Menu

Noticias 2017

Peregrinación andando

pereandandolarga

Walking Pilgrimage to the Shrine of Our Lady of La Leche, December 8-10, 2017.

puenteinma2

“El cielo es nuestro hogar”. Este ha sido el lema de nuestra peregrinación andando al santuario de Nuestra Señora de la Leche en San Agustín, Florida. Empezamos la peregrinación el día 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción, y Nuestra Señora de la Leche nos dio la bienvenida el último día de la peregrinación, el 10 de diciembre. Un grupo pequeño de peregrinos de distintas zonas de Florida se juntaron para esta caminata por las costas de Florida. “Nuestras manos tienen frío pero el corazón está caliente”, decía uno de los peregrinos nativo de Florida tiritando de frío. “El cielo es nuestro hogar; sigue andando y no pares hasta el final”. De vez en cuando los peregrinos miraban al horizonte y levantaban sus corazones deseando las orillas eternas del cielo. Este deseo en el corazón es precisamente uno de los aspectos fundamentales de una peregrinación.

La peregrinación fue organizada por la orden de Malta. Su fin era sacar fondos para el Hospital de la Sagrada familia en Belén, un centro de cuidados para madres embarazadas y neonatos, ubicado a unos pocos pasos de donde nació nuestro Señor. “También queremos que esta peregrinación ayude a dar a conocer la necesidad que pasan las mujeres y los niños en este hospital” decía Susan Egan, coordinadora de la peregrinación.

pereandando2

Las Siervas no querían dejar pasar la oportunidad de participar en esta peregrinación y decidieron invitar a un grupo de chicas del instituto para participar en la misma. “Las peregrinaciones son, en cierto sentido, parte de nuestra espiritualidad”, explicó una de las Siervas. “Nuestro fundador, el Padre Rafael Alonso, siempre nos anima a hacer peregrinaciones y participar en ellas con los jóvenes.”

La verdad es que todos los aspectos de una peregrinación son una fuente de bien para el alma. Es una parábola viviente del tiempo en la tierra que Dios nos ha dado. Primero nos recuerda que, como hemos dicho antes, estamos en la tierra yendo hacia nuestra meta, el cielo. Luego, claro está, una peregrinación implica y exige sacrificio. En esta peregrinación hizo más frío de lo que están acostumbradas las personas de Florida. También hay que decir que después de un día de andar, algunos tenían agujetas,…y después de dos días, aún más. En esta peregrinación, los jóvenes hemos entendido qué puede sentir una persona de 80 años. Es importante decir que cuando hay algo que implica sacrificio, tenemos la tendencia de fijarnos en lo que más cuesta. Sin embargo, el sacrificio tiene otra dimensión: una recompensa eterna por las cosas pequeñas ofrecidas con mucho amor. El sacrificio también nos ayuda a crecer en amor a Dios y puede ser ofrecido por la salvación de las almas. Tenemos que recordar esto cuando nos encontramos con las contrariedades de la vida.

pereandando3

El viernes por la noche las Siervas y un grupo pequeño de chicas del instituto nos quedamos en la casa de una familia muy generosa y acogedora. Las chicas sólo podían participar el viernes en la peregrinación porque muchas tenían que estudiar para exámenes. Sin embargo, parece que Nuestra Madre ha querido mostrar su amor maternal a esta familia en particular. Su casa nos recordó a la casa de Betania, la casa de María y Marta. La Virgen María aprovechó la generosidad de esta familia y usó su casa como centro de apostolado. Familia, amigos y vecinos se juntaron en la casa durante la comida y la cena para conocer a las Hermanas y escuchar sus testimonios.

Después de la cena y algunos juegos, el viernes por la noche Lauren Scoto, laica del Hogar de la Madre y madre de dos hijos, compartió su testimonio con las chicas. Ella retó a las chicas a fortalecer su relación con Cristo en la oración y expresó la importancia de tener propósitos firmes, antes de entrar en una relación con una persona, y permanecer fiel a estos propósitos.

pereandando2

No podíamos dar los primeros pasos de la peregrinación sin recibir la fuerza de la Eucaristía. Celebramos misa en un parking camino al Santuario. El plan original era celebrar misa en la playa pero había demasiado viento y no queríamos arriesgarnos a perder alguna partícula de la Eucaristía, ya que cada partícula es enteramente el Cuerpo precioso del Señor. Mientras andábamos nos unimos a la Sagrada Familia, que sin duda vivió una experiencia semejante camino a Belén. Durante el recorrido rezamos el rosario en varios idiomas, tuvimos conversaciones edificantes, y cantamos canciones alegres cumpliendo con el mandato de San Agustín de seguir andando sin dejar de cantar. Nada se desaprovechó, todo lo ofrecimos para que la Virgen María pudiera dar su bendición a todos sus hijos de la manera que sólo ella sabe hacer. También experimentamos la presencia de la Hermana Clare, y recordamos que ella había andado este mismo camino en una peregrinación en el año 2009.

El domingo a mediodía llegamos a nuestro destino, el Santuario de Nuestra Señora de la Leche. La misa se celebró en la misión “Nombre de Dios” y, en seguida, tuvimos una hora santa.

Qué gozo será llegar al final de nuestra peregrinación en esta vida y poder ver a la Madre de Dios y Madre Nuestra allí en el cielo. Ella siempre nos ayuda en la peregrinación de la vida. Ojalá podamos mantener nuestros ojos en la meta del cielo durante nuestra peregrinación terrena. Que seamos santos e irreprochables ante Él para que Nuestra Madre nos pueda acoger en la felicidad eterna y nos pueda decir, “ven y entra en el gozo de tu Señor.”

Ver álbum de fotos



 

Hermana Clare

Hermana Clare

Aniversario votos perpetuos de la Hna. Clare

El 8 de septiembre de 2010 la Hna. Clare María de la Trinidad y del Corazón de María firmó su definitivo «cheque en blanco» a nombre de...

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo