Menu

Experiencias

Muestra que eres Madre

muestrate

Monstra te esse Matrem

Por Martha Pezo-Marin

Voy a empezar explicando el porqué del título de este artículo. He tenido la gracia de visitar en España a las Siervas del Hogar de la Madre. Era justo en el mes de Mayo, dedicado a la Virgen María. Y celebramos también el día de la Madre, coincidiendo casi con la conmemoración del centenario de las apariciones de la Virgen en Fátima. ¡Qué gran acontecimiento!

Fuimos para visitar a nuestra sobrina Kristina (Hermana Kristina) en Alcalá de Henares, España; y lo primero que vi escrito en la pared en la capilla de la casa fue esta frase, que me impresionó mucho. Era como un mensaje dirigido a mí, un reto, una llamada de atención, una corrección tal vez. Me pregunté por qué estaría escrito algo así en una capilla, pero me dio vergüenza preguntárselo a las Hermanas. Esta frase seguía latiendo en mi corazón y en mi mente hasta que pasados unos días, José (el padre de Kristina) me mostró una foto de la página web de la Diócesis de Alcalá de Henares, donde está la foto de su Obispo D. Juan Antonio Reig Pla y la frase en latín “Monstra Te Esse Matrem”, que allí se traduce como: “Muéstrate como Madre” y que las Hermanas del Hogar escribieron: “Muestra que eres Madre”.

Después de meditarlo, ahora lo entiendo como una oración de petición a la Virgen para que interceda por nosotros sus hijos, si le rezamos con fervor. Quién mejor que Ella como madre, para entendernos, para animarnos, para consolarnos y hasta para reñirnos cuando estamos alejados de su Hijo Jesús. Si nos damos cuenta, en todas las apariciones de la Virgen su mensaje ha sido una llamada a la conversión de sus hijos cuando más alejados estaban, y para confirmar la existencia del cielo y del infierno. Los mensajes de la Virgen son sencillos pero fuertes: la reparación por los pecados, la penitencia y la oración por la conversión de las almas. Pide el rezo del Santo Rosario, con una especial intención por el Papa, que conduce esta Iglesia peregrina. A la vez que nos trae un mensaje de gracia, de misericordia y de paz.

Ahora que soy madre y abuela, entiendo mejor el sentido y la gran responsabilidad de ser madre. A un nivel meramente humano las madres, más que los padres, son quienes dejan un sello en sus hijos, para bien o para mal a veces. Los hijos pequeños, los grandecitos y aun los que están ya fuera de casa, buscan en su madre el consuelo y el consejo que necesitan en momentos difíciles. Yo misma cuando enfermo quiero tener el abrazo y la mano sanadora de mi madre. Necesito su hombro para llorar en los desalientos, su alegría que me anima y contagia, y su fortaleza para enfrentar los desafíos. Le agradezco a Dios por mi madre y por el ejemplo que a imitación de la Virgen, me ha dado y sigue dándome.

Si a un nivel humano acudimos a nuestra madre terrenal, ¿por qué no acudir también a nuestra Madre celestial a un nivel espiritual y humano? El mismo Jesús nos la dejó como Madre cuando estaba muriendo en la cruz, porque sabía que necesitaríamos esa intermediaria entre Dios y los hombres.

Confiamos en las palabras que María misma le dijo a Juan Diego cuando se le apareció como Nuestra Señora de Guadalupe: “No temas, ¿no estoy yo aquí que soy tu Madre?”.

Le confiamos nuestro dolor y sufrimiento, alegrías, tristezas y desafíos con la certeza de alcanzar su intercesión ante Dios.

Reflexionar en el día de la Madre, debe llevarnos a meditar en nuestra relación con la Virgen María, Nuestra Madre del cielo. Que podamos sentirnos realmente como sus hijos y acudamos a Ella como acudimos a nuestra madre terrenal.

Una madre cristiana debe tener como modelo a la Madre de Dios, que es Madre nuestra también, ya que Ella posee todas las virtudes, y al imitarla nos llevará a la santidad.

“Muestra que eres Madre” me dice que busque como madre tratar de imitar su bondad, paciencia, mansedumbre, gozo, servicio, humildad, perdón, etc.

“Muéstrate como Madre” debe ser nuestra oración constante de petición para que la Virgen nos ilumine y nos guíe por el camino hacia su Hijo amado.

Ahora entiendo un poquito mejor la alegría desbordante y contagiosa de las Siervas del Hogar de la Madre que conocimos. Ellas, al igual que otras religiosas y sacerdotes, le piden siempre a la Virgen la gracia de poder imitarle en sus virtudes y ser testimonio del amor de Dios a donde van.

Que todas las madres, a ejemplo de la Virgen, podamos ser instrumentos que lleven a sus hijos a acercarse más a Dios.

©HM Revista; nº197 Julio-Agosto 2017

Hermana Clare

Hermana Clare

¡Feliz cumpleaños, Hna. Clare!

Hoy la Hna. Clare hubiera cumplido 37 años. Desde su conversión solo tuvo un deseo: consolar al Señor con su vida.

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo