Menu
Categoría: Julio

votos1Celebración de la Solemnidad de Santa María, Siempre Virgen, en Alcalá de Henares (Madrid), 2 de julio de 2017.

El pasado sábado 2 de julio, el Hogar de la Madre tuvo la inmensa alegría de celebrar por cuarta vez en su historia la Solemnidad de Santa María, Siempre Virgen, junto con la profesión de votos de las Siervas.

Muchos miembros del Hogar de la Madre, laicos, Siervos y Siervas, nos reunimos en Alcalá de Henares el sábado por la tarde para celebrar en la iglesia de las Agustinas la vigilia de la Solemnidad. Fue presidida por el P. Félix que, después de rezar vísperas, dio unos puntos de meditación, hablando del precioso don de la perpetua Virginidad de María. La vigilia se acompañó de canciones muy solemnes a cargo del coro de las Siervas. Celebramos la cena posterior en el monasterio de Loeches, cerca de Alcalá, donde nos alojamos.

votos2

Al día siguiente, domingo, antes de la celebración, aprovechamos para rezar el rosario en el claustro del monasterio de Loeches, acompañado con canciones. Después, la celebración comenzó a las 17:30 en la catedral de Alcalá. El señor Obispo, D. Juan Antonio Reig Plá, presidió la Misa, en el transcurso de la cual cinco Siervas hicieron su primera profesión y catorce renovaron sus votos. La Misa, al igual que la vigilia de la noche anterior, fue retransmitida por internet para que la siguieran los miembros del Hogar y las familias de las hermanas que no pudieron asistir. ¡Recemos para que sean fieles a la vocación a la que el Señor y Nuestra Madre las ha llamado!

votos3

En la homilía, el señor Obispo se centró en el don de la Virginidad y su significado para el mundo. Dijo que la virginidad hace de la Sierva propiedad de Dios y que esplendor de la virginidad está en dejar actuar a Dios en el alma. También que la virginidad es signo y presencia del Cielo, y que el hábito de las Siervas es un signo visible que evidencia esta virginidad. Comentó también la importancia de tener vírgenes consagradas en el mundo de hoy, tan corrompido, que solo se deja llevar por lo sensual, por el gusto. La virginidad vence todo esto porque es testimonio de la verdadera alegría; de este modo, las Siervas se transforman en pequeños sacramentos para el mundo, al que llevan a Dios donde quiera que estén. Dijo que la gente se aleja de la Iglesia, pero no se da cuenta de que la Iglesia es un lugar habitable, porque los que estamos en ella no somos perfectos, reconocemos que somos pecadores, y que es Dios el que actúa en nosotros. Por último, señaló que la entrega de estas Siervas es la evidencia de que Dios sigue actuando y tocando vidas, y que no podemos pensar que Dios está mudo y que no actúa.

Después de la celebración, nos trasladamos a Loeches, donde cenamos y tuvimos una noche llena de testimonios y canciones. Fue un día de mucho agradeciendo. Ojalá que nunca olvidemos que las vocaciones a la vida consagrada son un don muy grande para la Iglesia. Sigamos rezando para que nuestros jóvenes tengan la fuerza necesaria para responder a la voluntad de Dios. ¡Pidamos por las vocaciones!

Ver álbum de fotos


S

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo