Menu

Nuestros Santos ProtectoresLos grandes patronos y protectores del Hogar

Santa Brígida de Suecia

Santa Brígida de Suecia

Ficha

ritacasia1

Nacimiento

Finster, Upland (Suecia), 1303.

Muerte

Roma (Italia), 23 de julio de 1373.

Canonización

Fue canonizada por Bonifacio IX el 7 octubre 1391.

Patrona de Europa

Fue proclamada Patrona de Europa por Juan Pablo II el 1 de octubre de 1999.

Fiesta

23 de julio

Vida

s-brigidasuecia6Santa Brígida nació hacia el año 1303 en Finster, en la región de Upland, (Suecia). Sus padres, Birger Petersson e Ingeborg Bengtsdotter, pertenecían a familias nobles cercanas a la corte real. Era un matrimonio piadoso, conocido por su devoción y vida virtuosa. La madre de Brígida murió cuando ella era aún pequeña y se educó con su tía. Recibió instrucción religiosa y fue educada en la virtud.

Hacia los 7 años de edad tuvo su primera aparición de la Virgen Santísima, la cual invitó a la niña a vivir según la voluntad de Dios para alcanzar la santidad, ofreciéndole una corona de espinas. Más tarde, cuando tenía aproximadamente 13 años de edad, después de oír una predicación sobre la Pasión del Señor, se quedó profundamente impresionada y adquirió una gran devoción a Cristo Crucificado. En otra ocasión, rezando ante un crucifijo, preguntó al Señor: “¿Quién te ha puesto así?”, a lo cual Él le respondió: “Los que me desprecian y se burlan de mi amor”. Desde aquel momento, la santa se hizo el firme propósito de tratarle siempre con amor y hacer que todos amasen más a Jesús.

A la edad de 14 años, contrajo matrimonio con Ulf  Gudmarsson. Tanto ella como su marido eran personas devotas, dadas a la oración y a las obras de caridad hacia los pobres y enfermos. Brígida y Ulf tuvieron 8 hijos: Marta, Carlos, Birger, Catalina, Benito, Gudmar, Ingeborg y Cecilia.

El rey de Suecia, de nombre Magnus, pidió a santa Brígida, que se distinguía por sus dotes pedagógicas, que instruyese a su esposa. De esta manera, la santa se convirtió en una de las damas principales de la corte. Un día se sintió movida a peregrinar a Santiago de Compostela (España) y pidió permiso al rey para hacerlo. En 1341 hizo esta peregrinación con su esposo Ulf, que cayó gravemente enfermo. Durante la enfermedad, se le apareció San Dionisio prometiéndole la curación a cambio de su entrega a una vida santa. A la vuelta de Santiago, los esposos decidieron de mutuo acuerdo vivir en castidad. Ulf entró como cisterciense en Alvastra, muriendo poco después, en 1344.

s-brigidasuecia7Después de la muerte de Ulf, Brígida se retira a un monasterio para vivir en silencio y penitencia. Durante este periodo tuvo muchas visiones, sobre todo de la Pasión del Señor y de la Virgen María. El Señor la convierte en una destinataria privilegiada de sus revelaciones y la llama a la intimidad con Él: «Hija mía, te he elegido a ti para mí, ámame con todo tu corazón... más que a todo lo que existe en el mundo».

Movida por una visión, funda un monasterio en Vadstena. Se trataba de un monasterio para unas 70 religiosas con una casa adjunta en la que habitaban unos 25 religiosos. Los monjes estaban sujetos a la abadesa en los aspectos temporales, mientras que ellos se encargaban de garantizar los auxilios sacramentales y espirituales a las religiosas.

En 1349 viajó a Roma, acompañada por su hija Catalina, con el deseo de recibir la aprobación de la Santa Sede para esta fundación, que se llamaría Orden del Santo Salvador. En aquella época, el Papa no residía en Roma, sino en Aviñón (Francia). El Señor pidió a Santa Brígida que esperase en Roma la vuelta del Papa, y así lo hizo. La espera fue larga, de casi 20 años. Mientras tanto, la santa reunió en torno suyo a un grupo de devotos para realizar obras de caridad y rezar juntos. Entre los "amigos de Dios" -nombre que ella misma dio al grupo- se encontraban su hija Catalina, dos sacerdotes suecos: Pedro de Alvastra y Pedro de Skänninge, y el eremita Alfonso de Vadaterra, que posteriormente realizará la labor de recopilar los escritos y revelaciones de santa Brígida. Las actividades que llevaban a cabo eran muy variadas: visitar a los enfermos, recoger limosnas para los pobres, asistir a los peregrinos y extranjeros, rezar por los difuntos en los cementerios, peregrinar a iglesias y santuarios... Además de todo esto, Santa Brígida recibía revelaciones en las que el Señor le pedía que amonestase a ciertas personas para que cambiasen de conducta. Ella obedecía con prontitud y olvido de sí, a pesar de que muchas veces no era una labor agradable.

Cuando, por fin, el Papa Urbano V regresó a Roma, aprobó las reglas de la Orden del Salvador, aunque el texto final no incluía todos los puntos que había deseado santa Brígida. Por más que la santa insistió y rogó al Papa, este no quiso permanecer en Roma sino que volvió a Aviñón. Este hecho la obligó a permanecer en Roma a la espera de la definitiva vuelta del Santo Padre, cosa que no pudo presenciar en vida.

s-brigidasuecia8En 1371, peregrinó a Tierra Santa con los "amigos de Dios". Durante este viaje, el Señor y su Santísima Madre revelaron a la santa muchos detalles de su vida oculta y de su Pasión. Poco después de su vuelta, santa Brígida enfermó gravemente y se fue apagando. Falleció el 23 de julio de 1373, rodeada de sus fieles "amigos de Dios". Fue enterrada en Roma de manera provisional hasta que sus hijos, al año siguiente, trasladaron su cuerpo en peregrinación al monasterio de Vadstena (Suecia). Su hija Catalina -que también está canonizada-, continuó la obra de la Orden del Salvador. En 1375 regresó a Roma para pedir al Papa la aprobación definitiva de las reglas y la canonización de su madre.

Santa Brígida fue canonizada en 1391 por el Papa Bonifacio IX. En octubre de 1999, el Papa Juan Pablo II la proclamó "Patrona de Europa", junto con santa Catalina de Siena y santa Edith Stein.

Eucaristía

s-brigidasuecia2El Señor manifestó a Santa Brígida en sus visiones la grandeza del Santísimo Sacramento de su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. Él mismo la invitó a recibir la Eucaristía con más frecuencia para fortalecerse en las virtudes y alimentar su alma.

En una de sus revelaciones, le dijo: “El manjar corporal se liquida cuando se le tritura; se destruye, en segundo lugar, y por último, alimenta por determinado tiempo. Pero mi manjar, aunque se le triture, queda el mismo, no se destruye y es igual siempre; finalmente, no alimenta por un tiempo dado, sino por toda la eternidad. Este manjar lo representaba el maná que comieron en el desierto aquellos antiguos padres; este manjar es la carne que prometí en el Evangelio, y la cual sacia para siempre. Luego a la manera que con la comida recobra el enfermo la robustez de las fuerzas corporales; así igualmente, todo el que con buena intención recibe mi Cuerpo, crece en fortaleza espiritual. Es una eficacísima medicina que entra en el alma y la sacia; no es perceptible a los sentidos corporales, pero es manifiesta a la inteligencia del alma”.

María

s-brigidasuecia3Santa Brígida fue una gran devota de la Virgen María. Cuando tenía siete años, se le apareció y le ofreció una corona de espinas, que la santa quiso coger.

Durante toda su vida recibió frecuentes visiones de la Virgen María, que le reveló muchas cosas sobre ella y sobre su hijo Jesús. Alcanzó una gran intimidad y confianza con ella.

Sentía una particular devoción por la Virgen Dolorosa y meditaba con frecuencia sus misterios durante la Pasión del Señor.

 

Lugares

s-brigidasuecia5- En un primer momento, Santa Brígida fue enterrada en Roma, en la iglesia de San Lorenzo en Panisperna, pero sus hijos Birger y Catalina trasladaron el cuerpo al monasterio de Vadstena (Suecia), en 1374, donde reposa actualmente.

- En la casa de las brigitinas de Roma (Italia), se conservan las habitaciones en las que vivió y murió Santa Brígida, y algunas reliquias suyas.

- En la Basílica de San Pablo Extramuros de Roma (Italia) se puede venerar el Crucifijo milagroso ante el cual solía rezar santa Brígida y que tantas veces le habló.

Lecturas

s-brigidasuecia4De la santa:

Santa Brígida dictó las revelaciones que había recibido a sus confesores, que las tradujeron al latín y las recopilaron en ocho libros bajo el título “Revelationes” (Las revelaciones). Actualmente existen traducciones en muchas lenguas y se pueden encontrar en las librerías religiosas o en internet.

De los Papas:

- Motu proprio del Papa Juan Pablo II con el que proclama Patronas de Europa a Santa Catalina de Siena, Santa Brígida de Suecia y Santa Teresa Benedicta de la Cruz, 1 de octubre de 1999.

- Catequesis del Papa Benedicto XVI durante la audiencia general del 27 de octubre de 2010.

De otros autores:

- En la web oficial de las Brigitinas se pueden conseguir algunos libros sobre la santa y su espiritualidad editados por ellas. Puedes acceder a través de este link.

- “Brígida de Suecia. Patrona de Europa”, por Paola Giovetti (Colección Arcaduz, Ed. Palabra, 2009). Se puede conseguir en la web oficial de la Editorial Palabra, a través de este link.

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo