Menu

Experiencias

Cristo Descafeinado

Por Hna. Estela Mª, S.H.M.

Hace poco tiempo me leyeron el párrafo de un libro en el que se decía que Jesús era para los jóvenes católicos un líder, un amigo, una persona comprometida… Me quedé pasmada y dudando hasta qué punto esta información es fidedigna. ¿No será más bien la imagen de Cristo que ciertos sectores quieren imponer? Yo soy joven, tengo veintisiete años y gracias a Dios bastantes amigos, y ninguno me ha comentado que alguien le haya preguntado quién es Jesús para él.

Me cuesta creer que pueda existir alguien a quien le impresione más saber que Cristo es un líder a saber que es el Hijo de Dios. El mundo está lleno de líderes más o menos aceptables, el Verbo Encarnado maravillosamente perfecto es solamente uno.

Lo que a mí me atrae de Jesús es que es “el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”, que se ha hecho hombre para salvarme, para perdonar los pecados con los que yo le he crucificado. Saber esto es lo que ha transformado mi vida, porque estaba muerta y Él me ha resucitado.

¡ Que no nos mientan, que no nos den pastos que no alimentan!

Me dan pena los hombres llenos de oratoria que dicen muchas cosas para terminar sin haber dicho nada. Me hierve la sangre cuando lo que se hace es adular al personal presente, como si ya fuésemos santos o suficientemente buenos.

¡ No se engañen! Cuando al hombre, y de manera especial al joven, se le pide poco no da nada, pero cuando se le trata con exigencia es cuando desde su libertad decide darlo todo.

¡ No! Yo no quiero un Jesús light, un Cristo descafeinado. Necesito al Jesús bíblico, al real, al que dijo a la mujer adúltera: “Tampoco yo te condeno, vete y en adelante no peques más” (Jn 8, 11), al leproso: “quiero, queda limpio” (Lc 5, 13), a los hijos del Zebedeo: “¿Sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber?” (Mt 20, 22).

Creo en el Hijo de Dios que afirmó que “quien quiera seguirle tiene que cargar con la cruz de cada día”, y que “el que no es capaz de dejar padre, madre, hijos y tierras por Él no es digno de Él”.

¡ No me asustan estas palabras!, lo que me aterra es que se intente amputar el Evangelio. Se pretende someter a la voluble moda del momento aunque “cielo y tierra pasarán más mis Palabras no pasarán”. El mensaje del Señor es válido para los hombres de cualquier época porque el corazón del ser humano es siempre el mismo, lo crea tan hermoso el mismo Señor y lo deforman los mismos agentes de iniquidad: mundo, demonio y carne.

Si el hombre quiere algo light ya se tomará una coca cola sin cafeína. Jesucristo no es un insulso, su mensaje no es descafeinado, tiene la virtud de convertir, vivificar y de dar plenitud, y esto es lo que el hombre necesita. Ya hay demasiadas almas muertas, permitamos vivir con la VIDA que nace de la VERDAD porque como decía Mons. Guerra Campos, que fue obispo de Cuenca (España): “No hay amor al hombre sin amor a la VERDAD”.

©Revista HM º114 - Septiembre/Octubre 2003

Hermana Clare

Hermana Clare

¡Feliz cumpleaños, Hna. Clare!

Hoy la Hna. Clare hubiera cumplido 37 años. Desde su conversión solo tuvo un deseo: consolar al Señor con su vida.

InfoFamiliaLibre

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo