Menu

Nuestros Santos ProtectoresLos grandes patronos y protectores del Hogar

San Juan Bosco

San Juan Bosco

Ficha

juanbosco1

Nacimiento

Becchi, Asti (Italia), 16 de agosto de 1815.

Muerte

Valdocco, Turín (Italia), 31 de enero de 1888.

Beatificación

Fue beatificado por Pío XI el 2 de junio de 1929.

Canonización

Fue canonizado por Pío XI el 1 de abril de 1934.

Fiesta

31 de enero

Vida

juanbosco8San Juan Bosco nació el 16 de agosto de 1815 en Becchi, Asti (Italia), localidad cercana a Castelnuovo d’Asti. Era el menor de tres hermanos varones. Sus padres eran Francisco Bosco y Margarita Occhiena. Juan quedó huérfano de padre a los dos años.

Fue, por tanto, su madre, mujer virtuosa y de una fe profunda, la que educó a Juan con ternura y fortaleza. Además de enseñarle a trabajar, le introdujo en la vida de fe, inculcándole una tierna devoción a la Virgen María y una confianza fuerte en la Providencia.

A los nueve años, Juan tuvo un sueño que resultó trascendental en su vida, pues se trataba de una profecía de la misión que el Señor le confiaba. Este sería el primero de otros muchos sueños de índole profética. Su primer sueño le acompañó a lo largo de toda su vida. En él, se vio en un prado rodeado de niños que jugaban, blasfemaban y se peleaban. Juan quiso separarles a fuerza de puñetazos y golpes. Sintió entonces la voz del Señor que le decía: “Juan, no con golpes, sino con dulzura y amor, deberás ganarte a estos niños”. Le dijo también: “Yo te daré una Maestra bajo cuya disciplina llegarás a ser sabio”. Los jóvenes se convirtieron, de repente, en fieras. Luego apareció la Virgen, que le dijo: “He aquí tu campo. Hazte humilde, fuerte y robusto”. Inmediatamente, las fieras se transformaron en mansos corderos.

Desde muy pronto, Juan siente la llamada al sacerdocio. Su hermano mayor se opuso. Pero, finalmente, Juan pudo marchar a Chieri, donde compaginaba los estudios con el trabajo. Aprendió varios oficios, que luego le fueron de gran utilidad para instruir a sus jóvenes. Fue panadero, camarero, sastre, herrero, zapatero, carpintero... Su alegría era contagiosa, tenía una inteligencia extraordinaria y una gran habilidad para ganarse la simpatía de otros muchachos. Para ellos aprende juegos malabares y juegos acrobáticos, con el fin de entretenerlos y apartarlos de juegos e influencias nocivas. Les enseña el catecismo y los lleva a Misa. También funda la “Sociedad de la alegría”, un grupo de jóvenes, porque descubre que para ser santo hay que ser alegre. Comienza ya, de esta manera, con su labor pedagógica y apostólica con los jóvenes.

juanbosco11A los 20 años, entra en el seminario de Chieri para iniciar sus estudios sacerdotales. Era un seminarista ejemplar. Todos sus esfuerzos se verán premiados con la deseada ordenación sacerdotal, que se celebró el 5 de junio de 1941, fiesta de la Santísima Trinidad, en la iglesia de la Inmaculada Concepción.

El 8 de diciembre de 1841 tuvo lugar un hecho de gran importancia en la vida de Don Bosco. Él se disponía a celebrar Misa en la iglesia de San Francisco, en Turín. Vio cómo el sacristán golpeaba a un joven monaguillo porque no sabía hacer bien las cosas. Don Bosco reprendió al sacristán y después habló con el joven, llamado Bartolomé Garelli. Este le cuenta que tiene 16 años, que es huérfano y aún no ha recibido la primera comunión. El muchacho le confesó que no se atrevía a ir al catecismo por miedo a que los niños más pequeños se burlaran de él. Don Bosco se ofreció a enseñarle el catecismo y le aseguró que no volverían a golpearle. El chico accedió y se presentó el domingo siguiente para la catequesis con varios amigos. A estos se sumarán otros, y luego otros, y así sucesivamente.

Va naciendo, de este modo, la obra de los “oratorios”. Empieza con una sencilla catequesis, al principio, que más tarde se irá ampliando, buscando respuestas a las necesidades que descubre en los jóvenes con los que se va encontrando, tanto en sus visitas a las cárceles como en las calles de Turín. La mayoría eran emigrantes del campo, que habían venido a la ciudad en busca de trabajo; muchos eran huérfanos y habían sido abandonados, quedando expuestos a graves peligros para el cuerpo y para el alma.

Su expresión: “Me basta que seáis jóvenes para que os quiera con toda mi alma”, y aquella otra: "Tengo prometido a Dios que incluso mi último aliento será para mis pobres jóvenes”, ponen de manifiesto esta llamada del Señor y la generosa respuesta del santo.

juanbosco10A Don Bosco todo esto se le hace poco y se siente urgido a buscar una casa en la que poder recoger a estos jóvenes para educarles en la fe y en las virtudes humanas. En abril de 1846 establece su casa en el barrio turinés de Valdocco, en la que desarrolla una intensa actividad en favor de los jóvenes, con quienes se muestra como padre y excelente educador. Acoge a los que no tienen casa, crea talleres y escuela de artes y oficios para enseñarles una profesión, funda una imprenta, les atrae siempre con nuevas iniciativas de teatro, música, canto, excursiones. Toda su obra la realiza de la mano de la Virgen María, con el título de María Auxiliadora, a la que ama y enseña a amar; y con la recepción asidua de los sacramentos de la confesión y de la Eucaristía.

Entre sus jóvenes empiezan a surgir vocaciones al sacerdocio. Uno de estos futuros sacerdotes, Miguel Rúa, emite sus primeros votos privados bajo la dirección de Don Bosco. Era, de alguna manera, el inicio de la fundación de la “Sociedad de Francisco de Sales”, una congregación religiosa masculina. El fin de esta sociedad era el de dar continuidad a la obra que San Juan Bosco había iniciado. En diciembre de 1859, Don Bosco comunica su decisión de fundar esta congregación y 26 chicos deciden someterse a sus reglas. Más tarde, en 1872, fundó también la “Congregación de las Hijas de María Auxiliadora”, junto con Santa María Dominga Mazzarello, para extender su apostolado a la juventud femenina. En 1876, funda la “Pía Unión de los Cooperadores Salesianos”, que constituye la rama de laicos con la queda completa la "Familia Salesiana".

El celo por la salvación de las almas le espolea y le impulsa a llevar el Evangelio más allá del océano. De este modo, nacen las misiones salesianas, enviando a los primeros diez misioneros a Argentina en 1875. A estos da una serie de recomendaciones antes de partir, pidiéndoles que sean fieles a las gracias que han recibido y expandan por el mundo el amor a Jesús y a María: "Buscad almas, no dinero ni honores". "Que el mundo sepa que sois pobres, en el vestir, en el vivir, en vuestras casas... y vosotros seréis ricos a los ojos de Dios y os apoderaréis de los corazones de los hombres". "Amaos entre vosotros, aconsejaos, corregíos..., pero nunca os envidiéis ni seáis rencorosos. Que el bien de uno sea el bien de todos, los sufrimientos de uno sean considerados como los sufrimientos de todos". "Insistid constantemente en la devoción a María Auxiliadora y a Jesús Sacramentado".

juanbosco7San Juan Bosco no se limitó a desarrollar una gran labor educativa sino que también escribió opúsculos en favor de la religión y promovió la construcción de iglesias como las Basílicas de San Juan Evangelista y María Auxiliadora, en Turín, y la Iglesia del Sagrado Corazón en Roma, donde celebró su última Misa.

El 31 de enero de 1888 murió en Turín. Sus últimas recomendaciones fueron: "Propagad la devoción a Jesús Sacramentado y a María Auxiliadora y veréis lo que son los milagros. Ayudad mucho a los niños pobres, a los enfermos, a los ancianos y a la gente más necesitada, y conseguiréis enormes bendiciones y ayudas de Dios. Os espero en el Paraíso".

Fue beatificado el 2 de junio de 1929 por Pío XI. El mismo Pontífice le canonizó el 1 de abril de 1934. En el primer centenario de su muerte, el Papa Juan Pablo II envió una carta al rector de los Salesianos en la que proclamó a San Juan Bosco como “padre y maestro de la juventud”.

Eucaristía

San Juan Bosco tenía un alma profundamente eucarística. Puede decirse que los pilares de su obra son la Eucaristía y la Virgen.

juanbosco3Ya en los comienzos, cuando empieza a trabajar con los jóvenes tras su ordenación sacerdotal, busca con empeño un lugar donde, además de reunirse con ellos, pueda celebrarles la Santa Misa. Animaba a los muchachos a la comunión frecuente y les exhortaba diciéndoles: "No hay felicidad más grande en esta tierra que la que suscita la comunión bien hecha". Y añadía: "No hay nada que tema más el demonio que estas dos cosas: una comunión bien hecha y las visitas frecuentes al Santísimo Sacramento. ¿Queréis que el Señor os dé muchas gracias? Visitadle a menudo. ¿Queréis que el Señor os dé pocas? Visitadle pocas veces". “La comunión devota y frecuente es el medio más eficaz para tener una buena muerte y así salvar el alma”.

No es extraño que al tierno amor de Don Bosco correspondiese el Señor obrando prodigios como el de la multiplicación de las formas. Cuentan los biógrafos del santo que, en la fiesta de la Anunciación de 1848, Don Bosco estaba celebrando la Misa para todo el colegio, que contaba con 360 alumnos. Al sacristán se le había olvidado poner formas para consagrar. En el sagrario solamente había una píxide con 8 hostias consagradas. En el momento de la comunión, todos se dieron cuenta de lo que pasaba, especialmente José Buzzetti, que ayudaba en el altar y sería después uno de los primeros sacerdotes salesianos. Don Bosco comenzó a distribuir la comunión y a nadie faltó la comunión.

juanbosco2Es famoso el sueño de Don Bosco que tiene como protagonistas a tres de sus grandes amores: la Eucaristía, María Auxiliadora y la Iglesia. El santo vio sobre el mar una multitud de naves colocadas en orden de batalla. Había una nave majestuosa (la Iglesia), pilotada por el Santo Padre y rodeada de otras navecillas más pequeñas que la escoltaban. Por otro lado, había una multitud de naves bien armadas (los enemigos de la Iglesia) que arremetían contra la nave principal. Las olas y el fuerte viento favorecían a la flota enemiga y la batalla arreciaba. Del mar, emergían dos columnas no muy lejanas una de la otra. Sobre una de las columnas, campeaba la estatua de la Virgen Inmaculada, con la inscripción "Auxilium Christianorum" y, sobre la otra columna, la Eucaristía, con la inscripción "Salus Credentium". En la batalla, murió el Papa y fue elegido otro, el cual consiguió hacer pasar a la nave entre las dos columnas que emergían del mar y la puso a salvo. Todo el ejército enemigo se retiró derrotado y los cristianos, con el Santo Padre a la cabeza, entonaron un himno de acción de gracias a Jesús Sacramentado y a María Auxiliadora.

María

juanbosco6La madre de Don Bosco, "mamá Margarita", se había encargado de educar a su hijo en una sólida piedad mariana desde muy pequeño. Esta devoción fue creciendo según pasaban los años y, especialmente, desde que San Juan Bosco tuvo aquel sueño profético a los 9 años, en el que el Señor le indicó su futura labor apostólica, dándole como maestra de sabiduría a la Virgen Santísima.

Había recibido una vocación especial en la que la Virgen Santísima y el Señor le guiaban directamente para que pudiera cumplir su misión. María Santísima, bajo la advocación de María Auxiliadora, se le aparecía en sueños, indicándole su campo de apostolado, educándole, instruyéndole, animándole y reprendiéndole, como verdadera madre. Él la consideraba como la verdadera fundadora y madre de su obra, y así le gustaba llamarla.

Su amor tierno y filial a la Virgen María, lo transmite a raudales a aquellos con quienes se encuentra, especialmente a los jóvenes. A ellos les habla de María con un corazón enardecido: "Tened fe y confianza en María Auxiliadora y veréis lo que son los milagros". "Quien confía en María no se sentirá nunca defraudado". "En todos los peligros, invocad a María, y os aseguro que seréis librados”. "En el cielo nos quedaremos gratamente sorprendidos al conocer todo lo que María Auxiliadora ha hecho por nosotros en la tierra". "Para obtener una gracia especial, la jaculatoria más eficaz es esta: María Auxiliadora, ruega por nosotros". "Amad, honrad, servid a María. Procurad hacerla conocer, amar y honrar por los demás. No solamente no perecerá un hijo que haya honrado a esta Madre, sino que podrá aspirar también a una gran corona en el cielo".

juanbosco12En varios sueños, María Auxiliadora pide a San Juan Bosco que construya un templo en su honor, le muestra el lugar y una inscripción dentro del templo: "Aquí mi casa, de aquí mi gloria". Don Bosco, confiado en el auxilio de la Virgen Santísima, inicia la construcción del templo con todo lo que tiene: unas pocas monedas. Más tarde, diría: "No existe un ladrillo que no sea señal de alguna gracia". “Todo lo ha hecho Ella". El 9 de junio de 1868 se consagró el templo, lugar de gracias incesantes de la Madre del cielo. Se trata de la actual Basílica de María Auxiliadora de Turín, en la cual reposan los restos mortales de San Juan Bosco.

 

Lugares

juanbosco4- En la ciudad de Turín (Italia), está la Basílica de María Auxiliadora, que el santo construyó según las instrucciones que la misma Virgen le dio. Allí se encuentra el cuerpo incorrupto de San Juan Bosco. También están Santa María Mazarrello, fundadora de las Hijas de María Auxiliadora; y Santo Domingo Savio, discípulo de San Juan Bosco, que murió a la edad de 15 años. En la Basílica se puede ver también el cuadro original de María Auxiliadora que el santo mandó pintar.

Junto a la Basílica, se encuentra la Capilla de San Francisco de Sales, en la cual solía celebrar Misa San Juan Bosco. Forma parte de un complejo en el que también se pueden visitar las habitaciones y otros recuerdos de Don Bosco: su confesionario, su capilla, su dormitorio, su escritorio, sus vestimentas sacerdotales y varios objetos de su uso personal.

- En Chieri, Turín (Italia), ciudad en la que Don Bosco pasó 10 años de su adolescencia y juventud, se puede visitar el Seminario en el que ingresó en 1835, bajo la dirección de San José Cafasso. También se encuentra allí la Capilla de la Virgen del Rosario, en la que el santo celebró su tercera misa; y los restos mortales de un gran amigo de San Juan Bosco, Luis Comollo. En vida hicieron el pacto de que aquel que muriera antes tenía que volver a avisar al otro de que se había salvado. Luis fue el primero en morir y cumplió el pacto.

Se puede pasear también por el barrio judío de la ciudad. San Juan Bosco tenía amigos judíos en esta zona, como Elías, le alquilaba libros para que pudiera estudiar; Jonás, y otros muchos, a los que ayudaba los sábados en sus tareas.

Otro lugar de visita es el Istituto Santa Teresa, escuela fundada por el propio Don Bosco en 1878. En su capilla hay una estatua de María Auxiliadora que llevó personalmente el santo con este mensaje: "La Virgen nos precede".

juanbosco5La Escuela Pública de Chieri conserva también  muchas anécdotas e historias de Juan Bosco en sus tiempos de estudiante. Fue estando allí cuando fundó la "Sociedad de la alegría" y se afianzó en su deseo de ser sacerdote.

Como último punto de peregrinación destacado en esta ciudad, está la casa de Lucía Matta, señora que hospedó a Juan durante su primer año en Chieri.

- En la colina de "I Becchi", Asti (Italia), se encuentra la casa natal de San Juan Bosco, en la que vivió durante los primeros años de su infancia y en la que se encuentran también otros recuerdos del santo y de la Sociedad Salesiana. El Papa Juan Pablo II quiso dar un nuevo nombre a este lugar: "la colina de las bienaventuranzas juveniles".

Lecturas

Del santo:

San Juan Bosco promovía los buenos libros entre sus muchachos y él mismo escribió numerosos opúsculos y obras, en su mayoría dirigidas a los jóvenes. Los temas de sus escritos giran en torno a la educación, la historia, el Magisterio de la Iglesia, la obra salesiana, las vidas de los santos...

juanbosco14

Entre ellas, destacamos solo algunas: "El joven preparado para la práctica de sus deberes", "La fuerza de la buena educación", "Conversaciones entre un cura de campo y un abogado sobre el sacramento de la confesión", "La historia de Italia para la juventud desde su poblamiento a nuestros días", "Vida de San José, esposo de María y padre putativo de Jesús contada por acreditados autores con la novena en preparación a la fiesta del santo", "Vida de San Martín, obispo de Tours", "Vida de San Pedro, príncipe de los apóstoles, primer papa después de Jesucristo", "Vida del jovencito Domingo Savio, alumno del Oratorio de San Francisco de Sales", "Memorias del Oratorio de San Francisco de Sales", "Reglamento del Oratorio de San Francisco de Sales", "Testamento espiritual"...

Se conservan también más de 150 sueños proféticos de San Juan Bosco y muchas de sus cartas. 

Los escritos de Don Bosco han sido recopilados y publicados por distintas editoriales y pueden encontrarse en las librerías católicas. Algunos se pueden descargar con formato digital a través de Internet. 

De los Papas:

- Carta Apostólica Peculiare Studium, del Santo Padre Juan XXIII, con la que se constituye a San Juan Bosco patrono de los jóvenes aprendices españoles, 22 de abril de 1960.

- Discurso del Santo Padre Pablo VI a los miembros del XXI Capítulo General de la Sociedad Salesiana de San Juan Bosco, 26 de enero de 1978.

- Discurso del Santo Padre Juan Pablo II durante un encuentro con la juventud salesiana, 5 de mayo de 1979.

- Carta Apostólica "Iuvenum Patris", del Santo Padre Juan Pablo II, en el centenario de la muerte de San Juan Bosco, 31 de enero de 1988.

- Mensaje del Santo Padre Benedicto XVI al Rector Mayor de los Salesianos de Don Bosco con motivo del XXVI Capítulo General de la Sociedad de San Francisco de Sales, 31 de marzo de 2008.

De otros autores:

Se han escrito muchas biografías y libros de San Juan Bosco. Señalamos aquí algunos:

juanbosco13- Uno de los grandes biógrafos de San Juan Bosco es el salesiano Teresio Bosco, que ha publicado numerosas obras sobre el santo, entre ellas: "Don Bosco, una biografía nueva", "Don Bosco, historia de un cura", "Conversaciones sobre Don Bosco", etc. Estas obras están publicadas en la Editorial C.C.S. Puedes comprarlas a través de este link.

- "Don Bosco y su tiempo: Educador nato, patrono de la juventud trabajadora", de Hugo Wast (Editorial Palabra, Colección Arcaduz). Se puede comprar a través de este link.

- “Aquí vivió Don Bosco. Itinerario histórico-geográfico y espiritual”, de Aldo Giraudo y Giuseppe Biancardi (2004).

- El autor Aldo Giraudo ha escrito otras obras sobre San Juan Bosco, entre ellas: “Don Bosco, maestro de vida espiritual”. Además, ha recopilado escritos del santo en varios libros: “Memorias del Oratorio de San Francisco de Sales”,  “Os escribo a vosotros, jóvenes. Apuntes de espiritualidad salesiana”, “Vidas de jóvenes. Las biografías de Domingo Savio, Miguel Magone y Francisco Besucco”, etc.

- "Memorias biográficas de San Juan Bosco", es la biografía más completa del santo. Consta de veinte volúmenes escritos por distintos autores.

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo