Menu

OraciónVigilias y horas santas que se pueden organizar en parroquias, para todas las edades.

Sagrado Corazón de Jesús

La imagen del Sagrado Corazón de Jesús nos recuerda el núcleo central de nuestra fe: todo lo que Dios nos ama con su Corazón y todo lo que nosotros, por tanto, le debemos amar.

La Iglesia dedica todo el mes de junio al Sagrado Corazón de Jesús, con la finalidad de que los católicos lo veneremos, lo honremos y lo imitemos especialmente en estos 30 días. Esto significa que debemos vivir este mes demostrándole a Jesús con nuestras obras que lo amamos, que correspondemos al gran amor que Él nos tiene y que nos ha demostrado entregándose a la muerte por nosotros, quedándose en la Eucaristía y enseñándonos el camino a la vida eterna.

Todos los días podemos acercarnos a Jesús o alejarnos de Él. De nosotros depende. Debemos pensar si las obras o acciones que vamos a hacer nos alejan o acercan a Dios.

Tener en casa o en el trabajo una imagen del Sagrado Corazón de Jesús, nos ayuda a recordar su gran amor y a imitarlo en este mes de junio y durante todo el año.

Ofrecemos a continuación distintas maneras de honrar el Sagrado Corazón de Jesús:

1.- Hora Santa para la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús.

2.- Entronización del Sagrado Corazón de Jesús.

3.- Promesas del Sagrado Corazón de Jesús y los primeros viernes de mes.

4.- Oración de consagración de la familia.


 

HORA SANTA

 

 

Una hora santa para celebrar la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús:

Canción de entrada: Hay un corazón que late

Hay un corazón que late, que palpita en el sagrario,
un corazón solitario que se alimenta de amor.
Es un corazón paciente, es un corazón amigo:
el que habita en el olvido, el corazón de tu Dios...

Es un corazón que espera, un corazón que perdona,
que te conoce y que toma de tu vida lo peor.
Que comenzó esta tarea una tarde en el Calvario,
y que ahora, desde el Sagrario, tan sólo te pide amor.

Decid a todos que vengan a la fuente de la vida
que hay una historia escondida dentro de este corazón.
Decidles que hay esperanza, que todo tiene un sentido,
que Jesucristo está vivo, decidles que existe Dios...

En el corazón que llora en la casa de Betania,
el corazón que acompaña a los dos de Emaús.
Es el corazón que al joven rico amó con la mirada,
el que a Pedro perdonaba después de la negación.

Es el corazón en lucha del Monte de los Olivos,
que, amando a los enemigos, hizo creer al ladrón.
Es el corazón que salva por su fe a quien se le acerca,
que mostró su herida abierta al apóstol que dudó.

Pueden escuchar esta canción aquí: https://www.youtube.com/watch?v=8Du-YHGFgmw

 
Estación a Jesús Sacramentado

L: Viva Jesús Sacramentado
T: Viva y de todos sea amado.
Se reza un Padre Nuestro, Ave María y Gloria. Tres veces. 

Rosario de la Divina Misericordia

Para más información sobre como se reza el rosario de la divina misericorida, pueden ver esta página.

Canción: Océano infinito de Misericordia

Océano infinito de Misericordia
no dejes de romper tus olas sobre mí,
inunda mi miseria con tu gracia
que mi alma sólo viva  para Ti.

Como las rocas del acantilado
mi corazón fue sordo a tu clamor
tu voz sonó en el fondo de mi alma
pero yo no quería oír tu voz.

Y hoy lloro agradecido tu paciencia
y la infinita ternura de tu amor
porque aguantaste tanta indiferencia
porque no revocaste tu elección.

Oh Dios, quiero ser playa para Ti
donde mueran las olas de tu amor
y empapen las arenas de mi vida
en la dulzura de tu Corazón.

Océano infinito de misericordia
que llenas mi horizonte con tu paz
guárdame junto a Ti para que pronto
yo goce eternamente de tu faz.

Pueden escuchar esta canción aquí


Puntos de oración o lectura apropiada.

Peticiones:

1- Al celebrar la Solemnidad del Corazón de tu Hijo Unigénito, recordamos los beneficios de su amor para con nosotros; concédenos recibir de esta fuente divina una inagotable abundancia de gracia.

                     Yo creo, adoro, espero y os amo (dos veces).
                     Y os pido perdón por los que no creen ni adoran,
                     y os pido perdón por los que no esperan ni os aman.
                     Yo creo, adoro, espero y os amo.




2- Oh, Dios, que en el Corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has depositado infinitos tesoros de caridad; te pedimos que, al rendirle el homenaje de nuestro amor, le ofrezcamos una cumplida reparación.

                     Yo creo…

3- Jesucristo, con amor admirable, se entregó por nosotros, y elevado sobre la Cruz hizo que de la Herida de su Costado brotaran, con el agua y la sangre, los sacramentos de la Iglesia: para que así, acercándose al Corazón abierto del Salvador, todos puedan beber con gozo de la fuente de la salvación.

                      Yo creo…

4- Dice el Señor: “El que tenga sed, que venga a Mí; el que cree en Mí, que beba. De sus entrañas manarán torrentes de agua viva”.

                      Yo creo…

5- “Uno de los soldados con la lanza le traspasó el Costado, y al punto salió sangre y agua.”

                      Yo creo…

6- El Corazón de Jesús en el Sagrario me mira.
    Me mira siempre.
    Me mira en todas partes…
    Me mira como si no tuviera que mirar a nadie más que a mí
    ¿Por qué?
    Porque me quiere, y los que se quieren ansían mirarse.
    Alma, detente un momento en saborear esta palabra:
    el Corazón de Jesús está siempre mirándote.

                      Yo creo…

7- En Belén, aun a través de los pañales y las pajas de la pobreza, se veían unos ojos de cielo y se besaban unas manos tiernas y blancas…En el Calvario, por entre los labios cárdenos y la lengua seca por la calentura, se escapaba un aliento. Debajo del pecho lastimado y desgarrado, se sentía palpitar un Corazón.

En la Sagrada Eucaristía, ni se ven ojos, ni se besan manos, ni se perciben alientos ni palpitaciones…
El Hermos no se ve, la Palabra de Dios no se oye, el poder de Dios no se mueve, el Amor no suspira…Y, sin embargo, el Hermoso, el verbo, el Poder, el Amor, está allí, como estaba tiritando de frío en Belén, como estaba sediento de amores en la Cruz…
Sí, sí, me lo dice mi fe, mi conciencia, hasta este mismo silencio del Sagrario me dice que está ahí Jesús, transfigurado por la humildad.
Sí, sólo una humildad infinita ha podido tener perpetuamente callada en la tierra la palabra viva de Dios.

                         Yo creo…

Bendición y reserva.

Canción final: Corazón de Jesucristo

Fuente de la vida Eterna
de Ti quiero yo beber.
Muestra el Corazón abierto,
déjame saciar mi sed.

CORAZÓN DE JESUCRISTO
FUENTE ETERNA DEL AMOR,
QUIERO ESTAR SIEMPRE CONTIGO,
ABRASA MI CORAZÓN.

Fuego de Misericordia
que consumes mi pecado,
enciéndeme con tus llamas,
escóndeme en tu Costado.

CORAZÓN DE JESUCRISTO…

Tú que buscas mi consuelo
porque tantos te olvidaron.
Concédeme amarte siempre
por los que nunca te amaron.

CORAZÓN DE JESUCRISTO…

Tú Corazón es la puerta
del amor que nunca acaba.
Que yo sepa entrar por ella
y perderme en tus entrañas.

CORAZÓN DE JESUCRISTO…

CORAZÓN DE JESUCRISTO,
QUE HASTA EL EXTREMO ME AMASTE,
QUE YO SEPA HACER CONTIGO
LA VOLUNTAD DE TU PADRE
CORAZÓN DE JESUCRISTO,
DULCE LOCURA DE AMOR,
DÉJAME PROBAR TU CÁLIZ
Y COMPARTIR TU DOLOR. (BIS) 

 Pueden escuchar esta canción aquí    -Volver arriba-


 

 

ENTRONIZACIÓN

 

 ENTRONIZACIÓN:

El Sagrado Corazón de Jesús pide reinar en todos los hogares mediante su imagen bendecida por un sacerdote. Desea ocupar un lugar en donde se le ame y se le pida permanentemente su paternal protección.

Consagrarse es ponerse totalmente a disposición de Cristo, es por eso un acto serio y bien meditado. Igual que cuando se consagra un cáliz o un altar, éste deja de estar al servicio de bebidas y cenas para pasar al servicio exclusivo de Dios, cuando se consagra una persona o una casa, ésta se pone al servicio del Señor para tratar de hacer en todo su voluntad. Por eso se llama también entronización, porque pones un trono real en tu casa, el trono de Cristo, al cual proclamas como tu Rey y le quieres servir por amor.

Darle el lugar que le corresponde al Sagrado Corazón de Jesús en nuestra familia, es tratar de que todo lo que se haga y se viva: sufrimientos, alegrías, trabajos, inquietudes, ... se ofrezca al Señor para la redención de la propia familia y del mundo.

La entronización la puede hacer un sacerdote, el padre o madre o quien presida el lugar en donde se entronizará la imagen del Sagrado Corazón. Pero solo el sacerdote puede bendecir el lugar, la imagen y las personas.

PASOS SUGERIDOS PARA LA ENTRONIZACIÓN:

1. Preparación de la imagen para la entronización.

2. Bendición de la casa (por un sacerdote).

3. Bendición de la imagen del Sagrado Corazón de Jesús (por un sacerdote).

4. Entronización de la imagen (es la colocación de la imagen en un lugar digno de la casa acompañando el gesto con una oración o una canción)

5. Rezo del Credo.

6. Palabras o mensaje de quien preside la entronización.

7. Fórmula de consagración.

8. Oración por los ausentes y fallecidos.

9. Consagración de los niños si los hubiere.

10. Bendición final (por un sacerdote).

FÓRMULA DE CONSAGRACIÓN (Aprobada por San Pío X para la entronización del Sagrado Corazón en la familia)

¡Oh Sacratísimo Corazón de Jesús!, Tú manifestaste a santa Margarita María el deseo de reinar sobre las familias cristianas;
venimos a proclamar tu absoluto dominio sobre la nuestra.
De hoy en adelante queremos vivir en tu vida, queremos que en nuestra familia florezcan las virtudes por las cuales prometiste la paz en la tierra,
y queremos desterrar de nosotros el espíritu mundano.
Tú has de reinar en nuestros entendimientos por la sencillez de nuestra fe,
y en nuestros corazones por el amor que arderá para Ti solo, procurando nosotros mantener viva esta llama con la frecuente recepción de la Eucaristía.
Dígnate, oh Corazón Divino, presidir nuestras reuniones, bendecir nuestras empresas espirituales y temporales, apartar de nosotros los vanos cuidados, santificar nuestras alegrías, consolar nuestras penas.
Si alguna vez alguien de entre nosotros tuviese la desgracia de ofenderte, recuérdale oh Corazón de Jesús, que eres bueno y misericordioso con los pecadores arrepentidos.
Y cuando suene la hora de la separación, cuando venga la muerte a traer duelo en medio de nosotros,
todos, así los que se vayan como los que se queden, estaremos conformes con tus eternos decretos.
Nos consolaremos pensando que ha de venir un día en que toda la familia reunida en el cielo, podrá cantar eternamente tus glorias y tus beneficios.
Dígnese el Corazón Inmaculado de María, dígnese el glorioso Patriarca san José presentarte esta consagración y recordárnosla todos los días de nuestra vida. Amén. ¡Viva el Corazón de Jesús nuestro Rey!    -Volver arriba-


 

 

 PROMESAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

 

PROMESAS:

Jesús le prometió a Santa Margarita de Alacoque, que si una persona comulga los primeros viernes de mes, durante nueve meses seguidos, le concederá lo siguiente:

1. Les daré todas las gracias necesarias a su estado (casado(a), soltero(a), viudo(a) o consagrado(a) a Dios).

2. Pondré paz en sus familias.

3. Los consolaré en todas las aflicciones.

4. Seré su refugio durante la vida y, sobre todo, a la hora de la muerte.

5. Bendeciré abundantemente sus empresas.

6. Los pecadores hallarán misericordia.

7. Los tibios se harán fervorosos.

8. Los fervorosos se elevarán rápidamente a gran perfección.

9. Bendeciré los lugares donde la imagen de mi Corazón sea expuesta y venerada.

10. Les daré la gracia de mover los corazones más endurecidos.

11. Las personas que propaguen esta devoción tendrán su nombre escrito en mi Corazón y jamás será borrado de Él.

12. La gracia de la penitencia final: es decir, no morirán en desgracia y sin haber recibido los Sacramentos.

Las condiciones para ganar esta gracia son tres:

1. Recibir la Sagrada Comunión durante nueve primeros viernes de mes de forma consecutiva y sin ninguna interrupción.
2. Tener la intención de honrar al Sagrado Corazón de Jesús y de alcanzar la perseverancia final.
3. Ofrecer cada Sagrada Comunión como un acto de expiación por las ofensas cometidas contra el Santísimo Sacramento.  -Volver arriba-


 

CONSAGRACIÓN DE LA FAMILIA

 

CONSAGRACIÓN:

Santísimos corazones de Jesús y María,
unidos en el amor perfecto, como nos miráis con misericordia y cariño,
consagramos nuestros corazones, nuestras vidas, y nuestras familias a Vosotros.

Conocemos que el ejemplo bello de Vuestro hogar en Nazaret
fue un modelo para cada una de nuestras familias.
Esperamos obtener, con Vuestra ayuda,
la unión y el amor fuerte y perdurable que Os disteis.
Qué nuestro hogar sea lleno de gozo.
Qué el afecto sincero, la paciencia, la tolerancia,
y el respeto mutuo sean dados libremente a todos.
Qué nuestras oraciones incluyan las necesidades de los otros,
no solamente las nuestras.
Y qué siempre estemos cerca de los sacramentos.

Bendecid a todos los presentes
y también a los ausentes,
tantos los difuntos como los vivientes;
qué la paz esté con nosotros,
y cuando seamos probados,
conceded la resignación cristiana a la voluntad de Dios.

Mantened nuestras familias cerca de Vuestros Corazones;
qué Vuestra protección especial esté siempre con nosotros.

Sagrados Corazones de Jesús y María,
escuchad nuestra oración. Amen                    -Volver arriba-

Hermana Clare

Hermana Clare

Aniversario votos perpetuos de la Hna. Clare

El 8 de septiembre de 2010 la Hna. Clare María de la Trinidad y del Corazón de María firmó su definitivo «cheque en blanco» a nombre de...

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo