Menu
Categoría: Agosto

eelaicos larga

Ejercicios espirituales para laicos en Valencia (España), del 29 de agosto al 2 de septiembre de 2018.

eelaicos1

A pesar del calor Valenciano, el Espíritu Santo ha hecho una gran labor en los corazones de los 33 participantes de los ejercicios espirituales del 29 de agosto al 2 de septiembre de 2018. Calor por fuera y fuego por dentro. Cómo dijo una de las ejercitantes, “Tenía muchísimas ganas de venir y me llevo muchísimo.”

Dos Siervos del Hogar de la Madre atendieron a los bien dispuestos ejercitantes, algunos eran miembros de los Laicos de los Hogar de la Madre y otros, adultos que quisieron compartir esta experiencia de silencio y oración para crecer en intimidad con Nuestro Señor. Cuando uno se encuentra con el Señor en el silencio, Él sí habla y cambia vidas: “El Señor me ha dado la experiencia del silencio y de la obediencia. Me llevo una buena experiencia. Le doy gracias a Dios que me ha hecho ver que mi plan de vida tiene que cambiar, no basta con la misa de domingo.”

El lugar invitaba a la oración. El Real Monasterio de la Trinidad, en Valencia, ha sido esta vez el escenario elegido por el Espíritu Santo para derramarse. Un precioso edificio gótico del siglo XV por el que han pasado generaciones de clarisas, almas totalmente entregadas a Dios, sugería a todos elevar el corazón. Los paseos por el claustro rezando el rosario, las comidas en el refectorio, el ascenso por la escala santa, el descanso en las celdas al amparo de la Virgen de la Vela, fueron momentos especiales durante estos días tan intensos.

Los ejercicios espirituales son un tiempo de gracia si se hacen bien, pero son cansados ¡pues son ejercicios! Esto lo descubrió una ejercitante que hacía por primera vez ejercicios espirituales: “Para mí han sido muy trabajosos, llegaba a la noche agotada” Pero unos ejercicios bien vividos, con un corazón abierto puede cambiar completamente la vida, como decía otra: “Estoy feliz porque venía buscando lo que Dios quería de mí y ayer las cosas se me clarificaron. He visto que tengo que vivir una vida coherente y después podré ver lo que Dios quiere de mí.”

eelaicos2

Los Siervos dieron varias meditaciones al día para ayudar a la reflexión y a la oración. “Me han ayudado las meditaciones. El Señor me sigue llamando y he aprendido que hay que hablar menos y hacer más.” Los ejercitantes tuvieron tiempo todos los días para escuchar las meditaciones, para hacer oración, lectura espiritual, rezar el rosario, el vía crucis, la liturgia de las horas y participar de la Santa Misa. Además de las confesiones y consultas particulares con los directores de la tanda. Para una de las participantes, la lectura espiritual ayudó mucho: “La lectura de comedor me ha sorprendido mucho y me ha gustado muchísimo.” Otro participante nos comparte: “He descubierto las reglas de discernimiento. Me ha ayudado mucho la lectura del comedor. Pienso que venir a Ejercicios es exponerte a una lluvia de gracias, solo por estar continuamente ante el Señor. Siento que el trabajo empieza ahora y siento ganas de empezar a trabajar otra vez. Estoy muy agradecido.”

Terminamos agradeciendo la presencia de la Virgen en nuestras vidas y en estos ejercicios, pues como experimentó una: “Me ayudó meditar la Pasión junto a la Virgen. Me imaginé con la Virgen en cada escena, y estoy muy contenta de ello.” Que Ntra Madre del Cielo nos ayude siempre a abrir nuestro corazón a las gracias que el Señor quiera darnos allí donde cada uno esté.

 ver álbum de fotos

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo