Menu

Nuestros Santos ProtectoresLos grandes patronos y protectores del Hogar

San José

San José

Ficha

jose1

Nacimiento

Belén, Judea (Tierra Santa). Siglo I a.C.

Muerte

Se cree que murió en Nazaret, Galilea (Tierra Santa). Siglo I d.C.

Canonización

Se le ha considerado santo sin pasar por un proceso de canonización.

Patrono de la Iglesia Católica

Pío IX declaró a San José “Patrono de la Iglesia Católica”, el 8 de diciembre de 1870.

Fiesta

19 de marzo

Vida

san jose 1Los pocos datos seguros que tenemos sobre San José son los que nos transmiten los santos evangelistas Mateo y Lucas.

San José procedía de Belén, la ciudad del rey David, de quien era descendiente. Posteriormente se trasladaría a Nazaret, quizá por motivos de trabajo, pues los Evangelios nos lo presentan allí. En esta ciudad ejercía el oficio de "tectón", término griego que se refiere al obrero que realiza los trabajos de carpintero, herrero y albañil.

La única referencia explícita que se nos da sobre la personalidad de San José es que se trataba de un hombre "justo", adjetivo que se utiliza en la época para referirse a una persona honesta, humilde, discreta, piadosa, celosa de la ley...

José se desposó con María, según nos cuentan los Evangelios. La costumbre en aquel tiempo era la de contraer matrimonio a una edad temprana, por lo que se calcula que María podría tener unos 15 años cuando se desposó, mientras que José tendría entre 18 y 20 años. Se trató un matrimonio virginal, como puede deducirse de las afirmaciones de los relatos evangélicos. De ahí la perplejidad de San José al saber que su esposa esperaba un hijo.

san jose 2Ante tal situación, José tuvo que tomar una decisión muy costosa para él, buscando, sobre todo, el bien de María. Los Evangelios nos dicen: “Su marido José, como era justo y no quería ponerla en evidencia, resolvió repudiarla en secreto” (Mt. 1, 19). San José conocía bien la pureza de su esposa y se vio sumergido en un misterio que le superaba. El Señor acudió en su ayuda manifestándose en sus sueños a través de un ángel, que le dijo: “José, hijo de David, no temas tomar contigo a María, tu mujer, porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo” (Mt. 1, 20). Y, seguidamente, el Evangelio nos dice que San José “hizo como el ángel del Señor le había mandado y tomó consigo a su mujer”, con una disponibilidad pronta y absoluta respecto a los designios de Dios. Al igual que María, San José, con su actitud de obediencia en la fe, pronunció también su "fiat" a la voluntad divina.

En fechas próximas al parto, José tuvo que acudir a Belén con su esposa para el censo. De nuevo se puso a prueba su fe, teniendo que afrontar, en esas circunstancias, un penoso viaje. Y no solo eso, sino que tuvo que sufrir también, junto a María, que el hijo de Dios naciera en una cueva, en suma pobreza.

san jose 3José, sabiéndose elegido por Dios para ser el padre adoptivo de Jesús, ejerció todos sus deberes, preocupándose por su crecimiento humano y religioso. En primer lugar, cumplió con el rito de la circuncisión, a los ocho días de su nacimiento, y de la imposición del nombre. El ángel le había dicho: “Tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mt. 1, 21). También cumplió con el deber del rescate del primogénito, presentando a Jesús en el Templo de Jerusalén cuando tenía 12 años.

Otra de las situaciones difíciles a las que San José tuvo que hacer frente fue la huida a Egipto. Después de la visita de los Magos, el ángel del Señor advirtió a José en sueños: “Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto; y estate allí hasta que yo te diga porque Herodes busca al niño para matarle” (Mt. 2, 13). La Sagrada Familia tuvo que ocultarse en Egipto hasta la muerte de Herodes.

Cuando el ángel le avisó, San José volvió a tomar a su esposa y a su hijo, y se fueron a vivir a Nazaret. En Nazaret, José siguió ejercitando su labor de padre junto a su esposa, María. Jesús “vivía sujeto a ellos” (Lc. 2, 51) e “iba creciendo en sabiduría, edad y gracia, ante Dios y ante los hombres” (Lc. 2, 52).

san jose 4Los Evangelios ya no nos dan más noticias de José, por lo que los exegetas suponen que murió antes de que Jesús comenzara su vida pública. Tampoco ha quedado escrita ninguna de sus palabras. Por esto se le ha llamado el “santo del silencio”.

Los santos de todos los tiempos han encontrado en él un modelo perfecto de virtud y se han encomendado a él. Es propio de la espiritualidad carmelitana tener una especial devoción por San José, por su relación tan profunda con María.
En la historia de la Iglesia, sobre todo a partir del siglo XIV, los papas han ponderado la figura de este gran santo y han extendido su devoción. En su honor se celebran dos festividades: la solemnidad de San José, esposo de María (19 de marzo); y la memoria de San José obrero, patrón de los trabajadores (1 de mayo). El 8 de diciembre de 1870, Pío IX declaró a San José “Patrono de la Iglesia Católica”.

Eucaristía

san jose 5En tiempos de San José, Jesús aún no había instituido la Eucaristía. Sin embargo, su relación con este sacramento es muy profunda. Basta pensar que fue el custodio de Jesús y, por tanto, custodio de la Eucaristía. Pero, además de esto, San José está presente en la celebración eucarística, durante la cual se le invoca como esposo de María.

En su Exhortación Apostólica “Redemptoris Custos”, el Papa Juan Pablo II, retomando las palabras del Papa Pío IX, afirma que: «En el sacrificio eucarístico, la Iglesia venera ante todo la memoria de la gloriosa siempre Virgen María, pero también la del bienaventurado José porque “alimentó a aquel que los fieles comerían como pan de vida eterna”» (Redemptoris Custos, n. 16).

Durante el Concilio Vaticano II, el Papa Juan XXIII decretó que el nombre de San José fuera incluido en el Canon Romano. El 1 de mayo de 2013, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos publicó el decreto “Paternas vices”, con el que se incluía a San José en las demás Plegarias Eucarísticas (II, III y IV) del Misal Romano.

María

san jose 6San José gozó del privilegio de ser elegido por Dios para custodiar la virginidad de María. Él es el primero y principal defensor de su virginidad perpetua. San Agustín, en su “Tratado sobre la virginidad”, explica cómo María y José, por inspiración divina, se pondrían de acuerdo de antemano para vivir un matrimonio en la virginidad y cómo José respetaría con suma delicadeza la pureza de su esposa.

Juan Pablo II afirma que José recibe a María como esposa con un espíritu de fe, viéndose inmerso en un gran misterio:

san jose 7«Él la tomó en todo el misterio de su maternidad; la tomó junto con el Hijo que llegaría al mundo por obra del Espíritu Santo, demostrando de tal modo una disponibilidad de voluntad, semejante a la de María, en orden a lo que Dios le pedía por medio de su mensajero. [...] La fe de María se encuentra con la fe de José. Si Isabel dijo de la Madre del Redentor: "Feliz la que ha creído", en cierto sentido se puede aplicar esta bienaventuranza a José, porque él respondió afirmativamente a la Palabra de Dios, cuando le fue transmitida en aquel momento decisivo. En honor a la verdad, José no respondió al "anuncio" del ángel como María; pero hizo como le había ordenado el ángel del Señor y tomó consigo a su esposa. Lo que él hizo es genuina "obediencia de la fe". Se puede decir que lo que hizo José le unió en modo particularísimo a la fe de María. Aceptó como verdad proveniente de Dios lo que ella ya había aceptado en la anunciación» (cfr. Exhortación Apostólica "Redemptoris Custos", nn. 3-4).

El amor de José por María era un amor esponsal verdadero y, al mismo tiempo, virginal. El Papa León XIII afirmó que Dios no había dado a José como esposo a la Virgen solamente para que fuera su “compañero de vida, testigo de la virginidad y tutor de la honestidad”, sino también para que “participase, por medio del pacto conyugal, de la excelsa grandeza de ella” (cfr. Carta Encíclica “Quamquam Pluries”, n. 3).

Lugares

san jose 8En Tierra Santa hay dos lugares principales relacionados con San José:

- En Nazaret (Galilea), junto a la Basílica de la Encarnación, se encuentra la Basílica de San José, donde se venera la casa de la Sagrada Familia. Allí tendría José su taller y allí vivió con María y Jesús.

- En la Basílica de la Natividad de Jesús, en Belén (Judea), se puede visitar la gruta del nacimiento de Jesús. En este lugar estuvo José con María y Jesús hasta la huida a Egipto y en él tuvieron lugar la adoración de los pastores y de los magos.

Lecturas

De los Papas:

Las referencias de los Papas a San José son tantas, que sería imposible señalarlas aquí todas. Damos tan solo la referencia de algunos documentos pontificios más destacados y algunas intervenciones de los pontífices más recientes.

s-jose11- Carta Encíclica Quamquam Pluries sobre la devoción a San José, del Papa León XIII (15 de agosto de 1889).

- Motu Proprio Bonum sane et salutare sobre las solemnidades del 50º aniversario de la declaración de San José como Patrono de la Iglesia Católica, del Papa Benedicto XV (25 de junio de 1920).

- Carta Apostólica Le vocis sobre la devoción a San José, del Papa Juan XXIII (19 de marzo de 1961).

- Catequesis del Papa Juan Pablo II del 19 de marzo de 1980.

- Exhortación Apostólica Redemptoris Custos sobre la figura y la misión de San José en la vida de Cristo y de la Iglesia, del Papa Juan Pablo II (15 de agosto de 1989).

- Ángelus del Papa Benedicto XVI del 19 de marzo de 2006.

- Homilía del Papa Benedicto XVI durante el viaje apostólico a Camerún y Angola, 19 de marzo de 2009.

- Homilía de la Santa Misa de inicio del Pontificado del Papa Francisco, 19 de marzo de 2013.

De otros autores:

san jose 9Hay muchos libros sobre San José. Señalamos aquí algunos:

- “La sombra del Padre. Historia de José de Nazaret”, de Jan Dobraczynski (Colección Arcaduz. Ed. Palabra). Puedes comprarlo aquí.

- “Los silencios de San José”, de Michel Gasnier (Colección Cuadernos Palabra. Ed. Palabra). Puedes comprarlo aquí.

- “José, esposo de María”, de Federico Suárez (Colección Patmos. Ed. Rialp). Puedes comprarlo aquí.

- “Vida de San José, esposo de María y padre putativo de Jesús contada por acreditados autores con la novena en preparación a la fiesta del santo”, de San Juan Bosco.

- “En el taller de Nazaret”, capítulo 5 del libro “Es Cristo que pasa”, de San Josemaría Escrivá de Balaguer. Puedes encontrar el texto y un audio con la grabación aquí.

Hermana Clare

Hermana Clare

«Solo una pregunta. ¿El Señor lo quiere?»

Carolina Aveiga (Ecuador): A la Hna. Clare le dolía realmente cuando alguien no hacía la voluntad de Dios, porque amaba al Señor y también...

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo