Menu

Temas InteresantesTemas variados que se pueden tratar en reuniones con jóvenes o adultos.

La murmuración

Los pecados contra la verdad y la buena fama del prójimo destruyen la convivencia pacífica entre las personas y son una grave injusticia. A veces es muy fácil caer en la murmuración, por eso tratamos aquí la gravedad del pecado y sus consecuencias negativas. Para profundizar más en este tema, hay citas de la Biblia, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento y consejos prácticos para evitar la murmuración a toda costa.

La murmuración es un pecado contra el 8º mandamiento: ”NO DIRÁS FALSO TESTIMONIO NI MENTIRÁS”. Este mandamiento protege la buena fama del prójimo y su derecho a no ser engañado.

DEFINICIÓN: Es cualquier conversación acerca de defectos ya morales, ya físicos, de nuestros prójimos.

Consecuencias de la murmuración:

Los pecados contra la verdad y la buena fama del prójimo destruyen la convivencia pacífica entre las personas, y son una grave injusticia. Como dice la Escritura: “Una buena fama es más valiosa que las grandes riquezas”. (Prov.22, 1).

Dios es la Verdad, y el demonio es, como dice Jesús, el “padre de la mentira”. Por eso debemos amar la verdad. Cuando no podamos decir la verdad, debemos callarnos, pero nunca decir mentiras: “Los labios mentirosos los aborrece Yahvé”. (Prov. 12, 22).

“Dadme un hombre que no peque con la lengua, y lo tendré por santo”.

Dice San Bernardo, que la murmuración es espada de 3 filos que de un solo golpe causa 3 heridas:

1.    Se hiere quien murmura, pues comete pecado.
2.    Hiere al difamado, pues le quita la honra.
3.    Hiere al que escucha la murmuración, porque oyéndola demuestra complacencia, y esto es pecado también.

Otra consecuencia negativa:

No se puede restituir bien la fama que se ha quitado. Pasa como cuando se derrama un cubo de agua, que nunca se puede recoger de nuevo toda el agua.

Una anecdota: Una vez una mujer fue a confesarse con San Felipe Neri acusándose de haber hablado mal de algunas personas. El santo la absolvió, pero le puso una extraña penitencia. Le dijo que fuera a casa, tomara una gallina y volviera donde él, desplumándola poco a poco a lo largo del camino.  Cuando estuvo de nuevo ante él, le dijo:
 
"Ahora vuelve a casa y recoge una por una las plumas que has dejado caer cuando venías hacia aquí".

 La mujer le mostró la imposibilidad: el viento las había dispersado. Ahí es donde quería llegar San Felipe. Le dijo: "Ya ves que es imposible recoger las plumas una vez que se las ha llevado el viento, igual que es imposible retirar murmuraciones y calumnias una vez que han salido de la boca".

¿Qué nos dice el Señor?

El Señor nos manda que seamos justos y caritativos en los juicios que hacemos, aunque sea interiormente, del comportamiento del prójimo, es decir, que prohíbe también el juicio temerario del prójimo, que condena sin suficientes motivos para hacerlo.

Se quita la fama del prójimo con la calumnia (que es inventar algo malo acerca del prójimo), pero también con la murmuración, es decir, revelando cosas ocultas que no tienen por qué darse a conocer. El calumniador no es sólo el que inventa la falsa acusación, sino también el que la hace circular. Todos están obligados a hacer reparación por el mal causado.

La justicia y la veracidad nos obligan, además, a guardar secreto de aquellas cosas que sabemos por nuestra amistad, o por nuestra profesión acerca del prójimo y que, de darse a conocer, podrían hacerle un daño a su reputación o a sus bienes.

En el Antiguo Testamento:

En el libro del Éxodo:
El Pueblo de Israel murmuraba contra Moisés mientras iban por el desierto y Murmuraban diciendo: “¡Quién nos diera que muriéramos a manos de Yahvé en Egipto, cuando nos sentábamos junto a las ollas de carne y nos hartábamos de pan! Nos habéis traído al desierto para matar de hambre a toda esta muchedumbre”. Y Moisés dijo: “Esta tarde os dará a comer Yahvé carnes, y mañana pan a saciedad, pues ha oído vuestras murmuraciones contra él; pues nosotros, ¿qué? No van contra nosotros vuestras murmuraciones, sino contra Yahvé”.

En el libro de la Sabiduría:
“Guardaos, pues de murmuraciones inútiles, preservaos de la lengua mal hablada, porque la palabra más secreta no quedará impura y la boca embustera da muerte al alma”.

En el Nuevo Testamento:

Murmuran contra Cristo:

(Lc. 15, 2) “Se acercaban a Él todos los publicanos y pecadores para oírle, y los fariseos y escribas murmuraban, diciendo: Éste acoge a los pecadores y come con ellos”.
(Lc. 19, 7) (Zaqueo) “Viéndolo, todos murmuraban de que hubiera entrado a alojarse en casa de un hombre pecador”.
(Jn. 6, 41) “Los judíos murmuraban de Él, porqué había dicho: Yo soy el pan que bajó del Cielo y decían: ¿No es este Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre conocemos?...”

(I Cor. 10, 10) “Recordando la historia de Israel, Moisés y su pueblo, dice “ni murmuréis como alguno de ellos murmuraron, acabando a manos del exterminador. Así pues, el que cree estar de pie, mire y no caiga”.


CONCLUSIÓN:

1.    Para evitar la murmuración y el juicio temerario:
“Todo buen cristiano ha de ser más pronto a salvar la proposición  del prójimo, que a condenarla; y si no la puede salvar, inquirirá cómo la entiende, y si mal la entiende, corrígela con amor; y si no basta, busque todos los medios convenientes para que, bien entendiéndola, se salve”. (S. Ignacio de Loyola)

2.    La calumnia destruye la reputación y el honor del prójimo. Ahora bien, el honor es el testimonio social dado a la dignidad humana y cada uno posee un derecho natural al honor de su nombre, a su reputación y a su respeto.

3.    Virtudes a practicar para no murmurar:
•    Sinceridad.
•    Caridad.
•    Claridad.
•    ….

4.    ¿Qué induce a la murmuración?
•    La envidia.
•    El orgullo.
•    La soberbia.
•    La hipocresía.
•    La ironía.
•    La falsa humildad.
•    …

5.     Dios te ha dado la lengua para que le bendigas; no la emplees para hablar mal del prójimo, hecho a semejanza de Dios. Sé comprensivo con sus miserias, ayúdale, con la oración y con la acción, a salir de ellas.

descargar pdf

 

Hermana Clare

Hermana Clare

Fray Nelson habla de la Hna. Clare

El pasado 3 de enero de 2019, en el curso de un retiro de Vida Religiosa Apostólica Femenina, Fray Nelson Medina, O.P., recomendó el...

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo