder pasar este tiempo con el Señor, y para muchas fue lo mejor de toda la peregrinación.

GA20174

Por la noche, hicimos fuego de campamento y recibimos una visita sorpresa: Álvaro Vega, un rapero católico de Nicaragua, vino a cantar un par de canciones a las chicas y nos contó su conversión. Cambió de vida leyendo Imitación de Cristo, con este libro se dio cuenta de que tenía un alma inmortal que debía salvar, y que para poder hacerlo tenía que cambiar su manera de vivir y entregarse a Dios. Ahora se dedica a usar sus talentos musicales para llevar las almas al Señor. Su testimonio fue un ejemplo vivo de alguien que ha experimentado el vacío del mundo y que ha descubierto que Cristo lo es todo.

El último día de la peregrinación, fuimos a Misa y después comenzamos el viaje de regreso a casa. En el coche pedimos a las chicas que resumieran la peregrinación con una palabra o una frase. Una de las chicas dijo que en la peregrinación “había descubierto lo que es la belleza verdadera”. Otra dijo que había sido “milagrosa”, pues el Señor había obrado milagros de gracia en su alma. Otras chicas recibieron gracias muy grandes como el estar totalmente abiertas a lo que Dios pudiera pedirles, ¡que no es poca cosa!

La peregrinación fue corta, pero muy intensa. Se notó que la Virgen estuvo presente en todo momento. Las chicas, por su parte, hicieron el esfuerzo de vivirla de tal modo que la Virgen pudiera estar a gusto entre nosotras. Fue Ella quien las eligió para este viaje y fue Ella quien nos acompañó. Por ello, le damos gracias por esta oportunidad de crecer en la fe, en la esperanza y en el amor.

Ver álbum de fotos

 

Hermana Clare

Hermana Clare

Se va a llamar Clare Maria

Laura Stinnet (EEUU): C uando ya nos dijeron que era niña, tuve un gran deseo de llamarla Clare.

Buscar

Elegir idioma

Redes sociales