Menu

Noticias 2017

Campamento de chicos en España

chicosesp largo

Campamento de Chicos en Piedralaves, Ávila (España), del 4 al 14 de julio de 2017.

campachicaesp1

Este año, el campamento del HMJ en su rama masculina en España lo han formado un grupo de 67 chicos, de entre 8 y 15 años, venidos de todas partes del país y del extranjero, 4 monitores, 4 cocineros, nuestro amigo el P. Higinio y 7 Siervos del Hogar de la Madre. Las instalaciones han sido una revolución. Había piscina, pistas de fútbol y baloncesto, un comedor amplio con un escenario y un parque multiaventuras. Teníamos, además, cabañas como dormitorios; una de ellas se usó como capilla.

Al sonido del silbato, los chicos corrían de una actividad a otra: consagración a Jesús y María, desayuno, adoración, piscina, comida, hacer rosarios, fútbol, Misa, cena, juegos, reflexión de “buenas noches”… Para muchos chicos era su primer campamento con el Hogar de la Madre, pero no tardaron en integrarse, siendo los primeros en la fila para la formación y participando en los juegos y demás actividades. Todos estaban llenos de vida y con ganas de disfrutar al máximo en un ambiente de familia. Hay que dar gracias especialmente a los cocineros (laicos del Hogar). Este año la comida ha sido un verdadero éxito. ¡Todos los chicos comentaban lo rica que estaba! Sin duda que esto ayudó a que lo viviéramos todo con mayor intensidad.

chicosesp2

Los primeros días estuvimos rotando con los diferentes grupos (por edades) entre el campo, la piscina y la pista. Hubo además dos días en que cayó una lluvia torrencial que no nos dejó salir fuera del comedor. Así que nada, maratón de los vídeos de Catholic Stuff, concierto del P. Lucas con su armónica, teatros, testimonios, etc. Aprovechamos para hacer campeonatos con preguntas y respuestas. Una vez que volvió a salir el sol, nos fuimos todos de marcha, cantando mientras ascendíamos por la montaña. A pesar del calor, fue un tiempo muy bonito en el que muchos chavales hicieron piña y tomaron confianza con los Siervos y jóvenes monitores. Otro día, los chicos más grandes hicieron una segunda marcha más exigente y se quedaron a dormir en la montaña creando su propio refugio y encendiendo un fuego para calentar su comida. Tuvieron la Misa al día siguiente en lo alto de la montaña. Los pequeños se quedaron abajo en el campamento y fueron a pasar el día en el río y en una piscina natural.

Normalmente teníamos por la mañana la adoración con el Santísimo. A algunos les costó mucho concentrarse al principio, pero, a medida que avanzaba la semana, la oración se les iba haciendo más fácil, y muchos tuvieron experiencias muy profundas. Uno dijo haber sentido una caricia del Señor. Otro comentó que se daba cuenta de que la voluntad de Dios para él era estar allí. Por la tarde, en la Misa, todos usaban sus camisetas del campamento, y muchos de los chicos querían ser monaguillos o ayudar de alguna manera en la liturgia encendiendo una vela, sujetando el micrófono, etc. También hicieron buenas confesiones, y a la hora de compartir sus experiencias coincidían en haber experimentado un crecimiento en su vida de fe. ¡Un sacerdote comentó que había sido uno de los campamentos con mayor fruto espiritual en el que había estado!

chicosesp4

Al ser el centenario de las apariciones de Fátima, hemos seguido el lema: “Triunfo” (“Mi Inmaculado Corazón triunfará”). Hablamos y reflexionamos sobre los mensajes y hechos de estas apariciones de la Virgen a los pastorcitos en Cova de Iría. Es de notar cómo la Virgen ayudó a muchos chicos a superarse de diversas maneras. Uno, por ejemplo, que no jugaba al fútbol, fue capaz de salir de sí mismo para estar con los demás. Otros, al perder en un juego no se desanimaron, sino que siguieron sonriendo tranquilamente. Uno, en particular, que quería volverse a casa, al final se quedó, porque se dio cuenta de que era una tentación del demonio. Y era también muy gracioso ver a algunos en un equipo que decidieron llamarse “Inmaculado Corazón” y que ganaban siempre en el mismo juego.

Los últimos días del campamento los rematamos con otras actividades físicas. Un día fuimos al parque multiaventuras. Todos los chicos tuvieron la oportunidad de trepar por los árboles, cada uno bien cogido de su arnés, y de escalar un muro. ¡Era divertido ver a los pequeños tirándose de un lado al otro! También hemos tenido piñatas y maratones. La última noche, después de la cena, la pasamos haciendo teatros, viendo el vídeo de campamento y repartiendo los distintos premios y chuches. Finalmente, los chicos volvieron muy contentos en el autobús para Madrid, recordando todo lo que habían hecho esos días.

Que Dios y Nuestra Madre les ayuden ahora a proseguir con sus compromisos cristianos dentro del Hogar.

Hermana Clare

Hermana Clare

La Hna. Clare sigue siendo uno de los «Santos de la puerta de al lado»

Hace un año que la Hna. Clare fue invitada a formar parte de la exposición «Jóvenes testigos de la fe. Santos de la puerta de al lado»....

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo