Menu

Nuestros Santos ProtectoresLos grandes patronos y protectores del Hogar

San Ildefonso de Toledo

San Ildefonso de Toledo

Ficha

ildefonsotoledo1

Nacimiento

Toledo (España), año 607.

Muerte

Toledo (España), 23 de enero del año 667.

Canonización

En la época de San Ildefonso no existía el proceso de canonización, pero se conservan documentos que testimonian que recibió culto desde la época mozárabe.

Fiesta

23 de enero

Vida

ildefonsotoledo2Los datos biográficos que se conocen de San Ildefonso de Toledo provienen de dos fuentes principales: los escritos del mismo santo, en los que aparecen algunas noticias de su vida; y el “Beati Ildephonsi Elogium” (Elogio del bienaventurado Ildefonso), de San Julián de Toledo, que fue contemporáneo suyo.

San Ildefonso nació en Toledo (España) hacia el año 607. Sus padres pertenecían a la nobleza visigoda. El santo recibió una esmerada educación en Toledo, bajo la guía de su tío San Eugenio y, posteriormente, completó sus estudios en Sevilla con San Isidoro.

Desde muy pequeño, se sintió atraído por la vida monástica. Al volver de Sevilla, tras haber realizado los estudios de Filosofía y Humanidades, entró en el monasterio de Agali, Toledo. Entre los años 632-633 fue ordenado diácono por San Eladio, obispo de Toledo. Más tarde, hacia el 650, fue elegido abad del monasterio.

En el año 657 murió su tío San Eugenio III, entonces obispo de Toledo, y San Ildefonso fue nombrado su sucesor. El santo no quiso aceptar el nombramiento, pero se vio obligado a ocupar el cargo dos años después. Siendo ya obispo, escribió su obra “De virginitate perpetua Sanctae Mariae adversus tres infideles”, en la que combate las herejías contra la virginidad de María. Destacó por su amor a la Virgen Santísima, la cual premió sus esfuerzos por defender su honor imponiéndole una casulla, como veremos en el apartado de María.

ildefonsotoledo3San Julián, en su Elogio, nos ofrece unos retazos de la personalidad y de las virtudes de San Ildefonso: "Fue, en efecto, insigne por su perseverancia en el temor de Dios, distinguido por su religión, lleno de compunción, grave en el andar, digno de alabanza por su honradez, de una paciencia fuera de lo común, seguro confidente de cualquier secreto, insigne por su sabiduría, ilustre por su talento en la disertación, célebre por la majestad de su elocuencia, rico por el crecido río de sus palabras y considerado como una persona notable por la elevada altura de su elocuencia, hasta el punto de que, cuando su profuso discurso se ocupaba por extenso de alguna controversia, parecía con razón que no era un hombre el que hablaba tan ricamente, sino Dios a través de un hombre".

Murió el 23 de enero del año 667 y le enterraron en la iglesia de Santa Leocadia, en Toledo. Más tarde, cuando los cristianos toledanos tuvieron que huir por la invasión árabe al norte de España, se llevaron sus restos a Zamora, donde reposan actualmente.

Eucaristía

ildefonsotoledo4Aunque es difícil encontrar referencias explícitas sobre la relación del santo con la Eucaristía, sí que sabemos que San Ildefonso era un gran amante de la liturgia. A él se atribuye la redacción de muchos textos litúrgicos para la Santa Misa de la liturgia hispano-mozárabe.

Por sus escritos y sermones sabemos también que el santo recomendaba la comunión diaria basándose en la petición del Padre Nuestro que nos dejó el mismo Jesús: “danos hoy nuestro pan de cada día”. Esto no era algo común en su época, lo cual nos da a entender su amor al Santísimo Sacramento.

 

María

ildefonsotoledo6San Ildefonso fue uno de los grandes defensores de la Virginidad Perpetua de María. Su amor a la Virgen fue recompensado por ella misma con un gran milagro.

La víspera del 18 de diciembre del año 665 (fiesta de la "Expectación del parto"), el santo se dirigía a la iglesia con otros sacerdotes y fieles para honrar a María. De repente, vieron que salía un gran resplandor de la iglesia y la mayoría se llenó de miedo y huyó. San Ildefonso y dos diáconos entraron en la capilla y se aproximaron al altar. En la sede episcopal vieron sentada a la Virgen María, que con un gesto llamaba al santo para que se acercara. San Ildefonso obedeció y la Santísima Virgen le dirigió estas palabras: “Tu eres mi capellán y fiel notario. Recibe esta casulla que mi Hijo te envía de su tesorería”. Dicho esto, le impuso la casulla pidiéndole que la vistiera en las festividades celebradas en su honor.

Según consta en los documentos que se conservan en los archivos de la Catedral de Toledo, cuatro obispos hicieron un reconocimiento de la casulla en el siglo XVI, que se encontraba en unas arcas de la Catedral de Oviedo. El jesuita Sebastián Sarmiento, que estuvo presente en este reconocimiento, describió la casulla en estos términos: "Un cendal de color de cielo en forma de un capuz portugués, tan grande que pudiera cubrir al hombre más alto que hay en España, sin textura ni costura como una tela de cebolla, tan delicado y sutil que con solo el aliento que respiraban se hinchaba como una vela cuando le da recio el viento".

Este milagro está documentado en el “Acta Sanctorum” como el “Descendimiento de la Santísima Virgen y de su Aparición”. La Iglesia de Toledo celebra este milagro el 17 de diciembre todos los años.

Del Libro de la Perpetua Virginidad de Santa María, de San Ildefonso de Toledo:

ildefonsotoledo5“Los que no aceptáis que María sea siempre Virgen; los que no queréis reconocer a mi Creador por Hijo suyo, y a Ella por Madre de mi Creador; si no glorificáis a este Dios como Hijo de Ella, tampoco glorificáis como Dios a mi Señor. No glorificáis como Dios a mi Señor los que no proclamáis bienaventurada a la que el Espíritu Santo ha mandado llamar así por todas las naciones; los que no rendís honor a la Madre del Señor con la excusa de honrar a Dios su Hijo. Sin embargo yo, precisamente por ser siervo de su Hijo, deseo que Ella sea mi Señora; para estar bajo el imperio de su Hijo, quiero servirle a Ella; para probar que soy siervo de Dios, busco el testimonio del dominio sobre mi de su Madre; para ser servidor de Aquel que engendra eternamente al Hijo, deseo servir fielmente a la que lo ha engendrado como hombre.
Pues el servicio a la Esclava está orientado al servicio del Señor; lo que se da a la Madre redunda en el Hijo; lo que recibe la que nutre termina en el que es nutrido, y el honor que el servidor rinde a la Reina viene a recaer sobre el Rey.
Por eso me gozo en mi Señora, canto mi alegría a la Madre del Señor, exulto con la Sierva de su Hijo, que ha sido hecha Madre de mi Creador y disfruto con aquella en la que el Verbo se ha hecho carne.
Porque gracias a la Virgen yo confío en la muerte de este Hijo de Dios y espero que mi salvación y mi alegría venga de Dios siempre y sin mengua, ahora, desde ahora y en todo tiempo y en toda edad por los siglos de los siglos”.

Lugares

ildefonsotoledo7Los restos de San Ildefonso reposan en la Iglesia Arciprestal de San Pedro y San Ildefonso, en Zamora (España). Los mozárabes trasladaron los restos del santo al norte de España cuando huyeron de Toledo por la invasión de los árabes.

En Toledo (España) se puede visitar la Basílica de Santa Leocadia, en la que se fue enterrado al morir; y la Catedral cuya sede ocupó y donde se conserva la piedra en la que la Virgen María apoyó sus pies cuando se apareció a San Ildefonso para imponerle la casulla, en la llamada Capilla de la Descensión.

 

Lecturas

Del santo:

Se sabe que San Ildefonso dejó numerosos libros escritos, aunque se conservan solamente unos pocos. Compuso además textos litúrgicos que aún se utilizan en la liturgia del rito hispano-mozárabe.

ildefonsotoledo8Las obras que se conservan de San Ildefonso son:

- “De virginitate Sanctae Mariae contra tres infideles”, un tratado en el que se defiende la Perpetua Virginidad de María, rebatiendo tres herejías de la época. Es un libro en el que se percibe su gran amor por la Virgen Santísima, a la que proclama insistentemente como Madre de todos los hombres.
- “Liber de cognitione baptismi unus”, sobre el bautismo en el que expone la doctrina del sacramento con gran elocuencia y sencillez.
- “De progressu spiritualis deserti”, sobre el progreso del desierto espiritual, que se considera una continuación del anterior.
- “De viris illustribus”, libro en el que recoge semblanzas de varones ilustres.
- Dos cartas dirigidas a Quirico de Barcelona.

De los Papas:

- Homilía del Santo Padre Juan Pablo II en el Acto Mariano Nacional de Zaragoza, con motivo del viaje apostólico del Pontífice a España, 6 de noviembre de 1982.

De otros autores:

- “Beati Ildephonsi Elogium” (Elogio del bienaventurado Ildefonso), de San Julián de Toledo, contemporáneo de San Ildefonso.
- En el libro "Los Milagros de Nuestra Señora", de Gonzalo de Berceo (siglo XIII), el autor dedica el primer poema al milagro de la imposición de la casulla: "La casulla de San Ildefonso".
- "San Ildefonso de Toledo. Biografía, época y posteridad", de D. Francisco Rivera Recio (B.A.C., 1985). Este libro se puede adquirir en librerías o en la página web de la Biblioteca de Autores Cristianos (B.A.C.), a través de este enlace.

Hermana Clare

Hermana Clare

Comentario de una protestante

Queremos mostrar el impacto que el testimonio de la hermana ha tenido sobre una persona que, por su formación religiosa, no es a priori...

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo