Menu

Arte del HogarIconos y vidrieras

Vidriera de la Virgen
Capilla de las Siervas del Hogar de la Madre
Zurita, Cantabria (España).

La intencionalidad de nuestras vidrieras es la de llevar al alma a la oración y ser una ayuda para ponerse en presencia de Dios. Son como los iconos, es decir, nos abren “ventanas”, a lo eterno. Los diseños están pensados para que quien entre en la capilla se vea llevado ante Jesús, a los pies de María o al deseo de una oración más profunda. No se trata de tener una imagen de la Virgen, sino de que esta sea una ayuda para hacernos tomar la misma actitud que ella.

Esta imagen quiere recordar la vivencia de Sta. Catalina Labouré. Según narra ella misma, cuando era visitada por la Santísima Virgen, se arrodillaba apoyando sus manos en las rodillas de María: "Allí pasé los momentos más dulces de mi vida; me sería imposible decir lo que sentí".
Es una invitación a acercarse continuamente a Nuestra Madre, tratándola con filial confianza.
En la vidriera, María está embarazada. Al acercarse a ella, la Sierva se acerca también a Jesús, al que lleva en su seno.
El tiempo del embarazo de María es una llamada a la vida interior.
Recuerda, a su vez, el misterio de la visitación. “¿Cómo es que la Madre de mi Señor vine a mí?” (Lc. 1, 43).  La Virgen comunica al alma que su Hijo la bendice.
Los rayos de luz que se ven detrás convergen en el seno de la Virgen, porque Jesús es el centro de su vida y de la nuestra.
La Sierva va vestida como la Virgen, porque al contemplarla se va identificando con ella.
Se puede leer: “confianza y paciencia”. Es lo que nos pide Nuestra Madre.


Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo