Menu

Arte del HogarIconos y vidrieras

 San José, padre y esposo
Icono de la capilla de los Siervos del Hogar de la Madre
Las Presillas, Cantabria (España)

 San José, padre y esposo
Icono de la capilla de los Siervos del Hogar de la Madre
Las Presillas, Cantabria (España)

Icono

Explicación

Icono San Jose


Este icono presenta en el centro la figura de San José, en su vida íntima con Jesús y María. 

Icono San Jose

En el marco se lee la segunda misión del Hogar:
“Defensa del honor de Nuestra Madre, especialmente en el privilegio de su virginidad”, porque él fue el primer gran defensor de este privilegio de María. Por eso lleva en su aureola las tres estrellas de la virginidad de María. 

Icono San JoseEn las esquinas están Sta. Brígida de Suecia y Sta. Teresa de Jesús, protectoras del Hogar que quisieron mucho a este santo.Icono San Jose

En cada escena de su vida se puede admirar su profunda mirada.

Su vida gira en torno a Jesús y a María. Sin ellos, no tiene sentido.

San José es el primero de todos los santos protectores del Hogar, por eso se ven a sus pies las tres rosas rojas, símbolo tan querido para nosotros.

Imagen Central

SagradaFamilia

En la exhortación Redemptoris Custos de 1989, san Juan Pablo II escribió que José es aquel al cual Dios «con ó la custodia de sus tesoros más preciosos». Por eso la imagen central del icono es san José con el Niño Jesús en su regazo y la Virgen María a sus pies. Podríamos decir que san José sin Ellos no tiene sentido.

San José porta como joyas de su corona las tres estrellas de la virginidad de María, puesto que ha sido su gran defensor y custodio. Es su gloria. Por eso en las escenas de su vida no se ven sobre la Virgen.

 

San Jose Mano

Sus manos están “ocupadas” en Jesús y María.

 

Padre Esposo

Sus pies descalzos recuerdan el mandato que recibió Moisés en el Horeb, ante la zarza que ardía sin consumirse: «Descálzate porque el lugar que pisas es sagrado» (Ex 3, 5).

La zarza ardiente ha sido considerada signo de la perpetua virginidad de María.

En su aureola puede leerse: «Padre» y «Esposo», los dos términos que definen su vocación:

Es esposo virginal. Es padre virginal.

Esposo virginal y padre virginal

SagradaFamilia

Jamás matrimonio fue tan maravillosamente fecundo como este matrimonio virginal.

El Espíritu Santo realizó el milagro de que la virginidad de María, amparada y salvaguardada por la virginidad de José, trajera al mundo al Hijo de Dios, al Deseado de las naciones.

El Señor dio a José un corazón capaz de amar a Dios como a hijo. En esto también es semejante a María. 

 

Hogar

Junto con María, forma una verdadero hogar para el Niño Dios. En la Sagrada Familia, Jesús era el centro de la vida de José y de María. En Ellos encontramos el modelo acabado para el Hogar de la Madre. Por eso aparece el nombre de la Obra.

José con el Niño, la Virgen y el querubín forman un triángulo, como en el icono del Hogar, porque son imagen perfecta de la Trinidad. 

La Virgen María

 

Los Ojos de Maria

«Los ojos de María destilaban un rocío virginal, que puri caba los corazones sobre los que se posaba su mirada: Quídam ex oculis virgineus ros spirabat».
¿Cómo caería ese rocío virginal sobre el lirio de José, siempre pronto a recibirlo, añadiendo nuevo esplendor a su pureza y preparándole un lugar entre los ángeles?

 

 

 

 

 

 

Mano

 

Ella está junto a José, a sus pies, en actitud de reverencia y servicio.

En sus manos se ve la delicadeza ternura de su amor santo.

Ella confía plenamente en su esposo.

José aprende de María a amar y tratar a Jesús.

 

 

 

 

 

 

José, icono del Padre

Querubin Icono Dios Padre Al lado de san José un querubín muestra el icono de Dios Padre.

 

El término «icono» sugiere imagen y presencia.

 

Y siendo imagen del Padre,Dios le concedió una gran santidad.

 

«Entre Dios y José no distinguimos ni podemos distinguir otro mayor que María Santísima por su divina maternidad».

-Papa Pío XI, 22 de abril de 1926.

 

Así se ha llamado a san José, que fue imagen y refejo del Padre para Jesús Niño.
Participa de manera única en la paternidad del Padre Eterno sobre Jesús.

 

 

 

El Niño

Jose Maria Jesus «Su matrimonio fue consumado con Jesús. María y José se unieron con Jesús; María y José no pensaron más que en Jesús. Amor más profundo ni lo ha habido ni lo habrá ya nunca en esta tierra. San José renunció a la paternidad de la sangre, pero la encontró en el espíritu, porque fue padre adoptivo de Jesús. La Virgen renunció a la maternidad y la encontró en su propia virginidad» (Papa León XIII).

Después del de la Virgen, el corazón de san José es el que más cerca estuvo del Corazón del Redentor.

San José amaba con verdadero amor paternal a Cristo. Su corazón estaba unido de tal forma al de Jesús, que mucho antes que san Juan se recostara sobre el pecho del Señor, ya san José conocía plenamente los latidos del Corazón de Cristo y aún más, Cristo conocía perfectamente los latidos del corazón de su padre virginal, puesto que en su niñez estuvo recostado en el pecho de su padre, José. Así será conocido Jesús: como «el hijo de José».

 

Nino Jesus pie

Se ve el piececito descalzo de Jesús.

Es signo de su necesidad.

El Niño está dormido, sin preocupación, porque está con su padre.

¡Qué Dios tan humilde tenemos que se ha con ado completamente a las manos de los hombres!

Jesús ocupa el centro físico del icono, porque Él es el centro y la clave de todo santo.

 

 

 

 



Mano de Dios Padre

Mano de Dios

Dios Padre, con ando a San José los tesoros más preciosos del cielo y de la tierra, al escogerlo entre todos los hombres para ser el jefe de la Sagrada Familia, nos dio en cierto modo, la medida del respeto que le debemos.

 

Los siete sera nes con llamas expresan la plenitud de dones con que el Señor enriqueció el alma de José a  n de poder realizar la misión que le había designado.

 

La Sagrada Escritura le denomina «hombre justo» (dikaios) (Mt 1,18). Creó a José con todas las perfecciones expresamente para María.

Desposorios

Desposorios

La mirada de María y de José está dirigida hacia la mano del Padre. Ellos buscan en todo la Voluntad de Dios.

La mano del Padre bendice el matrimonio de María y José.

 

La presencia del Espíritu Santo sobre sus manos unidas es signo del Amor divino que los envuelve.

De nuevo vemos las tres estrellas, porque este matrimonio será virginal por designio del Padre.

 

Detrás de Ellos se ve la silueta del santuario, porque con su matrimonio se constituye el primer «hogar» de la Virgen.

 

 

 

Hermana Clare

Hermana Clare

¡Feliz cumpleaños, Hna. Clare!

Hoy la Hna. Clare hubiera cumplido 37 años. Desde su conversión solo tuvo un deseo: consolar al Señor con su vida.

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo