Menu

Asociación Pública Internacional de Fieles Hogar de la Madre

Intervención del Cardenal Stanislaw Rylko

Ceremonia de Aprobación

21 de Junio de 2010

Pontificio Consejo para los Laicos

Queridos amigos del Hogar de la Madre:

Mis primeras palabras quieren ser de bienvenida para todos y cada uno de vosotros, que habéis venido hoy en gran número al Consejo Potificio para los Laicos, procedentes de los diversos lugares del mundo donde está presente vuestra Asociación.

RylkoUn saludo muy cordial va dirigido a vuestro fundador y presidente, el Reverendo Padre Rafael Alonso Reymundo. Agradezco las palabras que ha pronunciado.

El acto de entrega del Decreto de reconocimiento de una Asociación Internacional de Fieles es siempre un momento que reviste una gran importancia, tanto para la propia asociación, como para el Consejo Potificio para los Laicos. Por un lado, un grupo de fieles encuentra confirmado por la Sede Apostólica su derecho a asociarse para fomentar una vida cristiana más perfecta y desarrollar actividades de evangelización. Por otro, es un modo a través del cual este Dicasterio cumple con su tarea de promover en la Iglesia la participación activa y responsable de los fieles en asociaciones, misión que le ha sido confiada por el Romano Pontífice.

En el pasaje del Evangelio de San Lucas, hemos escuchado de nuevo el misterio de la Encarnación de Cristo. Se trata de una narración con una formidable densidad de contenido. Cada expresión lleva consigo una sorprendente profundidad de significado.

La encarnación del Hijo de Dios comporta diversas realidades: la virginidad de María que concibe a Jesús en sus entrañas purísimas y que el Niño es verdadero hombre por ser Hijo de María y, al mismo tiempo, Hijo de Dios. Todos los días, a la hora del Ángelus, los cristianos tenemos ocasión de revivir estas verdades comprendidas en este gran misterio de la fe.

La repercusión del “sí” de María ha de verse en el conjunto de la historia de la humanidad. Los padres y la Tradición de la Iglesia lo han puesto de manifiesto continuamente. En la Constitución Dogmática sobre la Iglesia "Lumen Gentium" del Concilio Vaticano II encontramos esta cita de San Ireneo de Lyon, quien afirma: “El nudo de la desobediencia de Eva fue desatado por la obediencia de María. Lo que ató la virgen Eva por la incredulidad, la Virgen María lo desató por la fe. María, en efecto, reparó con su respuesta la desobediencia de Eva, convirtiéndose en causa de la salvación de todo el linaje humano”.

salaQueridos amigos, sabéis bien que el Hogar de la Madre favorece vuestra santificación personal en el seguimiento de Cristo. Como todas las realidades eclesiales, habéis nacido en el seno de la Iglesia con el fin de servirla fielmente; en vuestro caso por medio de la triple misión que caracteriza vuestro carisma, es decir, la defensa del sacramento de la Eucaristía; del honor de Nuestra Madre, la Santísima Virgen María, especialmente en el privilegio de su virginidad; y la conquista de la juventud para Jesucristo. Hoy os aliento a vivir intensamente esta misión a la que os comprometéis como miembros del Hogar de la Madre.

Conozco bien el interés que mostráis hacia la formación cristiana de la juventud. Se trata de un apostolado que el P. Rafael, vuestro fundador, cultivó desde el día de su ordenación sacerdotal. Como sabéis, el Consejo Potificio para los Laicos sigue de modo particular todo lo que se refiere a la pastoral juvenil y organiza en colaboración con las iglesias particulares la Jornada Mundial de la Juventud, que tantos frutos de santidad y entrega a Dios entre los jóvenes ha propiciado desde que el Venerable Siervo de Dios, Juan Pablo II, la instituyó en 1985. Confío en veros de nuevo junto con muchos amigos vuestros en la próxima jornada que tendrá lugar en Madrid en agosto del próximo año, participando en este evento de gracia junto al Papa, Benedicto XVI. En el respeto de vuestra identidad eclesial y a vuestros modos apostólicos propios, es necesario que trabajéis siempre en perfecta sintonía con el Romano Pontífice y los pastores de las iglesias particulares. De este modo, seréis siempre fieles y eficaces anunciadores de la Buena Nueva.

SalaHoy comienza una nueva etapa en la historia de vuestra asociación en la que se estrechan íntimamente sus vínculos con la Santa Sede. Los estatutos por los que se regirá el Hogar de la Madre son aprobados por un período inicial "ad esperimentum" de 5 años. Una vez transcurrido este período y contando con la experiencia adquirida durante este tiempo, solicitaréis al Dicasterio la aprobación definitiva.

Al felicitaros de todo corazón, acudo a Nuestra Madre María para pedirle que os guíe constantemente en vuestros pasos e interceda siempre por el servicio que prestáis a la Iglesia. Gracias a todos.


Palabras espontáneas de Su Eminencia al final de la ceremonia

Es un día especial, de manera particular para vosotros. Es una piedra miliar en el camino de vuestra historia este sello importante que la Iglesia ha dado a vuestro camino, a vuestro carisma, a vuestro itinerario de apostolado y de formación. Podéis continuar vuestro camino desde hoy en adelante con más certeza de que la Iglesia está con vosotros; de que lo que hacéis, lo hacéis en la Iglesia. No es una cuestión privada, es cumplir la misión que la Iglesia os ha confiado.

De manera particular, me gustaría agradecer a vuestro fundador por las palabras que ha pronunciado. La primera palabra que me ha llamado la atención es la alegría. Alegría por el don recibido, porque el reconocimiento es un don, es un signo de confianza de parte de la Iglesia. La Iglesia se fía de vosotros, se fía del camino que estáis haciendo. Al mismo tiempo, en el discurso de sus palabras han sido pronunciadas otras dos palabras extremamente importantes: la palabra responsabilidad y la palabra fidelidad.

aprobacion3El don de nuestra vida, el don que procede de Dios, tendría que llegar a ser por nuestra parte un compromiso más grande, un compromiso más generoso al servicio que la Iglesia nos confía. Entonces la alegría sí, pero la alegría que se transforma en un compromiso mayor. En una responsabilidad más grande para no desperdiciar este don.

Y después la palabra fidelidad. Esta palabra es particularmente válida hoy, en un mundo confundido en el que reina el relativismo, en el que una vez se dice que sí y en otra ocasión, se dice no. ¡Qué necesidad hay entre los discípulos de Cristo de la fidelidad! Fidelidad a Cristo, a su Palabra, fidelidad en consecuencia a la Iglesia y a su Magisterio, a todo lo que la Iglesia nos pide a nosotros, lo que la Iglesia espera de nosotros.

Entonces conservad estas tres palabras importantes en vuestro corazón de la misma manera como el Evangelio dice que la Virgen conservaba las cosas y los eventos en los que participaba y los meditaba en su corazón. Conservad estas palabras: la alegría de vuestro servicio a la Iglesia, a Cristo, a la Virgen. Que vuestro servicio, sea siempre un servicio lleno de alegría, sea siempre un servicio responsable y que vuestro servicio, así como lo ha sido el de María, sea siempre un servicio fiel.

Muchas felicidades. Que vuestro movimiento crezca, se desarrolle y lleve muchos frutos, especialmente y de manera particular, por lo que concierne a la formación de las jóvenes generaciones. Ya tenéis una tarea muy importante con la que enfrentaros en la próxima Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar en Madrid en 2011. Cuando vayamos a Madrid veremos y buscaremos entre los jóvenes las letras con el nombre de vuestro movimiento. ¿Estaréis o no?

Muchas felicidades y nos veremos en Madrid el año que viene.


Escuchar aquí:

descargar

Hermana Clare

Hermana Clare

La Hna. Clare sigue siendo uno de los «Santos de la puerta de al lado»

Hace un año que la Hna. Clare fue invitada a formar parte de la exposición «Jóvenes testigos de la fe. Santos de la puerta de al lado»....

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo