Menu

Temas InteresantesTemas variados que se pueden tratar en reuniones con jóvenes o adultos.

Sexto y noveno mandamiento

SEXTO Y NOVENO MANDAMIENTO: NO COMETERÁS ACTOS IMPUROS; NO CONSENTIRÁS PENSAMIENTOS NI DESEOS IMPUROS

Todos los mandamientos de la ley de Dios están puestos por Dios por amor, para protegernos y guiarnos por un camino de rectitud y de respeto a Dios y al prójimo, que lleva a la plenitud humana. El sexto y noveno mandamiento son dos que se entienden poco en la sociedad actual. Pocos reconocen que la pureza es una virtud preciosa y don de Dios, que hace al hombre libre de la esclavitud de sus pasiones. Este artículo trata del plan original de Dios para el hombre, la virtud de la pureza y maneras prácticas para guardarla, los pecados que van en contra de estos mandamientos y el daño que causan al hombre y la concepción cristiana verdadera sobre la sexualidad.

BIENAVENTURADOS LOS LIMPIOS DE CORAZÓN


PLAN DE DIOS                

Dios es amor y al crear al hombre a su imagen y semejanza, inscribe en él la vocación y en consecuencia la capacidad y la responsabilidad del amor y de la comunión.

“Hombre y mujer los creo”. Para el cristiano la diferencia de sexos está incluido en el plan de Dios desde el momento mismo de la creación del hombre. Desde el principio dio a nuestros padres el precepto de poblar la tierra: “sed fecundos y multiplicaos y henchid la tierra”.

El fin pues de la sexualidad por expreso querer divino tiende a la propagación de la especie, a comunicar el gran don de la vida. De aquí que el sentido cristiano de la sexualidad se entienda como una donación al otro cónyuge y a la nueva vida.

El pecado original altera el orden natural: ese apetito o placer se desordena y la razón no domina del todo la rectitud de las pasiones. Dios ha puesto por ello dos mandamientos para ayudarnos a orientar el instinto sexual: el 6º (pecados externos) y el 9º (pecados internos).

 El uso natural de la sexualidad está reservado exclusivamente al matrimonio. Por lo tanto, el hacer uso de ese poder generativo fuera de los cauces por él marcados es un pecado contra alguno de esos mandamientos.

Hay dos actitudes erróneas hacia el sexo: por un lado la actitud hedonista, que es la más frecuente en nuestra sociedad, y es la que busca como máxima aspiración en la vida por encima de lo que sea sin respetar la ley de Dios y sin respetar a la otra persona. Y por otro lado, está la del que piensa que todo lo sexual es bajo y feo, un mal necesario con que la raza humana está manchada.

La postura intermedia es la acertada; el sexo no es malo, pues lo ha hecho Dios; pero hay que usarlo según la ley de Dios.

LA VIRTUD DE LA PUREZA

Nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo; Dios vive en nosotros quiere vivir en nuestro corazón. Por eso, debemos tenerlo limpio para que el Señor se encuentre a gusto. Desde el día que recibimos el Bautismo nuestro cuerpo es como un Sagrario porque en el habita Dios y no podemos profanarlo.

La pureza es precisamente la virtud que nos hace respetar el orden establecido por Dios en el uso del placer que acompaña a la propagación de la vida.

Es una virtud eminentemente positiva. No supone un cúmulo de negaciones (no veas, no pienses, no hagas…) sino una verdadera afirmación del amor.

La castidad cristiana supone superación del propio egoísmo, capacidad de sacrificio por el bien de los demás, nobleza y lealtad en el servicio y el amor.

Es el gran éxito de los jóvenes antes del matrimonio. Quien no lo vive así es en realidad un fracasado que no ha sido capaz de dominarse a sí mismo. No es una negación de la sexualidad, sino la mejor de las preparaciones para la vida conyugal, porque es un entrenamiento en la generosidad, en el deber y en el dominio propio. Quién no es capaz de vencerse y dominarse en el noviazgo, difícilmente lo será en el matrimonio.

Es pues, una virtud constructiva que templa el carácter y lo fortalece. Produce paz, equilibrio, armonía interior. Purifica el amor y lo eleva; es causa de alegría, de energía física y moral, de mayor rendimiento en el deporte, en el estudio y prepara para el amor

El Papa Juan Pablo II dijo a los jóvenes en Lourdes (15 de Agosto de 1983): “Los que os hablan de un amor espontáneo y fácil os engañan. El amor según Cristo es un camino difícil y exigente. El ser lo que Dios quiere exige un paciente esfuerzo, una lucha contra nosotros mismos. Hay que llamar por si nombre al bien y al mal”.

Para guardar la pureza es necesario saber dominar la imaginación y los deseos, pues el apetito sexual aumenta según la atención que se le preste. Muchos quieren librarse de la moral católica porque la consideran represiva y lo que hacen en caer en la esclavitud del pecado que degrada al hombre.

Hoy se oyen con frecuencia palabras de menosprecio hacia la castidad. Generalmente provienen de personas que la han perdido y en natural que menosprecien lo que no han sido capaces de conseguir. Pero las joyas no pierden valor porque haya personas que son incapaces de apreciarlas. Intentan presentarnos la homosexualidad y la masturbación como cosas naturales, pero por encima de todas las palabras de los hombres está la ley de Dios que nos señala lo que es bueno y lo que es malo.

 

LA PUREZA ES UNIVERSAL

La pureza han de vivirla todos los hombres, cualquiera que sea su estado:

a. El casado: ordenando la actividad sexual a las normas morales. No quiere decir que por el hecho de estar casado ya está todo permitido.

b. El consagrado: que por amor a Dios y a las almas renuncia al matrimonio, descubriendo y manifestando al mundo la belleza de la pureza vivida por esos ideales superiores.

c. EL soltero: que todavía no se ha casado o bien que se ha quedado viudo. En ambos casos debe vivir en castidad.

 

MÉTODOS PARA CONSERVARLA

A. Medios sobrenaturales:

1.- Confesión y comunión frecuente: purifican al alma y la fortalecen contra las tentaciones. (Es bueno confesarse con un confesor fijo a ser posible). Sin la ayuda de este medio es prácticamente imposible vivir en pureza.

2.- Oración frecuente: El hombre por sus propias fuerzas no puede nada. Por ello, necesita la ayuda de Dios, necesita acudir a la oración, pedir y suplicar la fortaleza para vencer la tentación.

3.- Devoción a la Santísima Virgen: que es modelo de esa virtud, Ella que es la Inmaculada (rezar 3 Avemarías al acostarte, reza Bendita sea tu Pureza…)

4.- Mortificación: ofrecer pequeños sacrificios que afirman la voluntad y consiguen la gracia. Quien está acostumbrado a darle todos los caprichos y gustos al cuerpo no tendrá fuerza cuando llegue la tentación.

 

B. Medios naturales:

1.- Guardar la vista: hay obligación de no detener la mirada en cosas que puedan despertar la sensualidad películas, revistas, miradas…) no por una actitud de ñoñería, sino de listos huir de ocasiones que me llevan fácilmente a pecado grave.

2.- Sobriedad en la comida y en la bebida.

3.- Cuidar el pudor: puede definirse como la aplicación en la virtud de la prudencia en la castidad. Pudor en las conversaciones y bromas, en el vestir, en las miradas, en el respeto hacia el propio cuerpo y hacia el de los demás.

En medio de un ambiente que apenas distingue entre lo que es bueno y lo que es malo, hay que devolver a los jóvenes el sentido de la dignidad persona.

4.- Evitar la ociosidad: madre de todos los vicios.

5.- Huir de la ocasión de pecado: hay que ser más valiente para huir de la ocasión de pecado que para quedarse en ella.

6.- Modestia: en el vestir, en aseo,…

7.- Deporte.

Para conquistar esta virtud y no dejarse por la impureza de pensamiento o de obra, hay que amar mucho a Dios y ser valiente. El pecado de impureza destruye en el hombre los tesoros que Dios ha puesto en el. El motivo más grande que tiene el cristiano para vivir en castidad es el amor a Dios.

 

CONCEPCIÓN CRISTIANA DE LA SEXUALIDAD

Debemos tener ideas claras sobre estos temas pues sufrimos un bombardeo continuo sobre el mismo a través de los medios de comunicación, las amistades, en el mismo colegio e instituto…y todas esas ideas que nos enseñan son mentira. A los jóvenes se les está engañando en este terreno. El fin de las normas objetivas morales no es la reprensión de la sexualidad, sino justo lo contrario el favorecer el recto uso de la misma para que alcance toda su plenitud y sea lo que tiene que ser y no algo degenerado y pervertido.

Un resumen de la concepción cristiana:

1.- Dios estableció la institución matrimonial como principio y fundamento de la familia y de la sociedad.

2.- El sexto mandamiento protege el amor humano y señala el camino moral para que el individuo coopere libremente en el plan de la creación, usando la capacidad de engendrar que ha recibido de Dios, solamente dentro del matrimonio.

3.- El sexo es un don de Dios abierto a la vida, al amor y a la fecundidad. Su ámbito natural y exclusivo es el matrimonio. Jesucristo elevó el matrimonio a la dignidad de sacramento.

4.- La generación no es el resultado de una fuerza irracional, sino de una entrega libre y responsable  -es decir-  de acuerdo con la dignidad natural de la persona creada por Dios.

5.- Como los demás mandamientos, el sexto está impreso en la naturaleza humana, es parte de la ley natural y, por tanto, obliga a todos los hombres.

6.- La virtud de la castidad consiste esencialmente en la ordenación de la función sexual al fin que Dios le ha señalado; por eso, es una virtud positiva que se ha de vivir según las características de la vocación de cada uno.

7.- Con frecuencia la corrupción de las costumbres comienza por los pecados contra la castidad; se tiende a querer justificarlos de modos diversos, a través de la deformación del juicio de la conciencia.

8.- Por tratarse de una exigencia de la ley natural, todos los hombres reciben de Dios la ayuda necesaria para cumplir este precepto del Decálogo. Por otra parte se señala la necesidad de medios sobrenaturales que Dios no niega nunca a los creyentes que lo imploran por medio de la oración.

Es completamente normal, por tanto, sentir el instinto sexual pero no hay que permitir que nos domine. A los animales les regula el instinto. Como no tienen inteligencia Dios ha regulado su reproducción con una ley fisiológica. Pero como el hombre es un ser racional Dios no ha querido sujetar esta importante función a leyes puramente fisiológicas sino que hay dejado en esto el influjo de la libertad. El hombre debe gobernar esta tendencia con la razón y la voluntad.

 

PECADOS CONTRA ESTE MANDAMIENTO

1. RELACIONES PREMATRIMONIALES

Un principio base es que el uso de la función sexual logra su verdadero sentido y su rectitud moral solo en el matrimonio legítimo, por tanto, son inmorales toda relación fuera del matrimonio. Son siempre pecado grave, pecado mortal inexcusable bajo ninguna circunstancia.

Hay quien dice que son convenientes estas experiencias antes del matrimonio. Esto es completamente falso, las relaciones prematrimoniales ni son necesarias, ni convenientes, ni lícitas. Si estas experiencias fueran buenas Dios no las prohibiría.

Algunos dicen: “Nos queremos y nos vamos a casa ¿Por qué no vamos a poder hacer lo que nos pide nuestro amor?”

-Porque os falta el sacramento que os da ese derecho y esa capacidad. Igual que un sacerdote no tiene capacidad de celebrar misa hasta que no recibe el sacramento que le faculta para ello.

Hoy en día intentan presentar como natural toda clase de excesos sexuales. Y se pone la etiqueta de “reprensión sexual” al dominio del sexo. Y es justo todo lo contrario. Cuanto más se domina el hombre en esto, más hombre es y cuanto menos se domina más animal es.

Otros dicen que el bien y el mal dependen de la conciencia de cada uno. Eso es falso también. Todos tenemos obligación de ajustar nuestra conciencia a la verdad objetiva. No es lo que a mi me parezca. Es lo que es objetivamente.

Además estas relaciones no son en absoluto garantía de éxito en el matrimonio. Todo lo contrario. La prueba es que la mayoría de los matrimonios rotos que acuden al psiquiatra han tenido relaciones antes de casarse.

Aunque en las películas nos lo muestren continuamente y no pasa nada, esto es solo en las películas. En la realidad claro que pasa. Cuantos embarazos no deseados, vidas destrozadas, fracasos matrimoniales, inmadurez…

Por tanto, las relaciones prematrimoniales no son lícitas. Y la razón no es la falta de afecto entre ambos, sino que la plena donación corporal solo cobra sentido dentro de un amor de totalidad que implica y compromete la vida entera en el marco estable y permanente de un compromiso sellado de por vida.

Se oponen a este deber y responsabilidad:

 

A.   ANTICONCEPCIÓN

Incluye cualquier modificación introducida en el acto sexual natural con objeto de impedir la fecundación.

 · Esterilización: Es gravemente ilícito esterilizarse para evitar el tener un hijo. Ningún gobierno en su país pues es un grave atentado contra el derecho de todo hombre a disponer con libertad de su capacidad procreadora.

Sólo sería lícita en caso de que fuera necesaria para la salud si hay una enfermedad grave y la esterilización es el único remedio para recobrar la salud o conservar la vida.

· Utilización de dispositivos mecánicos: (preservativos, DIU…) Aunque   suelen impedir la fecundación, en muchos casos son directamente abortivos.

· Utilización de productos farmacológicos: Como las píldoras. La mayoría de los productos farmacológicos en la actualidad son abortivos.

El uso de cualquier método anticonceptivo está expresa, rotunda y absolutamente condenado por la Iglesia porque el acto sexual está ordenado a la procreación de los hijos no al placer. Y en estos casos solo se busca el placer por si mismo lo cual es un grave desorden.

Cuando existen causas justas para evitar o distanciar los hijos se puede recurrir a los métodos naturales que no atentan al orden natural ni a la ley de Dios. Es más, es lago directamente puesto por Dios en la mujer y además son los métodos más fiables.

Los esposos tendrán que responder ante Dios de cómo han facilitado o impedido la obra creadora a la que Dios les ha llamado.

 

B.   MANIPULACIONES GENÉTICAS

· Inseminación artificial

Puede ser:

a.- Heteróloga: con el esperma de un donador distinto de su marido o su esposa o cuando se realiza la fecundación de una mujer no casada, soltera o viuda. Moralmente es ilícito pues:

- Se opone directamente al plan de Dios: “toda vida humana ha de ser procreada solo en el matrimonio.

- El hijo tiene derecho a ser concebido llevado en las entrañas, traído al mundo y educado en el matrimonio y tiene derecho a nacer de un padre y una madre conocidos por el y ligados entre sí por el matrimonio.

b.- Homóloga: es moralmente ilícito intentar una procreación que no sea fruto de la unión conyugal aunque sea entre esposos.

Cualquier intervención técnica que sustituya el acto conyugal no tiene justificación ética por mucho que a los esposos les mueva el deseo bueno en si de tener un hijo que no pueden procrear naturalmente. Además hay que tener en cuenta que la sexualidad humana se distingue de la sexualidad animal en que no solo se ordena a la vida sino también al amor. En cualquier tipo de fecundación artificial el acto que origina la vida human no es el acto conyugal.

 

2. HOMOSEXUALIDAD

Es la atracción sexual hacia una persona del mismo sexo. Es una aberración duramente castigada en la Biblia y este tipo de relaciones son siempre pecado grave.

La homosexualidad es una anormalidad, pero no es pecado a no ser que se ejerza. No es lo mismo el homosexual por vicio que el que nace así o sufrió el impacto de una desgraciada experiencia de su infancia.

El comportamiento homosexual es intrínsecamente negativo. Y este carácter negativo no queda suprimido por el hecho de que tenga una tendencia involuntaria a ese comportamiento. Hay personas que tienen una tendencia profunda a gozar haciendo sufrir o a robar o a incendiar y esto no hace que les sea permitido realizar esas acciones. Es una tendencia mala contra la que hay que luchar.

Ser comprensivo con los homosexuales que luchan por dominarse no es justificar su actuación homosexual.

La legalización jurídica de parejas homosexuales va en contra de la naturaleza humana y revela una corrupción grave de la conciencia moral ciudadana (Elías Yanes). Permitir que esas personas adopten niños es atentar contra los derechos de estos niños que el día de mañana cuando caigan en la cuenta de la realidad sufrirán taras psíquicas al compararse con el resto de los compañeros.

3. MASTURBACIÓN

Es el vicio solitario que consiste en abusar del propio cuerpo excitando los órganos genitales procurándose voluntariamente el placer.

A veces se comienza por mera curiosidad; pero si no se corrige esta inclinación se convierte en un vicio obsesivo.

Este vicio además encadena fuertemente y cada vez más difícil desligarse de el. Crea rápidamente el hábito que es lo peligrosos y cuando tiene esclavizada a una persona la envilece, la embrutece, anula su voluntad, destroza su carácter, debilita su fe, produce desequilibrio nervioso, le hace egoísta, le incapacita para amar. Todos los médicos están de acuerdo en que cuando la masturbación es frecuente conduce a la neurastenia.

Es una grave desorden moral aunque hoy es frecuente ponerlo en duda e intentan demostrar, amparándose en la psicología, que es un fenómeno normal de la evolución sexual sobre todo en la juventud, que es anodino e incluso que es una experiencia útil, buena para el equilibrio físico y psíquico. Y en realidad es justo lo contrario, cada vez que utilizo mi cuerpo de una forma que no corresponde a la finalidad para la que fue creado mi cuerpo hago algo que no es bueno para mi mente ni para mi alma.

Es un pecado desagradable, repugnante. Pero si se ha tenido la desgracia de caer no hay que permitir que la vergüenza impida el confesarlo.

 

4. PECADOS CONTRA LA TRANSMISIÓN Y CONSERVACIÓN DE LA VIDA

Llamados a dar la vida, los esposos partición del poder creador y de la paternidad de Dios. Deben cumplir su tarea con responsabilidad humana y cristiana. Y deben sujetarse a las leyes que el Creador promulgó para este fin.

La práctica de acciones directamente atentadoras contra la transmisión de la vida es quizá el error moral más difundido y grave de la sociedad moderna.

· Fecundación in Vitro

Consiste en realizar la unión del elemento masculino con el femenino en el laboratorio implantándolo luego en el útero de la madre.

Está práctica es totalmente ilícita y está condenada por la Iglesia por varias razones:

-Producción de abortos: Esta técnica supone la muerte prevista de gran número de embriones. Implica la sobrepoblación de embriones que no serán transplantados y serán destruidos o congelados. Normalmente incluso se transfieren a la madre más de un embrión para tener más posibilidades de éxito lo que muestra claramente que desde el principio se cuenta con la muerte de uno o más embriones (auténticos abortos aunque microscópicos). No puede permitirse el derecho a crear una vida humana con el fin de destruirla después.

- Frente a los 600 niños probeta conseguidos se han destruido 23.400 óvulos fecundados “in Vitro”, es decir, se perdieron el 97,5% de las vidas humanas que se iniciaron.

- En Francia en 1986 se consiguieron 800 “niños probeta” pero se habían fecundado “in Vitro” 11.000 embriones humanos. Es decir, se destruyeron 10.200 seres humanos.

Anomalías congénitas. Existen evidencias experimentales de que con la fecundación artificial hay un alto riesgo de usar espermatozoides defectuosos (no se realiza el proceso de selección que sufren los espermatozoides naturalmente en su trayecto hacia las trompas) por ello se producen muy fácilmente alteraciones cromosómicas en los embriones que normalmente conducen a la muerte precoz del embrión.

-Experimentación con embriones humanos y manipulación genética. Como el rendimiento de está técnica es muy bajo se dedican a perfeccionarla por medio de la experimentación con embriones humanos (se podría hacer con embriones de mono pero curiosamente resultan más caros que los embriones humanos). Además esta técnica ha abierto las puertas a la posibilidad de que investigadores sin escrúpulo trabajen con embriones humanos considerándolos como un material más de laboratorio.

- Pero sobre todo es una técnica ilícita porque está fuera totalmente de los planes de Dios. El acto conyugal por el que los esposos se entregan uno al otro y se abren juntos al don de la vida es al mismo tiempo indisolublemente espiritual y carnal.

La iglesia afirma que la única manera verdaderamente humana de dar la vid a un niño reside en el acto conyugal auténtico en el que los esposos se donan el uno al otro, tanto en la verdad de su carne como de su alma. El único lugar adecuado para el surgimiento de una nueva persona es un acto de amor a la vez espiritual y físico y no una sucesión de operaciones técnicas separadas objetivamente de los gestos del amor.

por ello la fecundación in Vitro nunca está permitida. Ni aún en el caso de que sea homóloga (entre los mismos padres sin reducir a un donante extraño) y ni aún en el supuesto de que fuera limpia técnicamente y no hubiese ningún aborto ni embriones excedentes.

No se puede nunca separar el significado unitivo y pro-creativo del acto conyugal. Lo natural en este acto es que haya unión y que está abierto a al vida. No es lícito por tanto, separar artificialmente ambos significados excluyendo intencionadamente la procreación (métodos anticonceptivos) o bien la unión (fecundación artificial). En un caso lleva a no querer ningún hijo de ninguna manera y en el otro a conseguir un hijo al precio que haga falta.

Estas alteraciones pueden traer consigo una peligrosa consecuencia: considerar la vida como un producto más de la técnica.

Con frecuencia se dice para justificar, es técnica que el matrimonio con problemas de esterilidad tiene derecho a tener un hijo. Pero el hijo no es un derecho, es más bien él quien tiene derechos: derecho a ser fruto del acto específico del amor conyugal de sus padres y tienen también el derecho a ser respetado como persona desde el momento de su concepción.

Por otro lado existe el error de considerar que un matrimonio sin hijos es necesariamente un matrimonio infeliz, lo cual es un absurdo. Además este argumento se utiliza solo cuando interesa, para justificar la fecundación in Vitro si sirve pero cuando se trata de eliminar vidas con el aborto o evitarlas ya no sirve.

Vivimos en una gran incoherencia, por un lado matando vidas y por el otro haciendo todos los esfuerzos para conseguir nuevas vidas. Por ejemplo,  el Dr. Jacques Testart afirma que en la clínica donde trabaja coinciden a veces en la misma habitación una mujer que va a abortar y otra que está sometida a un tratamiento de fecundación in Vitro ¿No sería más lógico que la 2ª adoptara al niño de la 1ª?

No deja de ser una verdadera ironía de nuestro tiempo, con centenares de millares de abortos voluntarios cada año es hecho de que se realicen tantos y tantos gastos y esfuerzos para procrear una vida humana artificial que por mucho que sea deseada por una pareja apenas se puede llamar fruto de su amor.

 

GRAVEDAD ESTAS FALTAS

El placer sexual directamente buscado fuera del legítimo matrimonio es siempre pecado mortal y no admite brevedad de materia. Esto significa que por insignificado que sea el acto desordenado siempre es materia grave. Solo puede darse el pecado venial por falta de suficiente de advertencia o de pleno consentimiento.

Las causas que llevan al pecado en esta materia son muchas. Entre ellas destaca:

• Ociosidad: que es fuente y origen de muchos vicios.

• Pornografía: ver revistas, espectáculos (cine, TV.) obscenos o que despierten la concupiscencia.

• Malas compañías.

• Bailes impropios.

• Asistencia a ciertas playas o piscinas.

• Modas.

• Familiaridades indebidas con personas del otro sexo.

 

Estas causas son ocasiones próximas de pecado y si habitualmente conducen a cometer una falta por si mismas constituyen pecado grave. 

Hay pues obligación grave de evitar todo aquello que resulta directamente provocativo: ciertos programas de TV, películas con escenas indebidas.

Especial mención merecen la TV por la influencia y poder que tiene. Afecta a todos los campos pero especialmente al afectivo con la consiguiente deformación pues normalmente trata el amor de forma materialista y trata asuntos de sexualidad de forma soez e inmoral. Es por tanto un medio que hay que usar moderadamente y siempre controlando lo que se ve. EL buen uso de la TV supondrá muchas veces precisamente el no usarlo.

descargar pdf

 

Hermana Clare

Hermana Clare

¡Feliz cumpleaños, Hna. Clare!

Hoy la Hna. Clare hubiera cumplido 37 años. Desde su conversión solo tuvo un deseo: consolar al Señor con su vida.

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo