Menu

Nuestros Santos ProtectoresLos grandes patronos y protectores del Hogar

Santo Domingo de Guzmán

Santo Domingo de Guzmán

Ficha

domingoguzman1

Nacimiento

Caleruega, Burgos (España), año 1170.

Muerte

Bolonia (Italia), 6 de agosto de 1221.

Canonización

Fue canonizado por Gregorio IX en 1234.

Fiesta

8 de agosto

 

Vida

s-domingoguzman-6

Nació en Caleruega, Burgos (España) en 1170, en el seno de una familia noble. Sus padres y sus hermanos también son venerados en la Iglesia. Su madre, Juana de Aza, y su hermano Manés, son beatos. Su padre, Félix de Guzmán y su otro hermano, Antonio, son venerables. El matrimonio estaba emparentado con la familia real.

Cuando tenía seis o siete años fue enviado a Gumiel de Izán (Burgos) para formarse bajo la guía de su tío don Gonzalo, que era arcipreste de la población. Se piensa que durante este periodo de convivencia con su tío, Domingo empezó a sentir la llamada al sacerdocio. A partir de los 14 años, se trasladó a Palencia para completar sus estudios. Allí estudió Artes (Humanidades y Filosofía). En 1190 recibe la tonsura y es nombrado canónigo regular en la catedral de Osma. Posteriormente estudia Teología hasta 1194, año en que es ordenado sacerdote. Es elegido Regente de la Cátedra de Sagrada Escritura en el Estudio de Palencia y se dedica cuatro años a la docencia. Durante su época de estudiante y maestro, Santo Domingo destacó por su gran amor hacia las Sagradas Escrituras y su solicitud hacia los pobres.

En 1198 se incorpora a su cabildo en Osma (Soria). El obispo se da cuenta enseguida de las excepcionales cualidades del canónigo y le nombra Presidente del Cabildo y Vicario General de la diócesis. El prelado le pide que le acompañe a Italia para despachar un asunto que el Rey de Castilla le había encargado. Durante el viaje, el santo se da cuenta de la necesidad de la evangelización y del mal que la herejía albigense estaba sembrando en Europa. Esto le hace tomar la decisión de irse a predicar a Francia con la recomendación del Papa. Durante los diez años de predicación en esta nación, se le fueron uniendo otros hombres que se sentían movidos por sus mismos ideales. Uno de estos hombres, Pedro Sella, le cede su casa, donde se establece la primera comunidad de la naciente Orden de Predicadores en Toulouse (Francia), en el año 1215.

Santo Domingo y sus compañeros eligen la Regla de San Agustín, haciendo las adaptaciones necesarias para darle el carácter apostólico de predicación que desean adoptar, y redactan sus Constituciones. El Papa Inocencio III dio su beneplácito a la fundación y, posteriormente, el Papa Honorio III, con la bula del 22 de diciembre de 1216 “Religiosam Vitam”, aprobó la Orden de Frailes Predicadores.

El santo quería que sus frailes vivieran en austeridad y pobreza, dando mucha importancia a la vida comunitaria. Deseaba también que se formasen bien en la doctrina a través de la oración y el estudio. Esta base les permitiría llevar a cabo su misión evangelizadora como predicadores itinerantes.

s-domingoguzman-8Un año después de la aprobación, Santo Domingo decidió que había llegado el momento de dispersarse por Italia, Francia y España, para que su apostolado fuera más eficaz y llegase a más gente. El santo se quedó en Roma, aunque hacía frecuentes salidas para visitar los conventos, viajes muy penosos a pie y mendigando el pan y el alojamiento. Durante este tiempo, entabló mucha amistad con el cardenal Hugolino, que llegó a ser Papa y canonizó a Santo Domingo. Estando en Roma, el Papa le confió la iglesia de San Sixto. Allí establecieron un convento de dominicos. Más tarde, el Santo Padre pidió a Domingo que reuniese a las numerosas religiosas que se habían dispersado por la ciudad y habían dejado de vivir la clausura. El santo emprendió una reforma, cediendo a estas religiosas su convento de San Sixto. A cambio, el Papa le encomendó la Basílica de Santa Sabina, en el Aventino, lugar al que se trasladó la comunidad de dominicos.

Su fama de santidad se iba extendiendo, pues en numerosas ocasiones obró milagros. Sin embargo, su primer biógrafo, el beato Jordán de Sajonia, que fue su sucesor en el gobierno de la Orden, dice que brilló más por su buena conducta y su espíritu de oración que por los prodigios sobrenaturales. Estos son algunos de los rasgos de su personalidad que nos transmite: "Había en él una igualdad de ánimo muy constante, a no ser que se conmoviera por la compasión y la misericordia. Y como el corazón alegre alegra el semblante, el sereno equilibrio del hombre interior, aparecía hacia fuera en la manifestación de su bondad y en la placidez de su rostro.  [...] Por todo esto se atraía con facilidad el amor de todos; apenas le veían, se introducía sin dificultad en su corazón. Dondequiera que se encontrara, de viaje con los compañeros, en alguna casa con el hospedero y demás familia, entre la gente noble, príncipes y prelados, le venían en abundancia palabras edificantes y multiplicaba los ejemplos con los que orientaba el ánimo de los oyentes al amor de Cristo y al desprecio del mundo. En su hablar y actuar se mostraba siempre como un hombre evangélico. Durante el día nadie más afable con los frailes o compañeros de viaje; nadie más alegre. Durante la noche, nadie más perseverante en velar en oración. Por la noche se detenía en el llanto, y por la mañana le inundaba la alegría. Consagraba el día a su prójimo, y la noche al Señor, convencido como estaba de que el Señor ha enviado durante el día su misericordia, y de noche su cántico. [...] Verdadero amante de la pobreza, usaba vestidos baratos. Su moderación en la comida y bebida era muy grande; evitaba lo exquisito y se contentaba de buena gana con una comida sencilla. Tenía un firme dominio de su cuerpo".

En 1220 asiste al primer Capítulo General de la Orden en Bolonia. Al año siguiente, convoca un nuevo Capítulo en el que se estructura la Orden en 8 provincias, pues ya contaban con más de 60 comunidades.

s-domingoguzman-3Pero Domingo estaba ya muy extenuado y cayó gravemente enfermo. En su lecho de muerte, convocó a sus hermanos para dejarles este testamento: "Esto es, hermanos queridos, lo que os dejo en posesión, como corresponde a hijos con derecho de herencia: tened caridad, conservad la humildad, poseed la pobreza voluntaria". Los hermanos lloraban, intuyendo el próximo desenlace. Santo Domingo les intentó animar y les aseguró: "Os seré más útil y os alcanzaré mayores gracias después de mi muerte". Después de todas sus recomendaciones, entregó su alma al Padre con estas palabras, eco de las de Cristo: "Padre Santo, bien sabes que con todo mi corazón he procurado siempre hacer tu voluntad. He guardado y conservado a los que me diste. A ti te los encomiendo: Consérvalos, guárdalos". El día 6 de agosto de 1221, falleció rodeado de sus hermanos y fue enterrado en el convento de Bolonia por deseo expreso del difunto.

Su sucesor, el beato Jordán de Sajonia, durante el Capítulo General de mayo de 1233, en Bolonia, inicia el proceso de canonización de Domingo, recogiendo los testimonios de su vida, muerte y milagros, tanto en Bolonia como en Toulouse.

El 3 de julio de 1234, el papa Gregorio IX (el que fue el cardenal Hugolino), con la Bula "Fons Sapientiae", canonizó a Santo Domingo en la ciudad de Rieti (Italia).

Eucaristía

s-domingoguzman-7La espiritualidad de Santo Domingo está profundamente marcada por el misterio de la Cruz. Cristo Crucificado, ante el cual pasaba largos ratos y noches en oración, era el que impregnaba e impulsaba toda su vida apostólica. Tenía una particular devoción por la Sangre de Cristo, derramada para la salvación de los hombres, que infundía en él un santo deseo de llevar esta salvación a los demás.

El amor de Santo Domingo a la Eucaristía se manifestaba, sobre todo, en la importancia que daba a la celebración de la Santa Misa. Enseñaba a sus hermanos a celebrarla y vivirla bien. Los que le conocieron dicen que durante la Misa derramaba abundantes lágrimas y que se conmovía de manera especial cuando pronunciaba las palabras de la Plegaria Eucarística.

 

María

s-domingoguzman-2Durante los años que Santo Domingo predicó en Francia contra la herejía albigense, la Madre de Dios era su consuelo y su paño de lágrimas. El santo no lo tuvo fácil y acudía a ella para pedirle la conversión de los enemigos de la fe.

En el año 1208, la Virgen Santísima se le apareció para entregarle el Santo Rosario, le enseñó a rezarlo y le pidió que extendiera esta devoción como un arma poderosa contra las herejías. El santo obedeció y gracias al Rosario muchos albigenses se convirtieron.

 

Lugares

s-domingoguzman-5Caleruega, Burgos (España)

En la parroquia de San Sebastián fue bautizado Santo Domingo. Se puede ver el baptisterio, aunque la pila bautismal fue trasladada a Madrid. En la cripta de la iglesia se encuentra el llamado “pocito de Santo Domingo”, que surgió al cavar la tierra del lugar donde nació el santo.

Burgo de Osma, Soria (España)

En esta villa fue canónigo del Cabildo Santo Domingo. En su catedral se conserva el Santo Cristo ante el cual rezaba con frecuencia.

Segovia (España)

Cerca del río Eresma, se encuentra la llamada “Cueva de Santo Domingo”, ahora convertida en capilla, donde él se retiraba para orar.

Madrid (España)

En el Monasterio de Santo Domingo el Real de Madrid, se encuentra la pila bautismal de Santo Domingo. En ella se bautizan los miembros de la Familia Real española.

s-domingoguzman-9Bolonia (Italia)

En la Basílica de Santo Domingo de Guzmán, que pertenece al convento de dominicos en el que murió el santo, reposan sus restos.

Roma (Italia)

En la zona de las Termas de Caracalla se encuentra el convento que construyó santo Domingo junto a la iglesia de San Sixto. En este lugar, el santo resucitó a un joven.

En el Aventino, en la Basílica de Santa Sabina, se conserva la celda en la que durmió el santo durante su estancia en Roma.

Lecturas

s-domingoguzman-4

Del santo:

Santo Domingo no escribió propiamente ninguna obra. Se conservan algunas cartas suyas y las Constituciones de la Orden de Predicadores. Después de su muerte, se hicieron algunos escritos espirituales tomados de su predicación, como “Los nueve modos de orar de Santo Domingo”. Lo puedes encontrar en librerías religiosas y en algunas páginas web de la Orden de Predicadores.

De los Papas:

- Catequesis del Santo Padre Benedicto XVI, 3 de febrero de 2010.

- Catequesis del Santo Padre Benedicto XVI, 8 de agosto de 2012.

De otros autores:

- "Vida de Santo Domingo", del beato Jordán de Sajonia. Fue la primera biografía del santo. El beato Jordán de Sajonia fue uno de los primeros dominicos y sucesor inmediato de Santo Domingo.

-"Vida de Santo Domingo", Marc Joulin (Ediciones San Pablo, 1999).

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo