Menu

Revista H.M.H.M. es una revista bimensual que se publica en español, inglés e italiano. Incluye artículos de formación, liturgia, valores, con entrevistas y testimonios vivos e impactantes de fe.

Entrevistas

Massimo Gandolfini

Entrevistamassimo1sized

Massimo Gandolfini actualmente tiene 62 años, está casado, tiene siete hijos adoptados y ya tiene cuatro nietos. Se licenció en Medicina y Cirugía en el año 1977 en las especialidades de Neurocirugía, Neurología y Psiquiatría. Actualmente es director del Departamento de Neurociencias del Instituto Hospitalario Poliambulanza Brescia y director neurocirujano. Es Vicepresidente nacional de la Asociación Ciencia&Vida y perito neurocirujano de la Santa Sede en la Congregación para la Causa de los Santos.

“Urge una gran movilización del pueblo de la vida”.

Usted es actualmente Presidente de la Asociación “Ciencia y Vida” de Brescia y Vicepresidente italiano. ¿Cómo y por qué ha nacido esta Asociación?

La Asociación Ciencia&Vida nació a finales del 2004, como “comisión” nacional para el referendum sobre la ley 40 referida a la procreación médicamente asistida, que ponía límites bien precisos a la ilegalidad procreativa en acto hasta ese momento. Visto el óptimo resultado obtenido, pensamos no disolver la comisión que había trabajado tan bien, sino transformarla en una verdadera asociación nacional, a la cual se puede unir cualquiera que se comprometa a “reconocer y a defender la vida humana desde su concepción hasta la muerte natural”. No es por lo tanto estrictamente una asociación confesional, sino “laica” en el más puro significado del término, que se propone difundir el respeto y la dignidad del hombre, cualquier hombre y todavía más el discapacitado, enfermo, necesitado de defensa y ayuda.

 

massimo4sized¿Cuánto tiempo hace que trabaja en el ámbito pro-vida en Italia y a nivel internacional? ¿Cuál es el vínculo entre su compromiso en este ámbito y su profesión médica?

Mi compromiso en favor de la vida data desde hace mucho tiempo, desde los años de la universidad, pero ha tomado cuerpo sobre todo después de la Encíclica de Juan Pablo II “Evangelium Vitae”, sintiéndome llamado personalmente, sobre todo en cuanto médico, de la llamada del Papa “urge una gran movilización del pueblo de la vida”. Constatando concretamente a través de mis estudios y mis investigaciones que la ciencia (o la razón honesta) no está nunca en contra de la fe, es más, se integran y complementan la una con la otra. He sentido que esta era mi “vocación” y  mi servicio, tanto a la Iglesia como al mundo. Como ya nos había dicho el gran Papa Pablo VI: “Debemos evangelizar el mundo de la cultura y de la ciencia”. Cómo quedar indiferentes a estas llamadas, precisamente siendo médicos y, por lo tanto, sujetos idóneos, más que nunca, para demostrar cómo es lógico, útil, sugerente conjugar razón y fe.

 

¿Cuál es su papel en la iniciativa “UNO DE NOSOTROS”? ¿Nos puede contar cómo ha nacido y cuál es la finalidad de la iniciativa?

Hoy estamos sosteniendo la campaña popular de recogida de firmas a nivel europeo, llamada “UNO DE NOSOTROS”. Se quiere llevar a poner la atención de la Comisión Europea y del Parlamento Europeo a la cuestión de la dignidad de la vida humana, desde su primer aparecer pidiendo que no se destruyan los embriones humanos, utilizados como “conejillos de indias”, inmolados a la llamada “libertad de investigación”. El embrión humano es “uno de nosotros”, es un ser humano en cuanto que es la etapa de desarrollo biológico a través del cual cada uno de nosotros ha pasado para llegar a ser lo que somos hoy. Si, cuando éramos embriones, alguien hubiera decidido “extirparnos” nuestras células estaminales, nos habría “matado” y, por lo tanto, no seríamos lo que somos hoy. Este es el argumento fundamental para clarificar y por el que luchar: el embrión humano no es un amasijo de células, no es un material biológico, no es un proyecto de vida, sino que es una vida en acto, en desarrollo autónomo y ordenado, es UNO DE NOSOTROS. Con nuestra campaña queremos “DAR VOZ A QUIEN NO TIENE VOZ”, queremos defender la vida humana naciente, demasiado pequeña para poder hacer sentir su voz y demasiado débil para poder defenderse sola.

Como se ve no es una cuestión de fe católica. Es sobre todo una cuestión de justicia civil y de racionalidad científica, a la que un no creyente se puede adherir y reconocerse. Hay que aclarar que la experimentación destructiva sobre los embriones practicada hasta ahora, por desgracia, no ha llevado a nada concreto positivo a la humanidad.

 

massimo3sized¿Cuál es la verdad del tema de las células estaminales?

Las células estaminales embrionarias, que para extraerlas hace falta la muerte del embrión, presentan enormes problemas técnicos para poder ser utilizadas y no existe un solo lugar en el mundo en el que sea posible curar algo con tales células. Siento que es necesario decir con claridad que los estaminales embrionarios son inutilizables en el ámbito de la curación del hombre. Un argumento exactamente opuesto, se refiere, al contrario a las células estaminales así llamadas “adultas”, es decir, de un donante adulto. Por ejemplo, médula ósea, y de sangre del cordón umbilical. Con estas, que no comportan ningún problema ético, son ya curables hasta hoy el 70% de las leucemias/linfomas, lesiones del ojo (córnea) y reparaciones de grandes pérdidas cutáneas, como en las quemaduras graves.

Surge de forma natural una pregunta: ¿por qué gastar dinero y tiempo en la investigación de las estaminales embrionarias, que requieren la destrucción de embriones y no pueden ser utilizadas en tratamientos médicos, y sin embargo, no nos dirigimos con nuevas energías y nuevos recursos hacia el estudio y la utilización de las estaminales adultas, que no comportan dilemas éticos y ya nos permiten curar realmente? La razón misma nos dice cómo es “irracional” la posición de quien, en nombre de un fantástico futuro indemostrable, elige matar embriones para recoger estaminales embrionarias.

 

¿Cómo actúa “Ciencia y Vida” para hacer frente a estos ataques a la vida? 

Con nuestra asociación “Ciencia&Vida”, en colaboración con tantas otras asociaciones a favor de la vida humana, estamos combatiendo una verdadera “batalla” antropológica: defender al hombre, desde su concepción a la muerte natural, sin “si” y sin “pero”. Como creyentes sabemos bien que la vida es un don de Dios y pertenece sólo a Él. Nosotros la recibimos como don, cumpliendo nuestra “peregrinación” terrena, para restituirla a Él, que nos dará entonces la “vida sin fin”. Pero aquellos que son (o se definen) “no creyentes” saben bien que la vida es el mayor de los bienes y el más grande de los derechos. Es el mayor de los bienes porque es el bien que hace posible todo bien. Es el mayor de los derechos porque es fundamento de otros derechos: el bien de la instrucción o de la salud, el derecho a la libertad o al estudio tienen sentido siempre y cuando nos dirigimos a un vivo. Cuando destruimos una vida, todo bien y derecho decae, se convierte en pura teoría y la muerte, dolorosa e ineludible realidad, no puede ser nunca un “derecho” precisamente porque anula en concreto todo derecho y todo bien.

 

massimo2sized¿La defensa de la vida humana de los derechos también para el embrión humano comporta sufrimiento? ¿Cuál es el secreto para seguir adelante?

Es una “batalla”, decía, que comporta ciertamente cansancio, estudio, sacrificio, también desilusiones y amarguras, y que sería imposible si no me sostuviese sobre todo la certeza de que, de este modo, estoy cumpliendo la voluntad de Dios y después el compartir y la ayuda de mi mujer, participante activa y colaboradora de todas mis iniciativas.

Otra riqueza es la colaboración de tantos “amigos”, pertenecientes a las más variadas categorías, que sostienen en varias modalidades y formas nuestras “campañas” en favor de la vida del hombre: quien con la oración, quien con la organización activa, quien con el distribuir octavillas, quien organizando convenios, quien escribiendo al ordenador, quien preparando carteles o diapositivas, quien inventando canciones, quien conduciendo el coche para los traslados, quien estudiando textos y resumiéndolos... Hay sitio para todos, con una sola especialización: AMAR LA VIDA. Y para quien cree: AMAR A JESÚS Y A MARIA (pensad qué valor tiene la vida humana, si ¡Dios mismo ha querido tomar nuestra carne y compartir en todo nuestra humanidad! Sólo por esto, no podemos no estar y no decirnos “amantes” de la vida).

 

©Revista HM º178 Mayo-Junio 2014

Hermana Clare

Hermana Clare

La Hna. Clare sigue siendo uno de los «Santos de la puerta de al lado»

Hace un año que la Hna. Clare fue invitada a formar parte de la exposición «Jóvenes testigos de la fe. Santos de la puerta de al lado»....

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo