Menu

Material didácticoLecciones de catequesis sobre los sacramentos y más temas para jóvenes o adultos.

El matrimonio

Esta catequesis sobre el matrimonio explica el sacramento desde sus mismas raíces, exponiendo la belleza inherente de su naturaleza y sus fines, establecidos por el mismo Dios. Sigue el esquema del Catecismo de la Iglesia Católica, explicando el rito del sacramento, sus efectos en las almas de los que contraen el matrimonio, sus propiedades de unión e indisolubilidad, las obligaciones del matrimonio y la doctrina de la Iglesia, que queda muy clara, sobre el divorcio y el matrimonio civil.



NATURALEZA Y FINES DEL MATRIMONIO


Desde el inicio de los tiempos, cuando Dios creó a la primera pareja, les dio un ordenamiento que hizo de su unión, el matrimonio, una institución natural dotada de vínculo permanente y exclusivo, de modo que ya no son dos sino una sola carne, sin que nadie en la tierra pueda separar lo que el mismo Dios ha unido (Mateo 19, 6). Esta inseparable comunidad de vida a la que Dios les destina, se basa en la entrega personal del uno al otro, y encuentra su consumación sensible en la unión de los cuerpos.

El Libro del Génesis enseña que Dios creó a la persona humana varón y mujer, con el encargo de procrear y de multiplicarse. Es entonces cuando instituye Dios el matrimonio y lo hace (de modo principal) para poblar la tierra y para que hombre y mujer se ayuden y sostengan mutuamente.

Para los bautizados el matrimonio es, además de una institución natural, un sacramento que significa la unión de Cristo con la Iglesia, ya que tiene que ser manifestación del amor de Cristo a su Iglesia, que le hizo entregarse en la Cruz para santificarla y tenerla para sí gloriosa, sin mancha ni arruga, santa e inmaculada (Efesios 5, 25-27). En el umbral de su vida pública, Jesús realiza su primer milagro -a petición de su Madre- con ocasión de un banquete de bodas en Caná. La Iglesia concede una gran importancia a la presencia de Jesús en las bodas de Caná porque ve en ella la confirmación de la bondad del matrimonio y el anuncio de que en adelante será un signo eficaz de la presencia de Cristo, un sacramento.

El Matrimonio en su definición real, es la unión marital de un hombre y una mujer, entre personas legítimas, para formar una comunidad indivisa de vida.

En primer término, el fin del matrimonio es la procreación y educación de los hijos, y en segundo lugar, la ayuda mutua entre los esposos y su propio perfeccionamiento. El amor matrimonial tiene que ser reflejo del amor creador de Dios y por tanto fecundo.


EL MATRIMONIO COMO SACRAMENTO Y CAMINO DE SANTIDAD

El matrimonio es verdadero sacramento pues en él se dan:
   a)    el signo sensible, que es el contrato matrimonial
   b)    la producción de la gracia, tanto santificante como la sacramental específica.
   c)    la institución del sacramento por Cristo.

Por tratarse de un sacramento, sólo a la Iglesia corresponde juzgar y determinar todo aquello que se refiere a la esencia del matrimonio cristiano, no al estado. La razón es que, el contrato matrimonial entre los cristianos es inseparable del sacramento, y sólo la Iglesia tiene poder sobre los sacramentos. El poder civil tiene competencia sólo sobre los efectos meramente civiles del matrimonio canónico de los cristianos, entre los que se encuentran la unión o separación de bienes, su administración y su sucesión, la herencia que corresponde al cónyuge y a los hijos, etc.

Si Cristo elevó el matrimonio a la dignidad de sacramento, podemos afirmar que es también una vocación cristiana y, para los esposos, camino de santidad. En el seno de la familia, los padres han de ayudarse mutuamente a crecer en la virtud y la vida espiritual y han de ser para sus hijos los primeros anunciadores de la fe con su palabra y con su ejemplo, y han de fomentar la vocación de cada uno. El hogar es así la primera escuela de vida cristiana. Aquí se aprende la paciencia y el gozo  del trabajo, el amor fraterno, el perdón generoso, incluso reiterado, y sobre todo el culto divino por medio de la oración y la ofrenda de su vida.

EL SIGNO EXTERNO DEL SACRAMENTO

El legítimo contrato matrimonial es, a la vez, la materia y la forma del sacramento del matrimonio, puesto que, en el momento mismo en que se establece este contrato entre los bautizados, se produce el sacramento sin que sea necesaria ninguna otra condición. La materia remota son las personas mismas de los contrayentes. La materia próxima son los signos o palabras con que se manifiestan esa entrega. La forma es la aceptación mutua de la entrega, manifestada externamente.

EFECTOS DEL SACRAMENTO

El efecto propio del matrimonio, en cuanto institución natural, es el vínculo entre los cónyuges, con sus propiedades esenciales de unidad e indisolubilidad. Para los cristianos, además, el sacramento del matrimonio produce efectos sobrenaturales:
   a)    aumento de gracia santificante
   b)    la gracia sacramental específica, que consiste en el derecho a recibir en el futuro las gracias actuales necesarias para cumplir debidamente los fines del matrimonio.

MINISTRO Y SUJETO DEL MATRIMONIO

Los mismos contrayentes son los ministros del sacramento del matrimonio. La presencia del sacerdote es necesaria sólo a partir del Concilio de Trento, en que se estableció como norma para evitar los desórdenes que suponían los matrimonios ocultos que, sin embargo, eran matrimonios válidos.

Los sujetos de  la alianza matrimonial son un hombre y una mujer bautizados con uso de razón que no tengan ningún impedimento, es decir que sean libres para contraer matrimonio. "Ser libre" quiere decir:
-    no obrar por coacción.
-    no estar impedido por: edad (la edad mínima para poderse casar es de 14 años en la mujer y 16 en el varón), impotencia, tener ya otro vínculo matrimonial, ordenación sacerdotal o profesión de votos religiosos, rapto, parentesco.

Como es un sacramento de vivos, hace falta estar en gracia para recibirlo sin cometer un pecado grave.

PROPIEDADES DEL MATRIMONIO

Unidad
Desde el principio sancionó Dios la unidad de la institución matrimonial: “…dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y vendrán los dos a ser una sola carne” (Génesis 2, 24). El hecho de formar “una sola carne” hace de este vínculo una realidad exclusiva: de uno con una.

Indisolubilidad
“Lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre” (Mateo 19, 6). El vínculo matrimonial es, pues, por institución divina, perpetuo e indisoluble: una vez contraído no puede romperse sino con la muerte de uno de los cónyuges (1 Cor 7, 39; 1 Tim 5, 14). Es obligación de quienes contraen matrimonio hacer juntos vida conyugal, lo que implica comunidad de lecho y de casa, pues es necesaria para alcanzar los fines del matrimonio.

Existen sin embargo, situaciones en las que la convivencia matrimonial se hace prácticamente imposible por razones diversas (p. ej., infidelidad matrimonial, grave daño físico o espiritual, etc.). En tales casos, la Iglesia admite la separación física de los esposos y el fin de la cohabitación. Los esposos no cesan de ser marido y mujer delante de Dios; ni son libres para contraer una nueva unión. En esta situación difícil, la mejor solución sería, si es posible, la reconciliación.

Puede también darse el caso de que, por mutuo consentimiento de los esposos se dé la separación del lecho, ya sea temporal o perpetua, porque haya razones que lo aconsejen, por ejemplo, una enfermedad grave contagiosa, demencia agresiva, etc.

Para la separación se requiere previamente el permiso del Obispo. (Es separación física no divorcio).

OBLIGACIONES DEL MATRIMONIO

El acto conyugal es lícito e incluso meritorio, siempre que se realice en conformidad con los fines del matrimonio. El acto conyugal debe quedar siempre abierto a la generación de una nueva vida aunque en muchas ocasiones, por causas involuntarias, la concepción no se produzca. El acto conyugal también es lícito cuando sirve al bien espiritual de los esposos siempre que permanezca abierto a la nueva vida.

Es ilícita toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga, como fin o como medio, hacer imposible la procreación. Por tanto, la doctrina sobre la intrínseca malicia de los medios anticonceptivos es irreformable, por tratarse de una doctrina constante del Magisterio ordinario de la Iglesia, fundamentada en la ley natural.

La continencia periódica es la limitación del acto conyugal a los días de esterilidad natural en la mujer. La Iglesia la permite cuando hay razones que lo justifiquen, de salud física o mental, de índole económica, puede ser una manera legítima de regular la natalidad y distanciar los embarazos.

EL MATRIMONIO Y EL DIVORCIO CIVIL

El matrimonio civil es el contrato marital realizado ante el juez civil. El matrimonio civil entre cristianos no es reconocido por la Iglesia como verdadero matrimonio. Entre cristianos se tiene, por tanto por un mero concubinato público y lleva consigo todas las penas propias del concubinato (cfr. 6º Mandamiento).

El divorcio civil es la disolución del vínculo matrimonial pronunciada por la autoridad civil. Dada la indisolubilidad del matrimonio, el divorcio atenta no sólo contra el matrimonio considerado como sacramento, sino también contra el mismo matrimonio tal como fue querido por Dios como institución natural, antes de su elevación a la dignidad de sacramento.

Divorciados que se han vuelto a casar
Son cada vez más numerosos los casos de personas católicas que viven en una situación matrimonial irregular. En especial, va siendo más frecuente el caso de los que, habiéndose divorciado, contraen civilmente un nuevo matrimonio. Algunos de estos católicos, con el  paso del tiempo, y permaneciendo en su irregular situación, se replantean su vida cristiana y desean recibir los sacramentos de la Penitencia y de la Eucaristía.

La doctrina de la Iglesia es clara al respecto:
Para recibir válidamente el sacramento de la Penitencia es necesaria, además de la confesión de los pecados y de la satisfacción, la contrición, que incluye el propósito de enmienda. Por tanto, quien no tiene propósito de la enmienda, no puede recibir válidamente la absolución sacramental. Para recibir la Eucaristía, es necesario el estado de gracia.

Si el primer matrimonio ha sido válido y viven los cónyuges, no es posible legitimar la segunda unión civil de uno de los esposos, celebrando el matrimonio canónico. Por tanto, no es legítima la unión matrimonial pues constituye un adulterio, y en consecuencia, para que un católico en esas circunstancias reciba la absolución sacramental, es condición indispensable el propósito de no volver a cometer ese adulterio. Esto supone el abandono de la vida en común bajo el mismo techo, o bien –ya sea por la edad avanzada de los interesados o por la presencia de hijos necesitados- el seguir viviendo en la misma casa como hermanos.

Al mismo tiempo, no debe olvidarse que hay obligación de ayudar a los divorciados con gran caridad, para que no se consideren separados de la Iglesia y participen de su vida. Pueden, p. ej., escuchar la Palabra de Dios, ir a Misa, hacer obras de caridad y de penitencia, etc.

Separados y divorciados no casados de nuevo
Es el caso de los cónyuges que, estando divorciados, saben bien que no pueden volver a contraer matrimonio porque el vínculo matrimonial es indisoluble. Salvo el caso de quien solicitó y obtuvo el divorcio civil injustamente –y que, por tanto, debe arrepentirse con sinceridad-, en estas circunstancias no hay inconveniente en que reciban los sacramentos. Muchos de estos casos pueden ser ejemplo de fidelidad y de coherencia cristiana.

Uniones libres
Se trata de personas que llevan vida matrimonial sin que exista entre ellos ningún vínculo, ni civil ni religioso. Mientras permanezcan en esta situación, no pueden recibir los sacramentos, por estar en estado habitual de pecado grave. Habría que ayudarles a madurar espiritualmente, haciéndoles comprender la riqueza humana y sobrenatural del sacramento del matrimonio.

Católicos casados sólo civilmente
También se da el caso de católicos que por diversos motivos prefieren contraer sólo el matrimonio civil, rechazando o difiriendo el religioso. Sin embargo, no es una situación aceptable para la Iglesia y por eso tampoco pueden recibir los sacramentos. Habrá que hacerles ver la necesidad de una coherencia entre su fe y su estado de vida, intentando convencerlos de regular su situación a la luz de los principios cristianos.

 

descargar pdf

Hermana Clare

Hermana Clare

Aniversario votos perpetuos de la Hna. Clare

El 8 de septiembre de 2010 la Hna. Clare María de la Trinidad y del Corazón de María firmó su definitivo «cheque en blanco» a nombre de...

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo