Menu

Nuestros Santos ProtectoresLos grandes patronos y protectores del Hogar

San Sebastián

San Sebastián

Ficha

alias

Nacimiento

Narbona (Francia), a mediados del siglo III.

Muerte

Roma (Italia), a principios del siglo IV.

Canonización

En la época de San Sebastián no existía el proceso de canonización, pero después de su muerte los cristianos comenzaron a venerarlo como santo.

Fiesta

20 de enero

Vida

sebastian-4San Sebastián es un mártir del siglo IV del que se conocen muy pocos datos seguros. La narración de su martirio se redactó dos siglos después y algunos detalles no coinciden con otros hechos históricos conocidos. Nos basamos en ese relato para contar su vida, pues es el único documento con el que los hagiógrafos han podido contar.

San Sebastián nació en Narbona (Francia), pero se educó en Milán (Italia). Su padre era un militar de la nobleza. Desde joven emprendió la carrera militar, llegando a ser el jefe de la primera cohorte de la guardia pretoriana, un cargo de gran prestigio que nos hace comprender el gran aprecio que el Emperador le tenía.

El joven Sebastián cumplía con todas sus obligaciones profesionales como militar, pero no tomaba parte en los actos de idolatría. Vivía su fe secretamente, no por cobardía sino por prudencia. Su posición privilegiada le permitía hacer el bien a otros cristianos y si se delataba podía perder esta posibilidad. Él aprovechaba su situación para el apostolado, haciendo visitas y animando a los cristianos encarcelados, infundiéndoles fortaleza y consuelo.

sebastian3Según el relato de su “pasión”, San Sebastián ayudó a dos caballeros romanos que habían sido arrestados por motivo de la fe. Se trataba de los hermanos Marco y Marceliano, que morirían mártires. Los dos jóvenes fueron ingresados en prisión con un plazo de treinta días para renegar de su fe en Dios. Si después de esos días decidían seguir creyendo en Dios, serían martirizados. Sebastián les infundió ánimo y valor para dar la vida por Cristo. A este episodio siguieron varias conversiones entre los prisioneros y el Emperador supo entonces que Sebastián era cristiano. Por ello, el Emperador le hizo comparecer ante él para reprocharle su conducta y le dijo que tenía que decidirse por abandonar su religión, o bien renunciar a su cargo. San Sebastián escogió a Cristo y el Emperador, sintiéndose defraudado, le condenó a morir asaeteado.

En el Palatino de Roma fue atado a una columna y asaeteado. Cuando le dieron por muerto, los soldados dejaron su cuerpo abandonado. Sin embargo, no había muerto. Una cristiana de nombre Irene fue a recoger su cuerpo para darle sepultura y lo encontró vivo. Lo escondió en su casa y le curó las heridas. Una vez que se recuperó, le aconsejaron que abandonase Roma. Pero él, que ya había saboreado de alguna manera el martirio, decidió presentarse ante el Emperador para rogarle que dejase de perseguir a los cristianos. El Emperador, sorprendido en un primer momento de que Sebastián siguiese con vida, pero airado ante tal atrevimiento, le mandó azotar hasta la muerte.

sebastian-5Una vez que expiró, arrojaron su cuerpo a una fosa. Los cristianos, a escondidas, fueron a recuperar su cuerpo y le dieron sepultura en el cementerio subterráneo de la Via Apia. Hoy se conserva esta catacumba, sobre la cual, una vez que que los cristianos fueron libres, se edificó la Basílica de San Sebastián.

El culto a San Sebastián data de muy antiguo y ha sido ininterrumpido en la historia. En el año 680 se le invocó como protector ante una gran peste en la ciudad de Roma. Después de pedir su intercesión, la peste cesó de manera inexplicable e inmediata. Desde entonces se divulgó aún más su culto.

Omitimos las secciones Eucaristía y María porque no se tienen datos sobre la vida espiritual del santo. Tampoco podemos proponer lecturas, ya que, como hemos dicho, el único texto de referencia sobre el santo, que fue escrito dos siglos después de su martirio, es la "Passio Sancti Sebastiani", cuyo autor se desconoce.

Lugares

sebastian-2

En Roma se puede visitar el lugar donde estuvo sepultado San Sebastián en las catacumbas que llevan su nombre. Actualmente, sus restos reposan en la Basílica que se construyó posteriormente sobre el lugar de su enterramiento, y que también tiene a San Sebastián como titular.

Puedes encontrar información y los datos de contacto sobre la Basílica y las catacumbas de San Sebastián en su página oficial: www.catacombe.org

 

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo